Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Arturo Muñoz

Por Juan Macedo

Don Arturo Muñoz Candia, personaje sencillo y amable, además de excelente profesional del entrenamiento de purasangres de carrera, nació el 25 de octubre de 1919 en Santiago de Chile, donde se graduó de Médico Veterinario. Alrededor de 1949 fue contratado por el difunto propietario Don Manuel Fonseca Arroyal para actuar como preparador en el Hipódromo de El Paraíso.

Luego de grandes temporadas, obtiene su primera y única estadística en 1955, con 45 victorias, 30 de ellas con ejemplares nacidos en el país, brillando entre ellos Polizonte, Cedrón y Rufián con cinco triunfos cada uno, mientras el recordado campeón Maraquero, ya en sus días finales, ganaba tres ese año. El también entrenó a As de Oro, Papelón, Polizón, Poligreat, Garzón, Aguijón, Politazo, Polín de Oro, Platino, Copetón, Polita II, Andarín, Pelusita, Bochinche, Curandero, Polidor, y otros que le permitieron, durante su vida profesional, adjudicarse 23 clásicos y grandes carreras, demostrando un alto índice de efectividad con los purasangres nacidos y criados en nuestro país, muchos de ellos propiedad de Don Manuel Tello Berrizbeitia. Pero también entreno buenos ejemplares importados, como es el caso del record horse Agallado, Polita, Estruendo, New Year, Marcador, Arriesgao, Ukase, El Druida, Cut Out, Primavera, entre otros.

Arturo Muñoz

No obstante haber ganado la estadística de 1955, el año que acumuló más victorias fue el de 1961 con 66 carreras ganadas y su constante eficacia le permitió superar los mil triunfos. Uno de los hechos singuales en la cual estuvo implicado Don Arturo fue lo sucedido en el Clásico Ministerio de Agricultura y Cría de 1952, ganado originalmente por Florentino con Juan Araya en sus lomos, y el que a la postre sería distanciado sin haber ocasionado ningún tipo de tropiezos en el desarrollo de la carrera. La razón fue que la carrera era exclusiva para ejemplares aptos para la reproducción y Florentino era castrado. Por supuesto el Comisariato le aplicó una multa a Don Arturo.

 

Le afectó mucho la muerte de "El Negro" Juan Eduardo Cruz, su paisano y gran amigo, quien falleció por causas de las lesiones sufridas luego de ser derribado violentamente por Karai, caballo entrenado por él. Y casualmente como su compañero, se despidió victorioso de su público en una cuarta válida y con un número dos. "El Negro" lo hizo con Trenzado y Don Arturo con Guachafitero.

Durante el mes de enero de 1977 viajó a USA para un chequeo médico. Quizá alguien le recomendó su retiro para evitar emociones fuertes, pero siguió como todo valiente soldado que se mantiene en pie de lucha y murió aferrado a su pasión por el purasangre y su espectáculo.

Don Arturo con Polizón

El 13 de febrero de ese año 1977, en una jornada de carreras, cuando el ya mencionado Guachafitero (que resultó ganador) había pasado a dominar la carrera en los 200 finales, el entrenador chileno Arturo Muñoz cayó fulminado por un infarto. Su deceso se produjo a los 57 años y había ganado 1106 carreras en Venezuela, con 1085 segundos, 949 terceros y 872 cuartos en 9.926 actuaciones, con una efectividad de 9.78.

De esta manera concluye este corto reportaje de un gran entrenador, cuya trayectoria es historia en nuestro hipismo venezolano.

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista Hipodatos, Sr. Diego García Ortín, Sr. Roque Yoris Soulés.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 08 de mayo de 2003

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados