Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Tato Zeta

(Ven, 2007, Thunder Gulch en Risotto por Kris S)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

Uno de los mejores caballos nacidos en Venezuela durante el presente siglo ha sido Tato Zeta, un importado en vientre nacido el 14 de mayo de 2007 en el Haras Los Caracaros, hijo de Thunder Gulch (ganador clásico de 9 en 16 y casi 3 millones de dólares, incluido el Belmont Stakes de 1995) en la yegua Risotto (siendo su segundo producto, dejando en USA al que se llamaría Bowman´s Hero, apenas ganador de una) pero que a la vez era una hija de Kris S, pedigree de lujo para nuestro país. Fue adquirido en subasta el martes 2 de septiembre de 2008 en las instalaciones de la Asociación de Ganaderos del Estado Carabobo por Bs. 250.000 pero fue devuelto, y no una, sino 2 veces. Un pronóstico veterinario decía que no iba a ser capaz de correr, y eso lo tuvo en el limbo sus primeros meses en el hipódromo, hasta que, finalmente, llegó a lucir la chaquetilla del Stud Los Aliados.

 

Fue confiado al campeón Juan Carlos Ávila para su entrenamiento y al ser un caballo tardío, su debut llegó el 22 de mayo de 2010 siendo el principal favorito de la competencia, pero sin ser unánime, venciendo con facilidad a The Prince Angel con 3 cuerpos de ventaja y dejando 78”1 para 1300 metros con Daviel Morales como su jinete. Tres semanas después, pasó a manos de Richard Bracho y superó la prueba del salto a G-1 con solvencia a pesar de cargar adentro en la partida, venciendo a Mr. Fuzzy por 5 ¾ y mejorando su tiempo a 77” para la misma distancia, dando una muestra clara de evolución y calidad.

 

Tato Zeta comenzó a ser preparado para la programación clásica del segundo semestre y luego de 2 meses y medio, reapareció el 29 de agosto para enfrentar al lote de G-2y3 ahora en 1500 metros, se fue de manos en la partida y en los 400 metros finales se le atravesó un perro, pero igual venció por 5 cuerpos a Gran Fuerza siendo favorito unánime y dejando tiempo de 90”1 en las manos. Para su cuarta actuación fue llevado a los cuatro codos, ratificando su condición de gran prospecto al seguir invicto ganando por más de 12 cuerpos sobre Perfect Touch en 110”4 para los 1800 metros, quedando listo para asumir retos mayores.

 

El día de su prueba de fuego llegó el 31 de octubre para la disputa del Gran Premio Clásico Simón Bolívar en 2400 metros (distancia en la que su padre ganó el Belmont Stakes), ya que le tocaba correr contra el campeón y triple coronado invicto Water Jet además de otros rivales quizás de menor envergadura. Ya en carrera, el gran favorito de Gustavo Delgado salió en punta y Tato Zeta lo persiguió hasta faltando unos mil metros, allí se lanzó para librar una feroz batalla con el puntero y logró dominarlo a la entrada de la recta final, viéndose superado a menos de 200 metros de la raya por el norteamericano Dixie Emperor, el cual sacó provecho de la pelea entre Tato Zeta y Water Jet que llegaron segundo y tercero respectivamente, en tiempo de 147”4 (el mejor en un Simón Bolívar).

 

Una vez caído su invicto pero vista su actuación del magno evento, es elegido con sobrada razón para representar a Venezuela en el Clásico del Caribe a correrse en La Rinconada el 5 de diciembre, solo que esta vez el campeón Water Jet si logró mantener la punta desde el vamos y venció fácilmente a Gran Charlie por más de tres cuerpos en tiempo de 108”4 para 1800 metros, Tato Zeta intentó repetir la carrera del Bolívar, pero no pudo sostener el ritmo y cae cuarto a 12 ¾ del triunfador.

 

 

Reapareció el 27 de febrero de 2011 para el Clásico Socopo pasando a la conducción de Santiago González, quien lo llevó al triunfo de punta a punta en 95” para la milla por 7 cuerpos sobre Bandoneón. Para el 20 de marzo, su siguiente desafío es el Clásico José María Vargas, donde repitió su triunfo de punta a punta dejando 126”2 para 2000 metros y teniendo como escolta a San Nicolás a 5 ½ confirmando su condición y quedando listo para el nuevo duelo contra el campeón.

 

 

Se crearon grandes expectativas ese 17 de abril con la disputa del Clásico Presidente de la República ya que enfrentaban nuevamente los dos mejores ejemplares del hipódromo más la presencia del importado Z Humor y San Nicolás (escolta del tato en el JMV), pero ese día Water Jet ratificó ser el auténtico campeón de su generación y en una soberbia demostración logró desplazar con facilidad a Z Humor que hizo el gasto desde el inicio para terminar imponiéndose por 3 ¾ sobre San Nicolás en tiempo de 152” para 2400 metros, quedando Tato Zeta en el tercero a 21 cuerpos del vencedor (su jinete solo lo acompañó en los últimos metros sin exigirle, viendo que no tenía opción de alcanzar a los dos que venían por delante).

 

 

Luego de esa incolora actuación, fue descansado para buscar las mejores carreras del segundo semestre y reapareció el 31 de julio en el Clásico Guardia Nacional Bolivariana con la monta de Andry Blanco Goitía, ganando de punta a punta sobre King Seraf por 4 ½ en 95”4 para la milla. Para el 27 de agosto volvió a manos de Richard Bracho para afrontar la Copa Invitacional del Caribe en el marco de la Gala Hípica y respondió al favoritismo unánime con fácil triunfo por 5 cuerpos sobre Derby Poet en 95”2 en los 1600 metros; como anécdota, esta fue la última carrera sabatina y se corrió casi de noche con muy escasa visibilidad, por lo que el narrador oficial del INH (Andor Tarkanyi) luego de nombrar en la raya al ganador Tato Zeta no pudo mencionar el orden del resto de los competidores.

 

 

Por segundo año corrido disputó una prueba de 1800 metros como antesala al Gran Premio Clásico Simón Bolívar, esta vez en el marco del Clásico Jockey Club de Venezuela el 2 de octubre, donde luego de pelear la punta con Mr. Dimitri durante más de la mitad del recorrido terminó venciendo fácilmente por 10 cuerpos a Crazy Dollar en 111”3 para la distancia, alcanzando su noveno triunfo en doce salidas y quedando listo para asumir una vez más el reto de enfrentar a su archienemigo de generación, Water Jet.

 

 

El 30 de octubre acudió a la cita del magno evento por segunda vez, enfrentando a seis rivales entre los que destacaban el campeón Water Jet y Dixie Emperor (ganador del SB en 2010), en una prueba atípica que quedó para la historia por varias razones: poco después de la partida, cayó a tierra el jinete de Dixie Emperor (Rigo Sarmiento), desde el inicio de la llamada “recta de enfrente” hubo una pelea suicida entre Tato Zeta y Water Jet que nuevamente dominó el hijo de Thunder Gulch y entró dominando en la recta final, solo que los atropelladores hicieron un festín y relegaron a los grandes favoritos a terminar en los dos últimos puestos (quinto y sexto lugar), venciendo de forma sorpresiva Squezze Play y siendo su escolta Gran Charlie en tiempo de 153”3; de forma oficial, al ser descalificado The Skyler Angel por la rodada de Rigo Sarmiento Tato Zeta pasó a ocupar el cuarto puesto y Water Jet el quinto en lo que fue su última actuación por las lesiones. De esa forma, los enfrentamientos entre Tato Zeta y Water Jet quedaron con el siguiente saldo: dos triunfos de Water Jet (CdC y PdlR) y dos triunfos para un tercero en discordia siendo las únicas derrotas del campeón y en ambas ocasiones fue superado por nuestro homenajeado en el duelo de caballo a caballo, sacando provecho otro de la pelea entre ellos.

 

Por su extraordinaria campaña, fue nominado para defender los colores patrios en Panamá en el Clásico Confraternidad del Caribe. Luego de llegar a Panamá, al día siguiente comenzaron los sinsabores ya que a Tato Zeta se le incrustó un pequeño clavo en uno de sus cascos que estaba en su cama y pasó cinco días de antibióticos y analgésicos superando el problema. Luego, todos los ejemplares venezolanos enfrentaron una fuerte gripe, Tato Zeta presentó moco y tos, pero no le dio fiebre, fueron dos semanas bastante complicadas.

 

Después de superados los escollos, el caballo inició su total recuperación cuando ajustó de manera llamativa con el jinete traqueador Elio Sojo y coronó un año casi de ensueño logrando vencer de forma fácil a El Quiche por 4 cuerpos en tiempo de 129”4 para los dos kilómetros; resumiendo, en 2011 en 8 actuaciones tuvo 6 victorias, todas clásicas e incluidas dos carreras internacionales, sin embargo, Water Jet fue nombrado el campeón maduro por sus 2 triunfos G1.

 

 

Fue sometido a un descanso de 4 meses y así recuperarse del estrés del viaje, para reaparecer el 19 de abril de 2012 en el exigente tiro de 2400 metros del Clásico Presidente de la República y ahora montado por el campeón Emisael Jaramillo, que en una carrera sensacional realizó un duelo de más de mil metros batallando contra el noble King Carlos Juan y logró vencerlo con una cabeza de ventaja dejando excelente marca de 150”1, quedando el resto del lote muy atrás del dúo protagonista.

 

 

El 24 de junio enfrenta al ascendente Heisenberg en lo que muchos presagiaban sería una batalla feroz en el Clásico Día del Ejército, pero Tato Zeta cayó vencido por su compañero de cuadra TonySeraf, que con la monta de Yobraiker Suárez aprovechó los parciales violentos marcados por el hijo de Thunder Gulch para derrotarlo por 2 cuerpos en 123”3 para 2000 metros. Cabe acotar que esta fue la primera derrota en Venezuela de Tato Zeta en prueba donde no haya corrido Water Jet, pero como curiosidad allí sí estuvo presente otro campeón del Caribe, ya que Heisenberg lo ganó en 2011.

 

Luego de esa prueba, el caballo pasa a la cuadra del entrenador Oscar González. Para el 26 de agosto con motivo de la Gala Hípica, sus allegados decidieron obviar la milla del Invitacional (que ganó en 2011 y lucía a su disposición) para participar por la carrera más importante de la jornada que era el Clásico Propietarios La Rinconada, tal vez por lo alargado que estaba el caballo o simplemente la aspiración de ganar la mejor carrera, lo cierto es que fue el día de la venganza para King Carlos Juan, el cual marcó parciales relativamente cómodos y cuando el lote se le vino encima al giro de la curva (encabezados por Tato Zeta) tuvo energías suficientes para ser el que rematara y vencer en tiempo de 124”2 por más de 4 cuerpos al potro Chao y tercero llegó Tato Zeta, que luego de dominar entrando en la recta final no pudo mantenerse en la exacta.

 

El 14 de octubre intervino en el Clásico Jockey Club de Venezuela buscando repetir su triunfo del año anterior, pero el irregular Squezze Play lo venció por segunda vez en su campaña (SB 2011) dejando a Tato Zeta a 2 ¼ en tiempo de 110”3 para 1800 metros, hilvanando así el importado en vientre su tercera derrota al hilo en lo que fue su última actuación de 2012 debido a un problemita en el nudo del miembro anterior derecho.

 

Para 2013 regresó a la cuadra amarilla donde había logrado sus mejores actuaciones y el 30 de junio con la monta de Eglinder Betancourt reapareció triunfal en la milla sobre Love and Music por 6 ¾ en 95”3 luciendo gran condición. Fue a su segundo intento en el Clásico Propietarios La Rinconada, pero luego de pelear toda la carrera con King Carlos Juan cayó desde el cuarto lugar detrás de su compañero de cuadra Germánico que derrotó a Chao en final de tordillos por un pescuezo en 128” para los 2000 metros; notable que el triunfador hizo la carrera de su vida y sorprendió en un clásico que rindió homenaje a su propietario José Gaetano Paparoni del Stud Ferálico (como predestinado del cielo).

 

El 6 de octubre disputó por tercera vez el Clásico Jockey Club de Venezuela esta vez con la monta de Andry Blanco Goitía pero se vio superado nuevamente por King Carlos Juan que logró vencer a Love and Music con facilidad en 112” para 1800 metros, dejando al de la cuadra amarilla tercero a 8 ½ cuerpos. Para el 3 de noviembre fue regresado a la milla en el Clásico Gradisco, lo cual pareció agradecer derrotando por 6 cuerpos a su compañero de cuadra Señor Acuña en 97” con la monta de Santiago González.

 

 

Luego, fue llevado a Panamá para correr la Copa Invitacional para Importados, pero cayó derrotado desde el quinto lugar a 14 cuerpos del representante de Panamá, el norteamericano Salustio, cerrando así su campaña como seisañero.

 

 

Tato Zeta regresó en el año 2014 para una última campaña con siete años a cuestas, pasando a la cuadra del entrenador Ricardo D’Angelo. Reapareció el 9 de marzo en la milla del Clásico Socopo, allí venció por 1 ¼ a Huracán Franco en 96”1 con la monta de Rigo Sarmiento y posteriormente el 27 de abril disputó el Gran Premio Unicría (versión para maduros) donde mantuvo hegemonía venciendo a Rey del Sol por 1 ¾ cuerpos mejorando a 96” su tiempo para los 1600 metros, destacando que fue llamado a correr con 59 kilos y aun así logró triunfar.

 

 

Para el 6 de junio participó en la Copa Polo Grounds en 1500 metros y en el papel era una prueba a su disposición con la monta de Emisael Jaramillo, pero fue sorprendido por un irreverente Huracán Franco conducido hábilmente por Leonel Reyes Ramos cazando la pelea entre Señor Acuña y Tato Zeta. Tras su inesperada derrota, para mantener condiciones fue inscrito el 6 de julio en una prueba del máximo lote en su recorrido predilecto (1600 metros) y con el descargo del aprendiz Víctor Rodríguez, pero lamentablemente no pudo terminar la carrera tras presentar fractura en el sesamoides del miembro anterior derecho, poniendo fin a su campaña pistera y siendo esta su única derrota en la milla por causas de fuerza mayor. Su campaña en La Rinconada se resumió con un total de 25 actuaciones de los cuales en 14 ocasiones cruzó la meta en ganancia, además de 4 segundos, 3 terceros y 3 cuartos, acumulando en premios Bs. 1.884.704, además que en el exterior (específicamente Panamá) logró un triunfo en 2 salidas y US$60.000 en premios.

 

Se llegó a temer por su vida y se comenzó un trabajo médico para no solo salvarlo sino tratar de aprovechar su excelente linaje además de la calidad mostrada en pista y obtener para nuestro hipismo a un padrillo mejorador de la cría nacional, lo cual gracias a Dios tuvo éxito. Alojado en el Haras La Invasión, ha destacado por intermedio del selectivo Dimaggio, esperando que el tiempo nos permita disfrutar de más ejemplares que hereden su inmensa calidad. Como nota adicional, su madre Risotto luego dio al campeón Jorge Zeta, ganador del Simón Bolívar 2015 (la que le faltó al gran Tato Zeta) y longevo corredor como su medio hermano, capaz de ganar clásicos hasta los ocho años, toda una hazaña para esta súper matrona lo cual refleja la calidad del origen de nuestro homenajeado.

 

Fuentes: Ing. Juan Macedo, Diario Meridiano (fotos), Diario Líder en Deportes (fotos).

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, lunes 30 de noviembre de 2020

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados