Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Tío Cheo

(Ven, 1982, Guapo en La Lucense por Cross Swords)

Por Juan Macedo

 

La historia de Tío Cheo demuestra que los grandes campeones, los cracks, los ídolos de la gente son más productos de un milagro que de estudios o análisis. Todo inicia en el Haras Tamanaco cuando la yegua La Lucense tenia dos años en el Haras Tamanaco y la Familia Freudman ya no hallaban con que padrillo cruzarla porque ninguno la preñaba, entonces vino el Sr. Rafael Landinez, compró la yegua y se la llevo al Hipódromo de La Limpia donde gano 5 carreras, luego se la llevo a Barquisimeto donde ganó cualquier cantidad de carreras y la trajo de regreso a La Limpia con la intención de llevarla a la cría, hecho que le criticaron por la experiencia antes narrada, pero Don Rafael hizo caso omiso y siguió sus instintos, alojando a la hija de Cross Swords al Haras Anamar.

 

Sorprendentemente en la primera monta del semental Guapo quedo preñada. El resultado fue un potro zaino, negrito, muy bonito que nació el año 1982 y Don Rafael se lo trajo al Zulia para correrlo en La Limpia. Resulta que Don Rafael de repente tuvo una mala racha y hasta volcó su automóvil y había quedado endeudado, por lo que decidió venderle el potro a un señor que tenía una Pizzería y Fuente de Soda frente al viejo Estadio Alejandro Borges y ese Negocio se llama Tío Cheo y decidieron colocarle ese nombre al potrillo, pero el dueño conmovido por toda la historia de ese potro le dijo a Landinez, que se quedara al menos con una "patica" ya que no era de caballeros el dejarlo por fuera después de todo lo que sufrió.  

 

Tío Cheo, con el entrenamiento de Rafael Landínez, debutó a finales de junio de 1984 triunfante en el Hipódromo de La Limpia como dosañero luciendo la chaquetilla amarillo con franjas roja y verde del Stud Del T.Ch que representaban los Sres. José Antonio Angulo, Ángel González y Rafael Landínez, manteniendo ese ritmo ganador hasta diciembre de 1984 cuando participó en el Clásico Comparación, donde sorpresivamente pierde su invicto ante la potra Ridy’s Doll.

 

Inicia la temporada hípica de 1985 y Tío Cheo sufre su segunda (y última derrota en La Limpia) nuevamente ante Ridy’s Doll en el Clásico Ciudad de Maracaibo. Luego el hijo de Guapo se vuelve invencible y sus contrincantes son vapuleados en cada enfrentamiento. Entre los triunfos más resaltantes están el Clásico Jockey Club del Zulia en 1600 metros, agenciando 105” con la monta de Ramón Eduardo Añez; el Clásico Simón Bolívar (primer paso de la Triple Corona Zuliana) en milla agenciando 102”3 y superando por 6 ¾ cuerpos a Zumbadora; el Clásico Instituto Nacional de Hipódromos (segundo paso) en nueve furlones agenciando 120”2 y superando a High Quality con ventaja de 8 cuerpos; siendo su ultima carrera en la pista zuliana el Clásico General Rafael Urdaneta (tercer paso) donde galopa nuevamente a High Quality dejando marca de 143”2 para los 2200 metros, para así anotarse en el libro del hipismo zuliano como el segundo triplecoronado, después de Véseli, casualmente ambos conducidos por el supercampeón de los jinetes en Venezuela, Juan Vicente Tovar .

 

Tal era la superioridad de Tío Cheo que sus propietarios decidieron probar suerte en la principal pista de carreras en Venezuela, el Hipódromo La Rinconada, y el plan era participar el 17 de noviembre en la milla y media del Clásico Cría Nacional para optar a una plaza en el Clásico del Caribe, con el entrenamiento de Rafael Landinez y la monta de Juan Vicente Tovar. Pero lamentablemente su debut no fue nada auspicioso, aunque salió buscando el lugar de vanguardia se entregó rápidamente para finalizar último muy lejos del ganador Mantle.

 

Después de su opaco debut, sus propietarios insistieron y dejaron al hijo de Guapo en La Rinconada bajo la tutela de Guillermo Parra, quien lo inscribió en el Clásico Jockey Club de Venezuela donde dio muestras de calidad al progresar notoriamente y revelarse como un ejemplar capaz de batallar en el lote selectivo. Con José Martín Toro, dio pelea desde temprano a Mister Ninno y Sir Roled y dominó hasta que Mantle, en titánico esfuerzo, le dio alcance y se adjudicó dicho evento con ventaja de 1 ½ cuerpos.

 

Reaparece Tío Cheo en enero de 1986 en la milla del Clásico Simon Rodríguez con la monta de Juan Vicente Tovar, ocupando un buen cuarto lugar a 4 ½ cuerpos de Sindudar, posteriormente logró su primer triunfo en La Rinconada sorprendiendo con la monta de Javier Delgado Leal en una carrera preparatoria al Clásico Latinoamericano de Jockey Clubs, superando por apenas pescuezo a The Horse, agenciando 130” para los dos kilómetros.

 

 

Ese triunfo le aseguró un cupo en esa gran carrera y con Juan Vicente Tovar puso el nombre del hipismo zuliano muy en alto al ocupar en el cuarto lugar a 5 cuerpos del legendario corredor peruano Lutz por encima de 13 de los mejores ejemplares del momento en el Cono Sur, entre ellos el Argentino Salvate Tel, que venia de galopar el Gran Premio Carlos Pellegrini.

 

En su mejor momento, Tío Cheo participa con Juan Vicente Tovar en el Clásico José María Vargas y se anota su primer triunfo clásico en La Rinconada, derrotando por 1 ¾ cuerpos a Sindudar y agenciando 98”3 para los 1600 metros. El 19 de abril fue derrotado por la sensacional Tan Bonita en el Clásico Presidente de la República, quedando relegado al tercer lugar a 7 cuerpos, pero se reivindica ante su afición al derrotar por apenas ½ cuerpo a la misma Tan Bonita en los 3 kilómetros del Clásico Andrés Bello, parando el teletimer en 200” exactos. El 5 de julio participa en las dos millas del Clásico Fuerzas Armadas, pero al final cae agotado desde el tercer lugar detrás de Tan Bonita y Sindavad.

 

 

Sus últimas dos actuaciones fueron decepcionantes dando a entender que algo irregular estaba pasando, y fue cuando hicieron crisis las lesiones que impidieron culminar la temporada hípica, pero no así lograr el Título como Campeón 4 ó más años en La Rinconada.

 

 

Regresa nuevamente al Zulia, con la esperanza de verlo correr nuevamente, pero luego de un fracaso al final sus dueños desistieron y Tío Cheo dio su último galope en la pista de La Limpia el 20 de noviembre de 1987 conducido por el traqueador William Lugo en medio de una gran emoción de los aficionados. Sus propietarios le entregaron en plena pista al Sr. Luis Araujo, representante del Haras San Pablo, para su retiro definitivo a la cría.

 

La campaña pistera de Tío Cheo se resume de la siguiente manera: En La Limpia participó en 18 carreras públicas logrando 16 triunfos y 2 segundos acumulando Bs. 2.217.875 en premios (Tío Cheo fue el primero purasangre en superar en La Limpia la barrera de los 2 millones de bolívares), mientras que en La Rinconada salió a la pista 11 veces, cruzando la meta 3 veces en el primer lugar, además de un segundo, 2 terceros y 2 cuartos, para acumular en metálico la cantidad de Bs. 1.557.779,50. En su nuevo rol como semental en el Haras San Pablo, produjo a los ganadores Cinco Coronas, Tía Bonita y Blackman.

 

Fuentes: Revista Hipódromo, Revista Gaceta Hípica, Sr. Abraham Aldana, Diario El Universal, Sr. Jesús Adriani (fotos).

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 26 de marzo de 2009

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados