Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Abigail Colmenares

Por Juan Macedo

 

Uno de los mejores profesionales del entrenamiento que haya dado nuestra tierra venezolana fue sin dudas Don Abigail Colmenares Carrero, hombre de principios, cabal y honesto. Nació en la Ciudad de Maracaibo el 9 de junio de 1927 y al culminar sus estudios de bachillerato se marchó a Buenos Aires con intención de estudiar Ingeniería. Terminó inscribiéndose en la Escuela de Hipología de Argentina, graduándose de entrenador de Purasangres.

 

De regreso a su país en 1953, comenzó a ejercer su profesión ascendiendo poco a poco demostrando los conocimientos adquiridos y su primera conquista fue el 17 de mayo con Sietecueros, con la monta de "Cuminaco" Rómulo F. Méndez. No fue sino hasta mediados del año 1963 cuando se anota el primero de los 33 clásicos obtenidos en la profesión, con el criollo Rompemar (caballo que recomendó al Dr. Federico Carmona Perera), fue el Clásico Fuerzas Armadas de Cooperación en distancia de 1800 metros con la monta de Don Balsamino Moreira.

 

Don Abigaíl fue un profesional de gran rendimiento, con una gran visión en la selección de animales y figura deslumbrante en recorridos de aliento. Grandes ejemplares, criollos e importados, brindaron espectaculares demostraciones bajo su cuidado. También fue Presidente de la Unión de Entrenadores donde demostró un comportamiento acorde a sus funciones.

 

Entre las carreras memorables de este insigne entrenador, encontramos los triunfos de Hynita sobre la campeona Vélika en los Clásicos Hipódromo La Rinconada y Prensa Hípica (curiosamente en el HLR le quitó el invicto a Vélika por la vía reglamentaria y en el PH se lo quitó en buena lid); los sensacionales triunfos de Chatiment; la feroz atropellada de Rocker II para superar a Debonair Prince en el Clásico Independencia-Día del Ejército; la sprintada del inigualable Papa Upa en el Clásico de los Sprinters; los increíbles triunfos clásicos de Chichén a pesar de regalar ventaja en la partida; el incomparable Torrejón incluyendo la tristeza del Clásico República de Venezuela y la apoteosis del Clásico Simón Bolívar; el aplastante triunfo de Roscón en el Clásico Antonio José de Sucre; El odiado Sweet Candy que le quitó la Triplecorona a la macha Gelinotte (incluso algunos aficionados pedían cárcel para Jesús Márquez y Abigail Colmenares) y por último Big Secret, que ganó el Clásico José María Vargas de 1982 (el clásico número 33), dejando su último suspiro en la pista.

 

 

Una anécdota jocosa de Don Abigail sucede cuando inscribe para una carrera común tres ejemplares bajo su tutela, uno lo lleva Rafael Bravo Gómez, otro Douglas Valiente y el tercero Argimiro Guerrero. Las instrucciones, mas sencillas imposible, fueron "que gane el mejor". Después de la carrera, donde los tres ejemplares ocupan las tres últimas posiciones, Abigail muy enojado porque llevaba a los tres mejores jockey de la carrera les dijo suspicazmente: "ustedes no son ni Bravo ni Valiente ni Guerrero" en el supuesto que iban hacer honor a sus apellidos respectivamente.

 

El domingo 6 de junio de 1982 obtuvo el triunfo número 600 con Gamada, pero Don Abigail cruzaba por una penosa enfermedad y el destino no le permitió ver otro fin de semana hípico ya que el sábado 12 de junio de 1982 falleció en su residencia en Caracas, dejando un vació dentro de la actividad. Pero Don Abigail Colmenares solo nos dejo físicamente, ya que su recuerdo y sus enseñanzas perduraran en el corazón de los verdaderos hípicos, aquellos que disfrutaron de sus logros.

 

Fuentes: Revista Hipódromo, Revista Gaceta Hípica, Sr. Federico Carmona Perera.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 29 de enero de 2009

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados