Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Tellaerre

(Ven, 1998, Mumbai en Miss Lucy por Norwegian)

Por Dario Piccinini

 

Tellaerre nació en el Haras Los Aguacates el 20 de mayo de 1998. Fue adquirida en subasta pública, específicamente en el mes de febrero del 2000 por cuanto la yegua era de los llamados animales “mal nacidos” (nacidos en el mes de mayo o posterior); en aquel momento se acostumbraba que los diversos establecimientos de cría traían al ring de ventas durante los días finales de enero y principios de febrero aquellos ejemplares tardíos o ejemplares que se quedaban fríos en las subastas de octubre; este fue el caso de nuestra potra que tuvo un costo de Bs. 8.000.000 y fue adquirida por mi persona estando junto a su propietario José Rodríguez Bowen.

 

El único propietario de la yegua fue José Rodríguez Bowen; lo que ocurrió fue que el equipo de trabajo de su propietario quien en aquel momento manejaba una exitosa revista hípica (el noqueador de los campeones) y tenía una poderosa transmisión radial de corte hípico (transmitía las carreras de caballos a través de Radio Rumbos) fue siempre muy entusiasta y cada vez que la yegua corría le acompañaba, estamos hablando de su hermano mi amigo Manny Bowen, nuestro amigo Ramón Brito (el 30G), mi amigo Edwin Zand (el alemán) y ocasionalmente el Sr. Padre de José (en paz descanse), por eso se creía que Bowen tenía sociedad, lo cual no era cierto.

 

Tellaerre fue una yegua “chueca” como decimos los hípicos, es decir, sus aplomos no eran los correctos en sus miembros anteriores pues “metía” las manos; a pesar de ese detalle que fue observado por mi persona al chequearla días antes de la subasta, poseía un físico llamativo a pesar de ser mal nacida y no tenía algún otro detalle importante por lo que decidimos pasar por alto este defecto en sus miembros.

 

Tellaerre fue sumamente díscola y de manejo muy difícil pero buena comedora, es decir, tenía muy mal comportamiento no solo en la caballeriza sino que también en la pista fue muy intensa, particularmente en sus galopes, los cuales hacia con mucha fuerza; era una yegua sumamente mordelona, si su caballerizo se descuidaba le mordía con fiereza y pocos se le acercaban en el box por cuanto intentaba morder.

 

En la mañana del 28 de enero de 2001 en que iba a hacer su debut en las pistas del Hipódromo La Rinconada fue aseada, como su caballerizo Pablo Alvis (el padre por cierto de nuestro alumno Alexis Delgado) acostumbraba, para posteriormente dejarla lista en el box con una pequeña ración de comida menor a la que ella tenía por costumbre consumir ya que horas más tarde correría por vez primera; al poco rato, cuando su caballerizo abrió la puerta del box para retirar el comedero, se dio cuenta que la potra sangraba profusamente por la boca e inmediatamente me llamó para informarme del hecho; cuando la chequeamos, nos dimos cuenta que se había arrancado un diente al morder el comedero, probablemente muy molesta e inquieta por cuanto la ración de comida no era la que normalmente ella consumía; ello por supuesto nos puso a muy poco de retirarla de la prueba, pero tras una breve reunión junto a mi equipo decidimos finalmente que la yegua participaría en la prueba en la cual fue inscrita con la monta de Rigo Sarmiento en recorrido de 1100 metros, llegando en un meritorio cuarto lugar a 7 ½ cuerpos de Miss Adelina, no sin antes pasar un buen susto por su comportamiento.

 

Dos semanas después figuró segunda a 6 cuerpos a Eclipse’s Gift y fue el 3 de marzo cuando saboreó por primera vez las mieles del triunfo, ahora con la monta de José Javier Zerpa, derrotando a Three Princess con ventaja de 1 ½ cuerpos y agenciando 80”2 para los 1300 metros. Luego de figurar tercera a 10 cuerpos de India Bonita, el 31 de marzo corrió por primera vez los cuatro codos del ovalo capitalino y lo hizo de manera sensacional, al cruzar la meta en ganancia con ventaja de 6 ½ cuerpos sobre Singing Lover, agenciando 113”3 para los 1800 metros. Subida de lote y en el mismo recorrido, el 21 de abril batió fácilmente a Sweet Diamond con ventaja de 9 ¾ cuerpos y dejando crono de 113”1.

 

Habíamos decidido junto con su propietario no correr el primer paso de la Triple Corona para potras, es decir el Clásico Hipódromo La Rinconada en 1600 metros, mientras que si lo haríamos en los dos siguientes pasos, por cuanto la yegua venia de dos contundentes triunfos en largo y no queríamos bajarla de distancia. Pues bien, a pocos días antes del briseo para el Clásico Prensa Hípica Nacional la potra presentó un fuerte cólico del cual afortunadamente salió con bien pero que alteró completamente todos nuestros planes para con ella; finalmente después de recalcular los planes logramos ajustar los tiempos y Tellaerre no solo logró correr el evento, sino ganarlo con ventaja de 2 ¾ cuerpos sobre Amandina Lady, específicamente el 27 de mayo, con la monta de José Javier Zerpa, agenciando 125”3 para los dos kilómetros.

 

 

Posteriormente corrimos el 17 de junio el Clásico General Joaquín Crespo, tercer peldaño de la triple corona para potras, arribando en un meritorio tercer lugar a 3 ¼ cuerpos de Sun Rain. Regresó al lote común y a pesar de una mala partida, figuró tercera a 2 ¾ cuerpos de Mi Golosina, luego el 21 de julio ganó en buena lid sobre Sha Flyer agenciando 112” flat para el recorrido de los nueve furlones, pero fue oficialmente distanciada al segundo lugar. Fue el 18 de agosto cuando se reivindicó al galopar con 11 cuerpos de ventaja sobre Sugar Wind, parando el cronómetro en 109”1 para los 1800 metros. Repitió el 1 de septiembre con otro galopón, esta vez fueron 10 cuerpos los que sacó a su mas cercana enemiga, Niña Bonita, en tiempo de 108”4 para igual recorrido.

 

Tellaerre regresó al lote selectivo el 15 de septiembre en la Copa Front Stage donde protagonizó un final no apto para cardíacos logrando sacar cabeza de ventaja sobre Solidaria, parando el teletimer en 110”2 para los 1800 metros. Lamentablemente su defecto en los miembros anteriores y el esfuerzo realizado le produjo una lesión en el tendón de su miembro anterior izquierdo que la sacó temporalmente de la pista caraqueña.

 

 

De esa lesión Tellaerre no se pudo recuperar lamentablemente, a pesar de que se le dio todo el tiempo necesario. Corrió tres veces más a los 4 años sin mostrar la misma clase que a los tres años. Su última carrera fue el 10 de agosto de 2002 figurando quinta a 5 cuerpos de Solángel.

 

La campana de Tellaerre fue relativamente corta: 16 actuaciones apenas para 7 primeros, 2 segundos, 3 terceros, 2 cuartos y un quinto, acumulando Bs. 44.307.177 en premios. Fue negociada en principio al Haras San Isidro del Sr. Amin Saiden, incluso puedo decir que tome parte en esas negociaciones por cuanto fueron varias las oportunidades en las que compartimos tanto Bowen y mi persona con el Sr. Amin para llegar a un acuerdo satisfactorio; sinceramente desconozco el momento y la circunstancia en el cual la yegua llegó al Haras Gran Derby donde destacó por intermedio del ganador clásico Guadalquivir, además de los ganadores Mani Frontina y Catirawin.

 

Fuentes: www.hipicomputo2000.com, Ing. Juan Macedo

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 25 de octubre de 2012

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados