Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Manuel Medina Pérez

Por Juan Macedo

 

Sin lugar a dudas, uno de los mejores entrenadores de purasangres, pero a la vez uno de los más multifaceticos de nuestro hipismo venezolano es sin dudas Ángel Manuel Medina Pérez. Nació el 10 de septiembre de 1954 en la Parroquia de La Pastora, Caracas. Proveniente de una familia muy humilde, hijo de Ángel Rafael Medina (un llanero con poca instrucción pero con gran visión que decidió ir a Caracas a radicarse con toda su familia) y Petra Pérez de Medina, conformando una gran familia de siete hermanos, incluyendo el mayor, “ChicharritaGuillermo Medina, se ganó la vida a golpes.

 

Desde niño siempre trató de proyectarse como “empresario”: vendiendo periódicos, limpiando zapatos, inventando. Cursó sus estudios de Bachillerato con éxito, ingresando a la ecuación superior, específicamente en la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Central de Venezuela, sin embargo, se alejó de la carrera de diplomacia y la gerencia de un automercado, para entrar a la escuela de entrenadores, pero esta fue cerrada. Ayudado por el jinete Juan Francisco Vidal, tuvo que iniciar una pasantía en la cuadra de Carlos Quezada, único capaz de aceptarlo y soportarlo. Fueron duros sus inicios debido a que su aprendizaje duro 5 años de mucho trabajo

 

Es así como Manuel Medina, una vez culminada su preparación para optar por la licencia de entrenador, marcha hacia el Hipódromo Municipal de Ciudad Bolívar para hacer pasantías por tres meses (donde tiene la oportunidad de debutar ganando) y así obtener su matricula el 10 de abril de 1967. Ya graduado, se regresa al Hipódromo La Rinconada a ejercer como entrenador en la capital de la República.

 

 

 

El primer ejemplar que presentó le trajo muchas satifacciones ya que obtuvo el triunfo por seis cuerpos, la yegua Betania (que estaba en la cuadra de Domingo Noguera Mora) montada por Silvio Miranda el 21 de abril de 1967. Su propietario, el Sr. Hugo Vera, que había prometido ayudarlo, le invito con Olga (para aquel momento su novia y actualmente su esposa), a cenar en “Le Belle Epoque”, una noche también inolvidable. Luego de esto la yegua, es retirada de las pista por mala partidora.

 

En 1968 el Dr. Juan Lechín le da unos caballos desahuciados, haciendo Don Manuel un gran esfuerzo pero sin lograr ganar. Entonces aparece el Sr. Oscar Esté y le entrega al caballo Lobrel (que venía de la cuadra de Millard Faris Ziadie) y logro reaparecerlo de manera triunfal, resultando tremendo batacazo. Unos días después, el periodista hípico Francisco Andrade Alvarez escribe una nota advirtiendo “No pierdan de vista a este muchacho, logró debutar ganando con una yegua que venía de la cuadra del “Pavo” Noguera y ahora reaparece ganado con un caballo de la cuadra del “MusiuZiadie y esos son lo mejores entrenadores del momento”.

 

Allí comenzaron a venir ejemplares a la cuadra y poco a poco comienza a abrirse camino en esta difícil profesión. Los Dres. Nepalí Martínez Natera y Edgar Pizani le compraron un caballo argentino llamado Carven, ese caballo gano 13 carreras en un año (incluyendo la Preparatoria para el Clasico Fuerzas Armadas). Cuando Carven comienza a ganar carreras también llegó a la cuadra un caballo criollo del Dr. Gil Izaguirre llamado Cassius C que logra ganar 12 carreras y 14 segundos, metiéndose en la primera serie y corriendo contra los importados. Allí comienza otro “boom” y llegan más caballos a la cuadra.

 

Durante ese año 1971 Manuel Medina estuvo de vacaciones en Florida a visitar Disney World, que acaba de abrir sus puertas. Estando allí, se le ocurrió comprar en una tienda ropa de colores muy llamativos, camisas y chaquetas verdes, rojas, amarillas, pantalones rosados, amarillos y corbatas escandalosas. A su regreso se aparece en el Hipódromo, un día de carreras que presentó a dos ejemplares, usando los pantalones rosados. La primera presentada era Bambinucha que la corría Balsamino Moreira. Al bajar al padock el público gritaba toda clase de groserías y pitas. Cuando el Maestro Moreira se acerca para tomar las instrucciones le dijo “Tú eres loco, pero te voy a ganar esta carrera”, y efectivamente la yegua gano. Y así en los siguientes días mantuvó la estrafalaria vestimenta y la gente se acostumbró.

 

Con mucha perseverancia logró ganar su primer Clásico, el Fuerzas Armadas en el año 1972 con Provocón, conducido de manera magistral por “El DiabloÁngel Francisco Parra. Ese día, al llegar en la noche a la casa encontró a su suegro (un italiano duro pero justo que nunca había visto del todo bien que el esposo de su hija fuera un entrenador de caballos), entonces éste le abraza y le dice “Perdóname, me equivoque contigo, te felicito”, a lo que Manuel respondió “Si se equivocó conmigo porque yo voy a hacer muy feliz a su hija”.

 

Un día, su hermano Carlos (que es publicista) le dijo “Cuando ganes un clásico levanta el dedo diciendo que eres el Numero Uno”. En efecto, ganó el Selección de Fedeharas con Tanius y al regreso en la pista levantó la mano con el dedo arriba al pasar frente a las tribunas. Los comisarios lo citaron para reclamarle que estaba haciendo gesto obscenos y entonces les dijo: “No Señor, yo levante mi dedo índice para decir que soy el Numero Uno, que soy el mejor”, los comisarios le replicaron que no era así, que no era el mejor, que les explicara porque hacia eso, entonces Don Manuel les respondió: “Si yo digo que soy el Numero Ochenta no me dan caballos, tengo que decir que soy el mejor y ya verán que voy a ser el Numero Uno”.

 

En una oportunidad fue calificado por Francisco Andrade Alvarez como “un hombre sediento de promoción”. El entonces denominado "Number One" de la preparación del purasangre, es un hombre de mucho hablar que no puede evitar decir la verdad, cuestión que le ganó enemigos y el mote de "Long Play" por su larga conversación.

 

En una ocasión, Manuel tenia un caballo que siempre corría distancias cortas, llamado Fregoli, pero un día decidió comprarlo en sociedad con Carlos Gonzalez (Comentarista Deportivo), posteriormente le dice el jockey Luis Castillo, que quiere montar al caballo. Resulta que el caballo corrió una Quinta Valida y gano, sus propietarios habían hecho varios cuadros jugando todos en la sexta valida, pegaros solamente cinco caballos, perdiendo la gran oportunidad de ganar una buena cantidad de dinero, por no haber jugado su propio ejemplar.

 

Tuvo caballos de la talla de Tanius, Colorísima, Arturo B, Auroreño, Guadamil, El Isiro, La Guacha, Del Rey, Dancing Girl, The Iron, September Ten, Premio de Oro, Polar Dancer, Hot Action, Mantle, entre otros excelentes corredores. Los Clásicos que le ha brindado más emociones han sido cuando gana con el ejemplar Florin en el Fuerzas Armadas de 1977 montado por el famoso Julio César Piñero (un caballo que corría 1200 o 1400 metros), con Tatuaje gana en 2400 del República de Venezuela de 1979. Obtuvo su triunfo número 1000 como entrenador de purasangres en La Rinconada con el campeón The Iron en el Clásico República de Venezuela. Y por supuesto la segunda vez que le ganó a Iraquí con Mantle, antes de la carrera habían muchos comentarios (hasta de Juan Vicente Tovar y Daniel Pérez). Después de la carrera Manuel le dijo a los periodistas “La diferencia era que a Mantle lo prepare yo, el Numero Uno”.

 

Y tras una larga carrera de 19 años, obtuvo 1206 laureles (3 en el Hipódromo Nacional de Valencia), una Estadística en 1980 con 116 victorias y siete lideratos por dinero producido. Manuel Medina también se destacó como parlamentario, siendo diputado por el partido Acción Democrática y luchó por bajar el impuesto a la jugada hípica en el país en el año 1985.

 

Se alejó de Venezuela para buscar el triunfo en otros horizontes. El 26 de octubre de 1986, minutos antes del Gran Premio Clásico Simón Bolívar, Manuel Medina salió a la pista y realizó su despedida formal ante el público aficionado, que lo despidió de forma emocionada. Manuel aspiraba materializar su sueño, despedirse ganando el magno evento con Mantle, que no logró a pesar del gran empeño que puso.

 

Sus comienzos en Norteamérica fueron duros. Arribó el 1 de noviembre de 1986 a Calder y el entrenador cubano Luis Olivares le ayudó a conseguir la matrícula. Días después, cerca de la pista un día de carreras, un señor lo mira insistentemente y poco a poco se venía acercando, Manuel estaba nervioso. De pronto el señor le sonríe y pregunta “¿Usted es de verdad? ¿Usted es Manuel Medina?” Entonces le dijo que si y el señor le dijo “Me llamo Ricardo González, tengo caballos y que le voy a dar uno”, en efecto, le dio un caballo llamado I'm a Satan que debutó segundo y luego ganó su primera carrera, el 5 de diciembre, montado por Heriberto Castillo.

 

Comenzando 1987, Luis Olivares le dice que reclame dos caballos que son una buena inversión para iniciar. Le hizo caso y efectivamente ganó varias carreras, incluso su primer clásico de grado, el Florida Turf Cup Handicap, con Perfect Parade. Vino un Príncipe de Arabia (Moustatha Sostok) y le entregó 30 caballos. Ha recibido apoyo del Dr. José Paparoni, Federico Carmona, Abraham Cessin y los hermanos Héctor y Simón López, pero sus mejores clientes han sido propietarios extranjeros, algunos canadienses. Entrenó a Benemérito y ganó un Allowance en Gulfstream Park, luego de ganar el Clásico del Caribe en 1986. Tuvo a Trampolín, al triplecoronado Catire Bello que participó en el Derby Trial en 1992.

 

Ha ganado el Lexington Stakes y Hutcheson Stakes con My Luck Runs North en 1995 (que corrió en el Kentucky Derby y arribó en la octava casilla); el W.L. Mcknight Invitational Handicap con All Sincerity; el Christmas Past Stakes con Hula Pride. La señora Ana María Freudman le dio a On Retainer, que ganó el Talahasse Handicap. Con Perfect Parade tambien obtuvo el American Handicap. Con American Halo triunfo en el Fred W. Hooper Handicap y Skip Away Handicap. Otros ganadores clásicos fueron Let's Be Alert, Lake Shore, Baby Millie, Alynar, Incredible Bulk, Tepexpan, Silverside, etc. La revista Blood Horse ha publicado tres trabajos sobre sus actuaciones en los Estados Unidos. Manuel Medina se ha radicado en Florida, a excepción de 2004 y 2005 que estuvó en Arlington Park, donde le fue muy bien. En fin, ha ganado unas 1000 carreras en los Estados Unidos, recordando que en 1991 viajó a Venezuela y presentó al argentino Upper Most en el Clásico Fuerzas Armadas, ganando una gran carrera. El año 2009 hizo de las suyas al reclamar al potrillo Retire To What para el Sr. Juan Francisco Landaeta y a las tres semanas lo corrió en el Fasig Tipton Turf Dash Stakes dando la gran sorpresa con la monta de Manuel Aguilar. Y el 22 de junio año 2013 con Luigi Q arribó a las 500 victorias en Estados Unidos.

 

 

Cuando el Sr. Horacio Medina le preguntó a Manuel Medina si ha pensado en el retiro, éste le contestóLe dije a mi esposa y a mis hijas cuando me dijeron que era el momento de bajar la guardia que a mí me sacarían del hipódromo a la funeraria, esta es mi pasión, es mi segunda vida, después de mi esposa, hijas y nieta, es lo más importante y no lo cambio por nada”.

 

Fuentes: Lic. César A. Rivero, Libro “La Rinconada Cinco Lustros”, Ing. Horacio Medina, Revista Gaceta Hípica, Sr. Francisco Andrade Alvarez, Revista La Fusta.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 25 de marzo de 2010

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados