Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Tío Llamal

(Ven, 2007, Sopran Fair en Missed Dues por Devil His Due)

Por Juan M. Arredondo Q.

 

Si quisiéramos pedirle a cien hípicos verdaderos hacer un top-five de los ejemplares con campaña en el Hipódromo Nacional de Valencia durante el siglo 21 estamos convencidos que muy probablemente sean más del 80% de los consultados quienes colocarían sin dudar al ejemplar que hoy le rendimos tributo, el valiente campeón Tío Llamal.

 

De pelaje alazán Tío Llamal nació el 11 de febrero de 2007 en el Haras Los Caracaros. De acuerdo a pedigreequery.com perteneció a la quinta y última producción de su padre Sopran Fair (padre de Mister Cano y Great Winner, entre otros) descendiente de Carson City y nieto paterno del Jefe de Raza Mr. Prospector. Su madre Missed Dues por Devil His Due ha sido una de las mejores matronas en la hípica venezolana de las últimas dos décadas, dando entre otros al ganador clásico importado en vientre Fast Cape (de 23-14), Prospect Luck y el campeón sprinter en La Rinconada Jake El Pirata.

 

Fue adquirido en una subasta realizada en diciembre 2008 por el Sr. Raúl Muci para defender los vistosos colores del Stud Locos y Viciosos, quien amablemente nos contó parte de esa historia llena de matices: El señor Muci anhelaba “comprar un campeón” (ya había tenido caballos buenos), su socio quería (por razones de cábala personal) comprar al ejemplar número quince de la subasta (que era el hijo de Missed Dues). El señor Muci acababa de perder a un tío muy querido de nombre Llamal y este ejemplar había nacido justamente el mismo día que cumplía años el fallecido familiar. Además, al entrenador Antonio Sano también le gustaba el físico del ejemplar y como colofón fue él quien levantó la mano para hacer la oferta final para comprar al caballo (Bs. 260.000), ya que en la puja el trainer Reynolds Betancourt había superado lo ofrecido por el señor Muci pero Sano insistió para concretar la adquisición y decirle a su amigo: ese caballo es para ti. Con todo lo comentado, es evidente la razón del nombre dado al potro y el valor sentimental que desde ya tenía para su propietario aún sin haber corrido, obvio que sería mucho más con todo lo que llegó a alcanzar como corredor.

 

Tras lo mencionado en el párrafo anterior es evidente por qué le asignó a su entrenador de confianza y amigo personal el multi campeón regional Antonio Sano el cuido y entrenamiento del valioso purasangre. Fue un animal bastante precoz para enseñar su calidad, por lo cual había grandes esperanzas con él en su establo de tener a un potro para participar en las mejores competencias. Era dueño de un poderoso físico cuyo peso rondaba los 470 kilogramos, aunque entre la indocilidad de su carácter y el irregular funcionamiento de la balanza equina en Valencia no se pudo conocer de forma oficial el peso del ejemplar al cumplir cada actuación de su campaña.

 

Su debut se produjo el 18 de diciembre de 2009 en el Clásico Jockey Club de Valencia, donde le tocó enfrentar a los mejores potros de su generación. Le fue asignada la monta a Ronney Betancourt (jinete de confianza del propietario), por lo bien que se había visto en ejercicios previos y sus buenas conexiones se cotizó como segundo favorito en taquilla (6/5), ya en carrera se ubicó tercero en las primeras de cambio siendo en la recta final donde los pasó de un viaje para galopar por 6 ½ cuerpos sobre Don Crispiliano, agenciando 73”1 para 1200 metros y mostrando desde su estreno que estaba para grandes cosas.

 

 

Como anécdota ese fue el último triunfo en nuestro país para su preparador, pues como consecuencia de un secuestro que había sufrido Antonio Sano en el segundo semestre del año 2009, éste decidió emigrar a los Estados Unidos quedando su capataz Heraclio Campos a cargo del cuidado del alazán nacido en Los Caracaros.

 

Ya como tresañero regresó a la acción el 29 de enero de 2010 en el lote de G-2 contra ejemplares maduros, a pesar de estar subido fue cotizado favorito unánime (1/9) y respondió con triunfo de punta a punta por 3 cuerpos sobre Savinbi, dejando crono de 72” para 1200 metros que dejaba ver su evolución en cancha. El 19 de febrero de nuevo fue inscrito en G-2 (ahora si le tocaba allí) venciendo con relativa comodidad a Black Spark por un cuerpo en tiempo de 65”4 para 1100 metros sin ser exigido a fondo, de nuevo con dividendo 1/9 para las apuestas.

 

El 5 de marzo fue inscrito en la Copa Tintoreto enfrentando a solo tres rivales y ante los que era obviamente el favorito unánime, tras darse la partida Tío Llamal intentó cargarse hacia la falsa baranda lo que le hizo retrogradar momentáneamente al último pero su jinete logró controlarlo y decidió buscar la punta, siendo el encargado de marcar todos los parciales para derrotar por 5 ½ cuerpos a Indian Summer en tiempo de 73” para 1200 metros, demostrando superioridad absoluta.

 

 

El 9 de abril intervino en la Copa Joyful Minister contra solo dos oponentes a los que venció con suma comodidad de punta a punta, manteniendo su invicto en cinco salidas al superar de nuevo a Indian Summer por 4 ¾ cuerpos en tiempo de 86”3 para 1400 metros y en teoría quedando listo para arrasar con la triple corona.

 

 

Pero luego de su victoria el infortunio se hizo presente y un absceso en el rostro del potro hace estragos en su salud, afectándole de gran manera al ocasionarle la pérdida de algunos dientes y una merma importante en su peso físico, lo cual alejó temporalmente al pupilo del Stud Locos y Viciosos de las pistas, perdiéndose por completo la triple corona y otros grandes clásicos del calendario carabobeño. A raíz del manejo de este problema aderezado con una falla en la comunicación de su preparador para con el propietario, éste decide llevarse sus ejemplares a otra cuadra.

 

Tras completar su proceso de recuperación reapareció bajo el cuidado de Enrique Torres el 12 de noviembre en el máximo lote común y con la monta de Leonel Reyes Ramos, logrando extender su invicto a seis salidas sin estar en el tope al superar por 2 cuerpos al buen ganador Believe Me en tiempo de 86”3 para 1400 metros. Para el 9 de diciembre fue inscrito en el lote de G-4,5ó6 y sucedió lo inesperado cuando un sorprendente El De Any logró irse de punta a punta acabando con el invicto de Tío Llamal superándolo por 6 cuerpos, se estima que al favorito “le pegó la reaparecida” en esta su segunda actuación tras su regreso, ya que no se vio con la misma fuerza al final de actuaciones anteriores, finalizando así su temporada de tresañero.

 

Tras un descanso de tres meses, regresó el 10 de marzo de 2011 para disputar la Copa Ángel Francisco Parra con la monta de Marcos Meneses, pero tras un incesante duelo en la recta final cayó batido a pescuezo de The Rush Angel que lo superó en buena lid. Tres semanas después y pasando a manos de Santiago González el alazán brindaría una de sus exhibiciones más impactantes cuando intervino en el máximo lote común con hándicap de 57 kilogramos para enfrentar al prospecto tresañero Haskell (que luego se triple coronaría ese año) logrando vencerlo de punta a punta en tiempo récord para 1700 de 101”3 según el teletimer oficial, quebrando el anterior de 102” en poder de Tintoreto que databa desde la inauguración del Hipódromo Nacional de Valencia (esta marca aún está vigente). Lo más llamativo es que esa fue su primera actuación en cuatro codos, había tantas dudas en el público sobre si lo haría bien en esos tiros que el potro en ascenso se cotizó 1/9 y el superior cerró 7/2 en taquilla, cosa pocas veces vista.

 

 

El 28 de abril bajó a la distancia corta para participar en el Clásico Día del Trabajador Hípico y en una sensacional esprintada logró vencer de tiro a tiro a The Rush Angel por 7 cuerpos dejando 69”2 para 1200 metros quedando a un quinto del récord para el tiro (Miss Minanli, 69”1 desde el año 94) habiendo sido prácticamente desarmado al final por su jinete, lo que dice a las claras que pudo haber logrado par de récords en carreras consecutivas en tiros muy diferentes, toda una hazaña por donde se le mire. Este triunfo le permitió tomar desquite de aquella derrota en su reaparecida y daba muestra de su versatilidad para moverse entre las diferentes distancias del calendario selectivo.

 

 

El día 2 de junio fue inscrito de nuevo en el máximo lote común en tiro largo buscando mantener condición y prepararlo para los grandes eventos clásicos del calendario valenciano que comienzan desde ese mes, con suma facilidad superó por 7 ¾ cuerpos a Fly Champion siendo montado de nuevo por Marcos Meneses, agenciando 118”2 para los 1900 metros. El 24 de junio acude en plan de gran favorito (1/9) con la monta de Santiago González al Clásico Batalla de Carabobo en 2400 metros, pero el tiro le queda largo y tras una pelea a muerte desde la partida con el invasor Enólogo cayó desde el quinto a 9 ½ cuerpos del también invasor Squezze Play (posteriormente ganador del Simón Bolívar ese año).

 

El 15 de julio bajó una vez más a la intermedia para correr la Copa Marina Mercante con la monta de Marcos Meneses y venció con facilidad a Money Spectacular superándolo por 5 cuerpos en tiempo de 83”2 para 1400 metros, en lo que podría llamarse una prueba de trámite para este valioso corredor.

 

 

El día 29 de julio fue inscrito en el Clásico Natalicio del Libertador donde vista su gran condición fue cotizado favorito unánime y en una gran demostración logró cruzar la raya adelante por pescuezo de ventaja tras puntear toda la competencia en tiempo de 125”2 para los dos kilómetros, sin embargo, por causar tropiezos múltiples al rendidor King Juancho los Comisarios decidieron distanciarlo al segundo lugar (haciendo justicia según lo apreciado en el video).

 

 

Para el 18 de agosto se enfrentan de nuevo este par de colosos valencianos y el resultado es similar, solo que esta vez King Juancho si logró dar alcance al hijo de Sopran Fair sacándole ventaja final de pescuezo para anexarse la Copa Unión de Entrenadores del estado Carabobo. El día 9 de septiembre pasó a las manos de Rigo Sarmiento, quien lo montaría el resto del año y con quien logró entenderse a las mil maravillas, logrando vencer de nuevo con autoridad al potro (ahora triple coronado) Haskell, sacándole ventaja de 4 ¾ cuerpos en tiempo de 78”1 para los 1300 metros y conquistando para sus allegados la Copa Unión de Jinetes del estado Carabobo.

 

 

El día 7 de octubre se produjo un nuevo capítulo en la rivalidad entre los dos mejores caballos maduros del óvalo carabobeño con la disputa del Clásico Propietarios Valencianos, en una sensacional actuación el valiente Tío Llamal se puso en punta desde la partida y así llegó a la raya para superar por medio cuerpo a King Juancho, dejando crono de 126”1 para los dos kilómetros.

 

 

Para el día 11 de noviembre volvió de nuevo a la corta para disputar el Clásico Sprinters de Hinava en el que ratificó superioridad absoluta entre los velocistas del patio al triunfar prácticamente de punta a punta aventajando a Heathrow por 6 ¼ cuerpos con tiempo de 71”4 para 1200 metros.

 

 

El 25 de noviembre cerró su temporada participando en el Clásico Copa de Oro de Valencia, donde una vez más se ve las caras con King Juancho para el deleite de toda la afición hípica venezolana, Tío Llamal logró hacer su carrera en punta y al giro de la curva su jinete cerró a líneas internas para no cederle la baranda a su rival (que le gustaba accionar por allí) pero esta vez King Juancho logró rebasar por tercera línea y anexarse el triunfo por 1 ¼ cuerpos sobre su archirrival agenciando 125”3 para 2000 metros, quedando ese año sus enfrentamientos particulares 3-1 a favor del hijo de Robertocarlo. En lo que se considera un acto de justicia, ambas estrellas equinas compartieron el título siendo declarados Co-Campeones Maduros 2011 de Valencia, llevándose además Tío Llamal el indiscutible título como Campeón Sprinter y nombrado Caballo del Año 2011 en HINAVA.

 

Comenzó su temporada como cincoañero el día 20 de enero de 2012 participando en el máximo lote común con la monta del aprendiz Sammy Camacho para buscarle descargo, en buena demostración retomó la senda del triunfo al superar al rendidor Del Montón por 2 ¼ cuerpos en 85” para 1400 metros. El 24 de febrero se anexó con claridad la Copa Huracán Sí superando por 3 ¼ cuerpos a Río Matiyure agenciando 85”1 para 1400 metros, regresando a manos de Rigo Sarmiento.

 

 

El 23 de marzo mantuvo la racha triunfal al conquistar la Copa Ángel Francisco Parra de punta a punta, superando por un cuerpo a King Again dejando crono de 70”4 para 1200 metros, consolidado como el campeón del patio.

 

 

El 27 de abril va nuevamente a la larga para intervenir en el Clásico Día del Trabajador Hípico (que ya había ganado en 2011 pero en 1200 metros) con el mismo resultado de costumbre, haciendo su carrera en punta logró crecerse para conquistar un nuevo lauro con ventaja final de 2 ½ cuerpos sobre Río Matiyure dejando tiempo de 114” para 1800 metros.

 

 

Tras haber corrido una vez por mes durante el primer cuatrimestre fue sometido a un breve descanso para recuperarlo de algunas molestias físicas (pasando por alto el Clásico Batalla de Carabobo en 2400, tiro en el que había hecho su peor figuración) del cual regresó el 24 de julio participando en el Clásico Natalicio del Libertador con la monta de Leonel Reyes Ramos (sustituyendo a Rigo Sarmiento que no pudo asistir por la lluvia caída ese día), el cual se anexó de manera categórica de poste a poste derrotando a Río Matiyure por 1 ½ cuerpo en 126”2 para los 2000 metros.

 

 

Mientras Tío Llamal mantenía hegemonía en Valencia estando invicto en la temporada, su rival contemporáneo King Juancho se había anexado el Clásico Batalla de Carabobo ante los invasores capitalinos (The Skyler Angel y Frank Ross entre ellos) por vía de galope, de igual manera había viajado hasta La Rinconada para conquistar el tradicional Clásico Fuerza Armada en 3200 metros por más de ocho cuerpos sobre King Carlos Juan y compañía, de manera que ambos atravesaban un momento excepcional como pisteros de manera simultánea. El 17 de agosto se produce su primer enfrentamiento de la temporada 2012 en la Copa Unión de Entrenadores del Estado Carabobo, una prueba con solo tres participantes cuya nómina completó Río Matiyure pero que tuvo tanta emoción como cualquier otra con un cupo mayor. Esa vez el caballo Río Matiyure salió a pelear con Tío Llamal mientras King Juancho (alargado tras correr “la mata caballos” en Caracas) quedaba más lejos que de costumbre, pero en los seiscientos finales iniciaría un poderoso avance que le concedió la victoria al galope demostrando que vivía su mejor condición, quedando de escolta Río Matiyure y tercero Tío Llamal a 9 ¾ cuerpos, siendo esa la última vez que lo condujo Rigo Sarmiento.

 

Su próxima actuación sería el 21 de septiembre en la Copa Unión de Jinetes del estado Carabobo donde de nuevo va en una nómina de apenas tres participantes, pero todos de buen cartel, aparte del campeón iban el triple coronado 2011 Haskell más el ascendente Del Montón. Demostrando que las carreras hay que correrlas para ganarlas el caballo Del Montón logró hacerse de la punta en los primeros metros para nunca aflojarla y derrotar por 1 ½ cuerpos a Tío Llamal que fue conducido por última vez por el jinete Santiago González. El día 19 de octubre bajó al máximo lote común con la monta del aprendiz Samuel Quiñones buscando alivio en el hándicap, pero el caballo Del Montón ratificó que su anterior no fue obra de la casualidad al derrotar nuevamente al campeón, aunque esta vez por solo medio cuerpo. Para el 9 de noviembre fue inscrito en el Clásico Sprinters de Hinava buscando revalidar su título del año anterior, pero fue retirado antes de la carrera, que por cierto fue una nueva victoria para Del Montón consagrándose como el campeón sprinter de ese año al superar con facilidad a varios que viajaban de la capital, incluido su escolta Tomás El Grande.

 

Tras superar sus dolencias físicas regresó a la pista el 31 de enero de 2013 en lote de G-4+ con la monta de Marcos Meneses y supera con facilidad a Haskell por 9 cuerpos agenciando 79”3 para 1300 metros. El 22 de febrero participó en la Copa Huracán Sí (que había ganado en 2012) enfrentando a su verdugo reciente Del Montón y al gigantón Majestuoso, el cual proveniente de La Rinconada había impresionado por su físico y su contundente triunfo sobre El Patriota en enero al punto que se cotizó en taquilla 1/9 en contra de los dos últimos campeones sprinters del patio. Siendo guiado por primera vez por el jockey Johan Aranguren el caballo Tío Llamal logró correr a la expectativa tras la velocidad de Majestuoso y Del Montón que se enfrascaron en duelo a muerte para pasarlos de un viaje a la entrada de la recta final y ganar con facilidad por 1 ½ cuerpos sobre Shantuss marcando 85”4 para 1400 metros, constituyéndose en la victoria 20 de su campaña.

 

 

El 27 de marzo se disputó la Copa Ángel Francisco Parra, pero fue la carrera del desquite para Del Montón que logró superar a Tío Llamal por ¾ cuerpo sacando provecho de haber pasado primero (al inicio del giro de la curva) que el pupilo del Stud Locos y Viciosos. Para el 26 de abril subió a la larga para enfrentar a otro de los grandes pisteros de la historia valenciana, el triple coronado 2012 y además Caballo del Año El Patriota, siendo montado el veterano campeón de nuevo por Marcos Meneses. En una brillante demostración el hijo de Runpastum nacido en el Haras Tamanaco ratificó su clase al derrotar por 1 ½ cuerpos a Tío Llamal, el cual en gallarda lid logró superar al resto del calificado lote.

 

El 12 de mayo sus allegados deciden incursionar en La Rinconada para participar en la Copa Gran Abuelo contra la crema y nata de la velocidad en la capital, lamentablemente el campeón valenciano no pudo seguir el ritmo de carrera terminando por primera y única vez en su campaña fuera de la pizarra, arribando sexto a 19 cuerpos de Mr. Pistacho que con Emisael Jaramillo se impuso de punta a punta; tanto el viaje como la carrera en sí afectaron al veterano corredor que comenzaba a mermar en su capacidad corredora. El día 4 de julio regresó a su patio para disputar lo que a la postre se convirtió en su última actuación, en el máximo lote común y con la monta del aprendiz Edwar Meléndez para bajarle kilos de hándicap cae desde el tercero a 1 ¾ cuerpos de Majestuoso, marcando así su despedida de las pistas.

 

Su campaña se resume en 20 triunfos (de ellos 6 clásicos y 7 copas) de 33 salidas, completando con nueve segundos, dos terceros, un quinto y solo una no figuración (que fue en Caracas), acumulando ganancias por Bs. 1.056.343 y dejando en el recuerdo un pegajoso apodo que le escuchábamos a Yonnatan Criollo cuando le tocaba narrar las competencias donde él corría: “El Coloso de Valencia”. Aunque su trayectoria nos permite afirmar que ha sido uno de los grandes pisteros valencianos, como bien acotó su propietario en conversación sostenida con quien escribe: “de no haber sido por King Juancho quizás estaríamos hablando del mejor caballo de todos los tiempos en HINAVA, porque lo habría ganado todo”, fueron legendarios sus enfrentamientos con triunfos alternados para el disfrute de toda la afición hípica venezolana.

 

Para su dueño no hay discusión en cuanto a que ha sido su mejor ejemplar, cumpliendo con todo lo que soñaba tener poco antes de adquirirlo. Una vez retirado de las pistas el caballo fue vendido para formar parte de la padrillera del Haras Del Mar a partir de 2014, pero lamentablemente una vez hechas las pruebas correspondientes se determinó que el caballo era infértil por lo que no se pudo aprovechar en la cría. Aunque no trascendió a los medios de comunicación supimos de buena fuente que el caballo falleció pocos meses después víctima de infosura.

 

Fuentes: Ing. Juan M. Macedo, www.pedigreequery.com, Lic. Winston Hernández, Sr. Raúl Muci, Diario Líder (fotos), Diario Meridiano (fotos)

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, domingo 28 de febrero de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados