Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Tres Diablos

(Ven, 1982, Prince Nashua en Kama por Amastar)

Por Juan Macedo

 

El aficionado hípico, por lo general, siente empatía por los purasangres velocistas, aquellos que toman la delantera desde el inicio del duelo y logran cruzar la raya en la misma posición, librando los ataques de sus contendores. Uno de esos corredores carismáticos es sin duda el zaino Tres Diablos, nacido el 22 de enero de 1982 en el Haras San Marcos y fue adquirido por los Sres. Antonio Paz, Gustavo Zamora y Vicente Capobianco para lucir la chaquetilla vino tinto, rojo y azul marino del Stud Tres Santos, bajo el entrenamiento de Gustavo López Quevedo. Este notable velocista hizo su debut el 11 de diciembre de 1984 con la monta de Juan Vicente Tovar “rompiendo el maiden” de manera por demás cómoda con ventaja de 3 cuerpos sobre Rockwell y dejando tiempo de 67”1 para los 1100 metros.

 

 

El 5 de enero de 1985 participó en la milla del Clásico Francisco de Miranda con Rafael Bravo Gómez en sus lomos y luego de animar parte de la carrera retrogrado para quedar décimo muy lejos del ganador Almendares. Luego de superar algunos problemas físicos, Tres Diablos reaparece con Juan Vicente Tovar el 23 de marzo ante el lote de Ganadores de una carrera donde no pudo conservar la ventaja y terminó cuarto apenas a 1 cuerpo de Mio Caríssimo.

 

Miguel Blanco se hace caballero sobre el veloz zaino y cae derrotado por apenas cabeza por Fofito, para que después se reivindicara al ganar con ventaja de 3 ¾ cuerpos sobre Tres Ases y agenciando 87”4 para los 1400 metros. Subido de lote sorprende a los entendidos al galopar de punta a punta los 1900 metros del recorrido y superar por 5 cuerpos a Candelilla dejando crono de 124”3. Fue inscrito enfrentar a los mejores de su generación en la milla del Clásico José Antonio Páez donde dominó durante gran parte del trayecto y fue solo en los últimos 200 metros cuando Iraquí y Candy Man lo superan para conformarse con un decoroso tercer lugar a 4 ¼ cuerpos.

 

Problemas físicos que le aquejan obligan al nieto de Nashua a tomar un obligado descanso, reapareciendo en septiembre ante el lote común en recorrido de 1400 metros y con la monta de “El Diablo” Ángel Francisco Parra, anotándose su cuarto triunfo sobre el selectivo Lord King, que logra aventajar por apenas pescuezo, dejando crono de 88” exactos. Algunos aficionados comentaban “necesitó de un cuarto diablo para ganar la carrera”.    

 

 

Sus constantes problemas en una de sus rodillas siguen provocando fluctuaciones en la campaña de Tres Diablos, reapareciendo este el 9 de febrero de 1986 en 1200 metros ante el lote común y nuevamente logra otra victoria dramática, por la mínima diferencia, sobre Thunder Cat recorriendo los seis furlones en 72”4. Dos semanas después participa en los 1900 metros de la Copa Juan Eduardo Cruz, pero realizó una carrera decepcionante al quedar octavo muy lejos del ganador The Horse.

 

El 8 de marzo mejora ostensiblemente en los 1500 metros de la Copa Cañonero, luciendo más consistente para quedar tercero a 2 cuerpos de Curare. A la semana, el 15 de marzo, participa en la milla del Clásico José María Vargas donde domina hasta entrada de la recta final, pero en los 300 finales se desinfla para quedar octavo a 9 cuerpos de Tío Cheo.

 

El 30 de marzo Tres Diablos con Ángel Francisco Parra paraba los relojes en 72”4 para el recorrido 1200 metros mientras contenía por pescuezo a Sindavad en el Clásico de los Sprinters, consagrándose así como el ejemplar más rápido del principal óvalo venezolano. No conforme, seis días después, el nieto de Amastar nuevamente hace gala de su velocidad y toma la delantera en los 2000 metros de la Copa Revista Hipódromo mientras su jinete Rubén Huerta va administrando sus energías, para conservar la posición de honor hasta la meta y contener la atropellada de Tío Regulo, quedando éste a ½ cuerpo en el segundo y dejando marca de 127”1.

 

 

El Sr. Francisco Morales escribió la siguiente anécdota en su columna publicada en la Revista ¡Hipódromo!: El miércoles 2 de abril vemos a Rubén Huerta en plena sesión de traqueos y nos dice “Franciscote, espérame tenemos que hablar”. Una vez que finalizó su trabajo, nos invita a desayunar en un pequeño restaurante cercano al hospital veterinario. José Palomo, Miguel Cuervo, “El Nené Villegas y mis dos hijos (Javier y Franklin) eran el resto de invitados. Rubén, cansado por el fuerte ajetreo reposa un poco para empezar la conversación. La misma se inicia con una sentencia. “Mira Francisco, el sábado se corre la Condicional Especial de tu revista (Hipódromo), yo llevo allí a Tres Diablos, ese no puede perder y te dedico la carrera”. Interrumpimos y señalamos que si no sería muy larga la distancia. Rubén vuelve a la carga. “No le pares que tú verás a 3 diablos: Gustavo López Quevedo, el caballo y yo. Obligatoriamente tendrán que entregarnos la Copa”. Y así fue, Tres Diablos ganó la Condicional Revista ¡Hipódromo! de punta a punta con magistral conducción de Huerta. Nos alegramos mucho. Una vez en el paddock para hacer entrega del precioso trofeo logrado por Tres Diablos, lleno de contento, con una sonrisa, nos recordó su acertado pronóstico “Te lo dije y aquí estoy, los liquidé”.

 

Dos semanas después y con “El GatoHumberto Pinto, participa en los 2400 metros del Clásico Presidente de la República, pero fracasó ruidosamente ocupando el octavo puesto muy lejos de la ganadora Tan Bonita. A la semana regresa al lote común en recorrido de 1900 metros para ocupar el sexto lugar a 9 cuerpos de Brioso. Tres Diablos tuvo un receso de dos meses para reaparecer en los seis furlones de la Copa La Fusta el 13 de julio, pero se vio muy disminuido al quedar sexto a 15 cuerpos de Sparrow, fue cuando sufrió una severa lesión, fracturándose la rodilla. Esta fue su última presentación pública pero eso no fue impedimento para obtener el Título de Campeón Sprinter.

 

Tres Diablos completó una breve pero emotiva campaña de 17 actuaciones en la arena de La Rinconada para 7 primeros, 1 segundo, 2 terceros y 1 cuarto, acumulando Bs. 1.084.100 en premios. Fue pensionado en el Haras San Francisco y recibió algunas oportunidades en la cría, donde dejó algunos ganadores como Bayoya, Golden Sian, Back To Life, Diablazo, Speedy Maraury y Queen Carla.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Francisco Morales.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 26 de agosto de 2010

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados