Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Enio López

Por Juan Macedo

 

A principios del año 2006 accedí a la web y me sorprendí de no encontrar referencia alguna de uno de los pioneros de la hípica venezolana: el Dr. Enio López. Por ello dedico un tiempo para recordarles sobre su vida. Fue conocido entre sus mas allegados como “El Father”.

 

 

Nació en la Ciudad de Maracay el 16 de Septiembre de 1926, superó innumerables barreras, entre ellas la de ser hijo natural en una época en que la sociedad venezolana condenaba al ostracismo hechos como éste.

 

Don Enio entró en el hipismo por que fue: Atleta. Campeón Nacional de 800 metros planos y 1500 metros planos y su entrenador fue nada mas y nada menos que Don Leopoldo Márquez (el entrenador del primer Triple Coronado del Hipismo Venezolano: Gradisco). Leopoldo, como gran hípico que era, animó a su pupilo a entrar al hipódromo donde comienza desde muy abajo cuidando ejemplares de carreras.

 

Con el tiempo ejerció la profesión de entrenador de purasangres en el Hipódromo de El Paraíso, su primer triunfo fue el sábado 15 de octubre de 1949 con la yegua Mal Pensada que se impuso en 1400 metros bajo la conducción de "Colorao" Ángel Gutiérrez. Tuvo en sus manos a ejemplares muy buenos como: Abolengo (ganador del primer Clásico Cría Nacional con “El Pájaro” Héctor Revello disputado en 2400 metros en el Hipódromo de El Paraíso), Tenorio (ganador del Clásico Republica de Venezuela), Canario, los rendidores Maicao, Lodazal, Destello, Espiga, Agua Viva, Porto Alegre, Acridio, Morocco, Amor Pagano, Otón, Jungle Prince, entre otros.

 

 

El Ing. Nelson Romero comenta: "Enio López.preparó a Canario porque era parte de la cuadra del Chamariapa, un stud que si mal no recuerdo era del Sr. José Manuel Ruiz García de los lados de San José de Guanipa. Para efectos ilustrativos, la chaquetilla del Chamariapa era: cuerpo, amarillo con bolos azules; mangas, amarillas; gorra, roja. Aparentemente, el dueño del Chamariapa se había disgustado con Raúl Salazar, hasta entonces su entrenador de confianza, por una pérdida uno de sus pupilos con la monta de Manuel Camacaro, aun cuando el que quería que fuera Juan Eduardo Cruz. Ese evento, la pérdida de la carrera, fue ante el caballo El Tuy del Stud Ranco, con Gustavo Ávila. Es aquellos tiempos, la mudanza de una cuadra como la del Chamariapa era un acontecimiento que cubría a ocho colummnas, si hubiese sido así, la página de un diario. Y fue a Enio López a quien le llego la suerte de demostrar que era un buen preparador. No fue ganador de estadísticas, pero si un entrenador que había que temerle por los "tubazos" que daba"

 

Aunque nunca fue uno de los líderes de la estadística, siempre contó con el respeto de sus colegas, quienes lo eligieron en varias oportunidades Presidente del Colegio de Entrenadores de caballos de Carrera. Llegó a ganar más de 250 carreras.

 

También fue Propietario de Ejemplares muy ganadores como: Rienda Suelta, Legendaire, Rienda Libre, Atestao y  como anécdota su hijo Armando López García ganó su primera carrera en el Hipódromo de Valencia con Auckland que era de su propiedad. Sus colores del Stud Coralino, están todavía activos en La Rinconada y representan la tradición de su familia en el hipismo.

 

A pesar que Don Enio entregó su vida útil al hipismo, durante su fructífera vida fue Abogado y Químico Industrial con Post Grado en la Universidad de Columbia, En la hípica y por la hípica hizo de todo: Comisario, honesto y con principios muy bien arraigados; Consultor Jurídico en el gobierno hípico del desaparecido Francisco Urbina Romero; Director General del Hipódromo de Valencia, gestión de Gilberto Carrasquero; Director de Actividades Hípicas; alto directivo de corporaciones de criadores y propietarios.

 

Es más, Don Enio inculcó el gusto por los caballos a sus hijos, dos de los cuales Enio y Armando, siguieron la profesión de su padre, transformándose en entrenadores de purasangre de carreras. Por su parte Héctor se focalizó en la otra pasión de su padre, el atletismo, y fue un atleta muy importante, habiendo sido campeón nacional, campeón Suramericano y campeón Centroamericano, siempre corriendo 800 metros planos, participando así mismo en representación de Venezuela, en los Juegos Olímpicos de Munich en la misma distancia.

 

 

El paso del tiempo va haciendo mella y Don Enio, que era valiente, había sido atacado por los infartos, adicional al infortunio con la muerte de su hijo Enio, suscitada un 11 de febrero de 1996 víctima de una penosa enfermedad.

 

El jueves 17 de noviembre de 2005 falleció el querido y estimado Father, y de algo no me cabe duda: con más hombres como Enio López, Venezuela sería un país mucho mejor donde vivir.

 

Fuentes: Sr. Eugenio Magdalena, Sr. Héctor Lopez, Srta. Bertha Ortega, Sr. Otto Mosqueda, Ing. Nelson Romero Díaz

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 25 de Mayo de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados