Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Turrón

(Ven, 1986, Inland Voyager en Blonié por Guache)

Por Juan Macedo

 

A los que no están vinculados a la actividad hípica, les podrá parecer absurdo y hasta ridículo que alguien asegure que hay caballos que no les gusta perder y que reaccionan con vergüenza ante la adversidad, dando vuelta resultados o consiguiendo victorias que parecían imposibles de lograr. Sin embargo es así. Todo hípico sabe que hay purasangres que tienen como único objetivo ganar y que poseen la capacidad de revelarse ante otros ejemplares que parecen superiores a ellos. A pesar de su corta vida pistera, el castaño Turrón es un ejemplo claro de esta creencia hípica, es recordado por su notable atropellada y el dramatismo de sus triunfos, dignos de filmes hollywoodenses.

 

 

Nacido el 8 de mayo de 1986 en el Haras La Giralda, Turrón descendió de una familia tradicional en nuestro hipismo, que inició la norteamericana Flo Hope en el Haras Cocotío de Don Nicolás de las Casas y que brillo a lo largo de nuestra historia por intermedio de la campeona Lluvia; los ganadores clásicos Sendero y High Power; y los selectivos Tulsa, High Secret y Genuine Dancer.

 

Bajo el entrenamiento de Julio Ayala Coronil y luciendo los colores verde y fucsia del Stud El Montón (sociedad de numerosas personas que liderizaban los Sres. Rolando Loeb y Fernán Frìas Palacios), Turrón debutó en el Hipódromo La Rinconada el 20 de noviembre de 1988 con la monta de Luis Francisco Martín en recorrido de seis furlones y, a pesar de la mala partida, logró figurar segundo a 10 cuerpos de Furore, demostrando de una vez que la distancia le quedaba corta. Dos semanas después, en la clásica milla, atropelló con contundencia para lograr su primera victoria superando a Stake Out con ventaja de 5 ¾ cuerpos y agenciando 101”1.

 

Turrón reapareció el 14 de enero de 1989 en distancia de 1400 metros, donde se conformó con escoltar a Corapal a 6 ¾ cuerpos, pero el 29 de enero en los nueve furlones corrió a sus anchas y en efectiva atropellada dio alcance a Gavilán de Oro para vencerlo por un cuerpo y dejar registro de 117”4. A la semana y subido de lote, Turrón realizó otra gran exhibición, ahora en 1900 metros, cruzando la meta con ventaja de 6 ½ cuerpos sobre Polar Mar y agenciando 122”3.

 

El nieto de Guache fue inscrito para correr los 1800 metros del Clásico Gobernador del Distrito Federal escenificado el 25 de febrero, enfrentado a los mejores de su generación. Fue una carrera emotiva de principio a fin, y cuando todo parecía indicar que Otro Rayo era el triunfador, apareció Turrón (que tuvo una mala partida) exhibiendo una feroz atropellada y en los metros decisivos dio cuenta de su oponente para ganar dramáticamente por apenas ¾ cuerpo, el primero de sus triunfos no aptos para cardíacos, agenciando buen crono de 114”3.

 

 

 

Luego de dos meses recuperándose de una dolencia, Turrón reapareció el 29 de abril con la monta de Rafael Torrealba en los 1800 metros de la Copa Carlos Eduardo Frías donde tuvo que conformarse con el tercer puesto a 2 cuerpos de Background. A las dos semanas el hijo de Inland Voyager participó en el primer paso para la Triple Corona Nacional, el Clásico José Antonio Páez, con la monta de Frederik Römer sin ser enemigo en ningún momento, ocupando el quinto lugar a 8 cuerpos de Randy.

 

Dos semanas después, el 28 de mayo, se escenificó en La Rinconada el Clásico Ministerio de Agricultura y Cría (segundo paso de la Triple Corona Nacional) donde el castaño Turrón con Rafael Torrealba up se reivindicó con el público asistente, atropellando con mucha fuerza en la recta final y tomando un pase suicida entre dos para poder dar alcance a Randy y de esa manera quitarle la posibilidad de la Triple Corona, fue ¾ cuerpo de ventaja y necesitó recorrer los dos kilómetros en 126” exactos. Fue una carrera de gran dramatismo.

 

 

 

El 18 de julio se efectuó el Clásico República de Venezuela, esta es una de las carreras hípicas mas recordadas por las personas asistentes en el hipódromo y los aficionados que pudieron verlas a través de la señal abierta de VTV. El valiente Randy y el irreverente Chito pasaron a luchar la punta en plena recta final mientras que Rafael Torrealba con un negado Turrón pegado a la baranda arreaba con fuerzas para tratar de acercarse a los punteros. Los últimos 200 metros fueron altamente emotivos, ya que Turrón sacó un segundo aire y reaccionó con pundonor para protagonizar un final que dejó sin aliento a los presentes y logró quitarle el manjar de la boca a Chito (luego de dilucidarse el resultado con el foto-finish que determinó la nariz de ventaja para el nieto de Guache) para agenciar 154”2 en la milla y media de recorrido.

 

 

Los enemigos más importantes de Turrón y que siempre estuvieron presentes en su campaña fueron los problemas físicos, y que se agravaron luego de su actuación previa. Reapareció el 17 de septiembre con motivo al Gran Premio Nacional con la monta de Luis Francisco Martín, pero fue un error garrafal. No terminó la carrera (donde sorprendió Another Chance) y así terminó de cercenar su vida pistera. Aún así logró obtener el Título como Campeón Tres Años compartido con Randy.

 

 

En resumen, con un total de 11 actuaciones se completó la campaña de Turrón donde se anotó 6 laureles, además de 2 segundos, un tercero y un quinto lugar, acumulando la cantidad de Bs. 3.931.020 en premios. Luego de una larga recuperación, Turrón prestó servicios como semental inicialmente en el Centro Hípico Los Samanes, luego al Haras Tierra Ancha y finalmente el Haras Buenaventura, destacando a pesar de las pocas oportunidades por intermedio de la selectiva Blond Jak y los ganadores Arrocera, Many Wind, Mountain Wind, Sugar Wind, Storm Wind, Second Wind, Christmas Wind, Rose Wind, Winter Wind, Magic Wind, entre otros.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista Guía Hípica, www.hipicomputo2000.com, Revista Estudio Hípico.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 29 de noviembre de 2012

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados