Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Viva La Paz

(Ven, 1991, Sauce Boat en Odessa por Mr. Prospector)

Por Juan Macedo

 

En las subastas de Keeneland de noviembre de 1990, el Sr. Nelson León adquirió a la yegua Odessa preñada del semental Sauce Boat en US$24.000 y la envió a Venezuela, específicamente a su Haras Bello Monte. Allí, el 29 de enero de 1991 nació una bella potra castaña producto de esos amores y desde los potreros daba indicios de su precocidad. Comprada por el Sr. Antonio Paz Fernández, fue registrada en el Studbook con el nombre de Viva La Paz y enviada al Hipódromo La Rinconada para ser domada y entrenada por “El ChinoToksen Hon Véliz.

 

Luciendo la chaquetilla verde con bolas multicolor del Stud Pon Paz, la nieta de Mr. Prospector debutó el 31 de julio de 1993 en recorrido de 800 metros con la monta de “El CanarioDamián Quintero para ocupar el segundo lugar a 2 cuerpos de Katina. A las dos semanas rompió el maiden cuando derrotó con ventaja de 5 ¼ cuerpos a Doña Consuelo, agenciando 66” flat para los 1100 metros. Luego de figurar quinta a 14 cuerpos de Royal Assembly, el 16 de octubre participó en los 1200 metros del Clásico Lanzarina con la monta de Rafael Bravo Gómez donde ocupó el segundo lugar a 2 ½ cuerpos de la irreverente Miss Mireyita. Al mes figuró tercera a 2 ¾ cuerpos de Saeta Rubia en los 1400 metros del Clásico Edgar Ganteaume.

 

 

Ahora con José Leonardo Verenzuela el 6 de noviembre cruzó el disco en ganancia de manera dramática al superar a por la mínima diferencia a Calandrina en marco de la Copa Peggy de Azqueta en distancia de 1400 metros que recorrió en 84”3. Dos semanas después participó en el Clásico Ciudad de Caracas y protagonizó otro final no apto para cardíacos, cayendo desde el cuarto lugar apenas a ¾ cuerpos de Miss Marena.

 

La hija de Sauce Boat cerró el año con otro magnífico triunfo, aventajando a Calandrina con 1 ½ cuerpos y dejando registro de 97”4 para la milla de la Copa Manuel Fonseca. En una decisión que no muchos entendimos, la brillante potranca pasó a la cuadra de Agustín Bezara Castro, quien desde ese momento se encargó de su entrenamiento.

 

Viva La Paz reapareció el 9 de enero de 1994 metiendo un soberano galope de ¡11 cuerpos! sobre Agua Dulce, parando el cronometro en 76”3 para los 1300 metros, para que dos semanas después derrotara cómodamente a Calandrina con 5 ½ cuerpos en los siete furlones del Clásico John Boulton que recorrió en 84” exactos.

 

La nieta de Raja Baba continuó su meteórico ascenso en la Copa Segula C, pero esta vez tuvo que exigirse a fondo para superar por apenas cabeza a Calandrina, dejando registro de 77”4 para los 1300 metros.

 

El 5 de abril se consolidó como la líder de su generación cuando galopó a su antojo el Clásico Congreso de la República, con ventaja de ¡9 cuerpos! sobre Triniprincess, recorriendo la clásica milla en 96”4. Todo parecía indicar que la notable potra castaña iba a buscar grandes cosas, pero el 2 de abril en marco de los 1800 metros de la Copa Cantaura fracasó al quedar cuarta a 3 ¼ cuerpos de Triniprincess. Una lesión sacó a la linajuda nieta de Mr. Prospector de la pista, perdiéndose de buena parte de la programación clásica.

 

Viva La Paz reapareció el 23 de julio en los 1200 metros del Clásico Día del Veterinario donde decepcionó al quedar octava a 26 cuerpos de Expedicionaria. Tras dos meses de descanso, fue inscrita en el Gran Premio Unicría con la monta de “RoyRoger Rengifo donde fracasó rotundamente llegando entre las últimas muy lejos de Katina. Cerró el año corriendo dos veces más sin figurar en el marcador, aparte que recrudeció su vieja lesión, hecho que obligó a otro largo paro.

 

En nueva cuadra, la de Juan Carlos Ávila, Viva La Paz reapareció el 3 de septiembre de 1995 con la monta de Rigo Sarmiento sin pena ni gloria en carrera que ganó Orensana. Corrió siete veces más ese año sin reconocer la victoria, destacando un segundo lugar a ½ cuerpo de Ratainikza en los 1500 metros de la Copa Klick, además de algunas figuraciones decorosas.

 

Ya con cinco años, el 6 de enero de 1996 Viva La Paz con la monta de Richard Ibarra figuró tercera a 4 cuerpos de Coplera. Tras tres figuraciones similares, el 2 de marzo Viva La Paz magistralmente conducida por Richard Bracho logró capturar el éxito en la Copa Manuel Fonseca al atropellar en la recta final, pasar de galope y sacar ventaja de 7 ¾ cuerpos sobre Impugnable dejando crono de 96"1 para el recorrido de la milla.

 

Luego de otras cuatro actuaciones sin deslucir, el 5 de mayo la nieta de Raja Baba volvió a mostrar destellos de su calidad esta vez con la monta de Daniel Centeno, quien la llevó a saborear las mieles del triunfo en la Copa Inland Voyager, donde superó a Sishén con 2 cuerpos y agenciando 96”4 para los 1600 metros. Viva La Paz se mantuvo en campaña pero ya no era la misma que brillo a principio de su campaña, las lesiones le impidieron desarrollar todo su potencial, ya para finales de 1996 sus allegados decidieron retirarla de las pistas.

 

Viva La Paz completó una campaña de 40 actuaciones de los cuales en 9 ocasiones pasó en el primer lugar, además de 4 segundos, 4 terceros, 7 cuartos y 4 quintos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 10.076.160. Alojada inicialmente en la Agropecuaria NP (propiedad del Sr. Antonio Paz) y al desaparecer ese establecimiento de cría fue pensionada al Haras San Isidro, destacó como una excelente yegua madre a través de la ganadora clásica Greenpaz (madre de Green White); los selectivos Viva El Sol, Vivita Paz y Miss O’Graxal; además del ganador Auditor.

                                                                                      

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, www.hipicomputo2000.com, Diario Meridiano.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, sábado 17 de diciembre de 2016

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados