Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Juan Carlos Ávila

Por Jaime Casas

 

En la segunda mitad del Siglo XX, y cada vez más hasta nuestros días, el deporte y sus múltiples especialidades, ha sufrido cambios fundamentales. Unos para bien, otros no tanto. Y el motor principal de esos cambios ha sido sin lugar a dudas los medios de comunicación, con su amplia capacidad de difundir y promocionar. Hoy en día se han unido las redes sociales, donde ya no son sólo los periodistas especializados quienes difunden: es un espacio donde todos se comunican, desde los protagonistas hasta el más humilde aficionado -o detractor- que pueda haber.

 

El papel que han jugado los medios ha sido fundamental para el crecimiento del deporte; para hacerlo más exigente, más competitivo; para globalizarlo, y para que, por ejemplo, la “Liga” española pueda tener millones de seguidores en China, o que las olimpiadas consigan unir a más de 200 países al menos durante un ratito. Pero esa difusión también ha servido para crear figuras. Íconos, a los que se les puede llegar a exigir muchísimo más que a cualquier mortal en cuanto a modo de actuar y responsabilidad, pues tanto como se exaltan sus hazañas hasta la cima más alta, sus errores pueden llevarlo hasta el foso en cosa de fracciones de segundos.

 

En los tiempos de Babe Ruth poco se sabía de sus farras y sus excesos. Hoy, con la exposición mediática y los necesarios controles anti-doping, hasta el olor “contagiado” a marihuana (¿o no?) puede ser una gran condena para algunos. Son los tristemente célebres ídolos del deporte. Genios y figuras, capaces de hacer “magia” y destacar como el mejor de su campo, pero, con más facilidad, capaces también de cometer grandes ilegalidades, o simples torpezas que en poco contribuyen a mejorar su imagen pública.

 

Son los Maradona, los Armstrong, los “Kid Pambelé”. Son los que usan las manos y los pies. Los que dan, pero también quitan. Queridos y odiados. En fin, los que dan pie a las noticias que muchos quieren leer.

 

En Venezuela hemos tenido casos así. Nunca tan severos, o tan controversiales. Pero nuestro personaje, durante una carrera que ya supera los 25 años, ha tenido un poco de todo. Grandes éxitos, y grandes escándalos. Ha caído más de una vez, pero se ha levantado, y hoy vive su mejor momento como entrenador de caballos purasangres, y está encaminado a su tercera estadística consecutiva en La Rinconada, dominando por victorias y por dinero. Pero, más importante aún, son las 2000 victorias que acaba de conseguir, entrando en una selecta lista que lo coloca junto a 7 de los más grandes en la historia.

 

Nació en Caracas, el 20 de septiembre de 1963. Estudió bachillerato en el colegio San Ignacio de Loyola. Acaba de cumplir 51 años de vida, y atribuye a su estabilidad familiar la mayoría de sus éxitos: su esposa es Lindsay Perera; sus hijos Valeria (20 años); Juan Carlos (19 años), Tabatha (7 años). Se describe como aficionado al deporte: “primero a mi hijo pelotero y luego a todas las selecciones nacionales, fanático #1 de la vino tinto a pesar de no saber mucho de fútbol”.

 

Con las preguntas que le realizamos, quisimos saber un poco más de historia y de su manera de pensar y de ver su profesión. Pero también dar una visión de su profesión misma: de que se trata el entrenamiento de caballos de carrera. Esperamos la disfruten…

 

Datos profesionales

 

¿Cómo llegaste al hipódromo? ¿Cuándo decides ser entrenador de caballos?

Llegue al hipódromo por recomendación de Carlos Coletta, Isaac Hassan, a quienes conocí en la tribuna “A”, y como ya me había resignado a que como pelotero no tenía futuro y estudiando menos, no tuve otra que venirme al hipódromo a la cuadra de Tyrone Carrión.

 

Háblanos del aprendizaje y la escuela de entrenadores. De qué te sirvió esa formación

El aprendizaje lo tuve donde Carrión 2 años; con Antonio Bellardi no llegué a 1 año (ni aguanté el tren de carrera) y terminé con Gustavo López Quevedo. En la escuela nunca olvidaré la formación del Dr. Orlando Hernández

 

Antes de llegar al hipódromo ¿qué sabías de los caballos y del hipismo?

Antes de llegar al hipódromo…el hipismo para mí era juego y 5y 6 nada más

 

¿Qué fue lo más difícil del inicio en la profesión?

Darme a conocer

 

¿Qué sentiste al ganar tu primera carrera? ¿Quién te dio la primera oportunidad?

Mi primera carrera la gané sin matrícula con Napaz y con matrícula Taillevent

Nota del R. Napaz ganó el 5 de mayo, en el lote de 6+, presentada por Rubén Lanz. Su debut oficial como entrenador fue el jueves 19 de mayo de 1988, presentando a Show Man (4°, con William Huerta de jinete). Ese día presentó otros 2 ejemplares, incluyendo Taillevent, que era debutante y llegó tercero. A las dos semanas, este Taillevent fue línea nacional, el jueves 2 de junio, y ganó en 1100 metros, con tiempo de 67,2 y William Huerta de jinete. Pagó 7 a ganador (por boleto de 5)

 

¿Cuándo decides dar el paso hacia La Rinconada? ¿Qué motivó esa decisión?

Gane 2 estadísticas en Valencia. Luego Carlos Morales me dio la oportunidad de venirme y la acepté

 

 

¿Cuál fue tu mejor caballo en Valencia? ¿y en La Rinconada?

Súper Sergio el mejor de Valencia y la mejor satisfacción estando en Caracas fue con El de Chine ganando el Caribe, en Puerto Rico

 

 

¿Cuál que no entrenaste te hubiese gustado entrenar? ¿por qué?

Cada día que pasa me pregunto ¿Qué sería de algunos ejemplares que yo mismo entrené y que por falta de experiencia no desarrollaron su potencial? Por ejemplo: Manterola, Southern Parts, Beyavirmay, y no sé cuántos potros los llevé sin aciertos, y nunca se supo que tan buenos eran

 

 

¿Qué sientes cuándo un caballo entrenado por ti gana una carrera importante?

Una gran satisfacción siento cuando cualquier animal preparado por mi gana una carrera ¡se siente uno muy grande!

 

¿Cuál ha sido el momento más difícil o más doloroso en la profesión? ¿Y el de mayor emoción?

Regresando de una suspensión, entrené 3 semanas y volví a salir positivo con medicamentos y me tuve que retirar… emoción siento siempre que gano

 

De no haber sido entrenador ¿a qué te hubieras dedicado?

Buena pregunta, no sabría que decirte… pero no creo que hubiese salido de un gimnasio, manager de criollitos o banquero

 

La familia hípica te vio llorar en aquella Serie Hípica del Caribe de 1990 en Santa Rita con la actuación de Súper Sergio ¿Qué recuerdas de aquella experiencia?

Por supuesto, aun vemos el video y lo disfrutamos mucho, mis hijos no creen que soy yo. Demasiado cómica mi forma de hablar en esa entrevista

 

Has sufrido, a lo largo de toda tu carrera, una gran cantidad de suspensiones, por causas variadas ¿A qué atribuyes esto?

Inmadurez, y pensar que el protagonismo de hacerme sentir tenía valor

 

A raíz de esas sanciones ¿pensaste alguna vez en el retiro?

Me retiré 2 veces y en ambas regresé a trabajar más

 

¿Qué sentiste cuando ganó el “Simón Bolívar” un caballo entrenado por ti –Southern Parts- que no apareció a tu nombre, por estar suspendido?

Sentimientos encontrados. Aun falto experiencia, me creí el dueño del mundo, sin humildad. Errores que más nunca cometeré y que cada día trato de inculcarle a mi familia

 

 

¿Con cuál ejemplar te ha tocado esforzarte más para obtener un resultado positivo?

Esforzarme como tal ninguno. Todos los días trabajo igual, a la misma hora; quizás el esfuerzo físico lo hacen los capataces y caballerizos para lograr cada triunfo

 

¿Qué significa para ti llegar a los 2000 triunfos en tu carrera profesional?

Una hazaña… por un inicio tan problemático

 

La profesión del entrenamiento

 

¿Cómo es un día normal en una cuadra?

Se revisa como comieron los animales, mientras se preguntan novedades, luego se preparan los turnos de trabajos…al terminar el tercer turno, se trabaja con el veterinario, luego llega la paz. Hay un trabajo menos intenso en la tarde donde se coloca comida y tratamientos

 

¿Qué es lo primero que debe hacer un entrenador al llegar a la cuadra en la mañana?

Preguntar novedades y revisar la comida

 

¿Cuál es el horario de trabajo de un entrenador?

En mi caso llego cerca de las 5:00 y me quedo hasta el mediodía; luego el trabajo se basa en llamadas telefónicas a la cuadra y las atenciones a los propietarios todo el día

 

¿Quiénes conforman el personal clave de una cuadra?

Entrenador-Capataces-Caballerizos-Veterinarios

 

Qué prefieres: ¿Escoger un caballo para comprar o entrenarlo?

Comprar lo que a uno le guste para entrenarlo

 

¿Qué es lo más importante al momento de seleccionar un caballo que vas a adquirir para tus propietarios?

Uno solo puede recomendar al propietario que X animal no tiene graves problemas de confirmación, lo que en teoría dará durabilidad a ese animal. Luego la intuición que le de cada potro y el pedigree

 

Háblanos de cómo se “hace” un caballo. Desde el momento que llega al establo, sin domar, hasta que está listo para correr

Ese es el indicativo si estás haciendo bien tu oficio o no. El lograr de que un potro llegue a hacer campaña desde que llega del haras es el verdadero examen que tenemos cada año. Saber cuándo empezará la doma, saber cuándo descansar, saber cuándo y que tan intenso entrenar, saber si requiere dieta, saber si está sano y saber cuándo correr es nuestro  verdadero trabajo

 

¿Qué es lo más satisfactorio de profesión del entrenador?

Nuestra mayor satisfacción es el triunfo

 

¿Qué es más importante en un caballo: la alimentación, el pedigree, el físico, o el entrenamiento en cancha? Favor colocarlas en el orden de importancia que consideres

Crianza, físico, pedigree, trabajo

 

¿Qué se necesita para ser un entrenador campeón?

Constancia

 

¿Qué es lo más difícil de la profesión del entrenador?

El trato con el propietario

 

¿En base a qué criterios decides cuándo y en qué llamados inscribir a un caballo bajo tu cuido?

Luego que pienso que el animal está en buenas condiciones pienso cuál será su mejor distancia para correr

 

¿Qué le recomendarías a quien se inicia en la profesión en estos tiempos?

Que pruebe otro oficio mejor

 

Datos “hípicos”

 

¿Cuál es el ejemplar que más ha admirado entre los que entrenaste? ¿Y cuál que no estuvo bajo tu tutela?

El de Chine, Tato Zeta, Ninfa del Cielo, Contador entre otros; hubo animales que no fueron muy mediáticos pero admiraba mucho por la respuestas que hacían al correr como Miss Antifaz

 

 

¿Cuál es el mejor entrenador que ha habido en Venezuela?

Juan Carlos Ávila

 

¿Te ha tocado ser propietario? ¿Qué caballo tuviste?

No he tenido animales de mi propiedad

 

¿A cuál de sus colegas entrenadores considera el mejor, sea activo o retirado?

El mejor para mí y a los que les pregunto ¡soy yo! (mi esposa y mis hijos son mis entrevistados) y respeto mucho a los que admiraba cuando empecé a seguir la hípica: Agustín Bezara, Gustavo López Quevedo, Daniel Pérez -con quien actualmente hablo mucho y le pido muchos consejos – y Carlos Morales

 

¿Quién es o ha sido el mejor jinete en Venezuela?

Todos son grandes jinetes y con todos he mantenido gran relación de trabajo

 

¿Qué ha significado el hipismo en tu vida?

Al principio mi sustento de vida (lo sigue siendo). En la actualidad se ha convertido en una pasión y lucho por que cada día mejore más

 

¿Qué harías, si tuvieras el poder para ello, para mejorar el hipismo de hoy en Venezuela?

No sé mucho de los problemas financieros de la institución pero desde mi ignorancia en este punto. Yo gerenciaría los ingresos en función de hacer atractivo para una persona comprar un caballo, con buenos premios; trataría de fomentar el juego con buenas apuestas, empezando por el 5y6, y buenos dividendos y mucha transparencia en las carreras. Haría lo posible porque cada trabajador sienta lo importante de su trabajo para la hípica y que sea un salario digno. Se ve bonito y hasta imposible, pero la fe es lo último que se pierde más cuando se trata de lo único que sabes hacer y te apasiona

 

¿Qué es lo mejor y lo peor que tiene nuestro hipismo hoy en día?

Lo mejor los propietarios; lo peor lo difícil que tienen estos para mantenerse como propietarios

 

Fuentes: publicado en La Hipódromo Digital.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, viernes 28 de noviembre de 2014

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados