Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Rafael Tobías Rodríguez

Por Juan Macedo

Cuando hablamos de capataces nos estamos refiriendo a aquellos personajes que tienen a su cargo la organización de las actividades en el establo de un entrenador en particular, donde tendrán bajo su mandato a un número determinado de caballerizos, entre quienes distribuirá el trabajo del establo. Y Rafael Tobías Rodríguez, mejor conocido en los corrillos hípicos como "Talúa", fue un conocedor a carta cabal de la profesión.

Rafael "Talúa" Rodríguez

Rafael Tobías Rodríguez nació en Ciudad Bolívar un 24 de octubre de 1932. A muy corta edad se viene con su familia a Caracas, donde realiza estudios de primaria en el Instituto Caracas en Santa Rosalia, culminando el sexto grado pero al parecer desde muy chico inclinó su vocación hacia los purasangres.

Hombre de hipismo, que entregó su vida a la actividad, desde sus inicios como aprendiz de caballerizo en El Paraíso bajo la tutela de Juan Franco, entrenador borinqueño, Luego pasa a la cuadra de Don Hebert Bouley con el que obtiene su primer salario y a través de los años fue puliendo sus conocimientos. En ese interir tuvo la oportunidad de cuidar a grandes corredores como Charm, Lujoso y Tarareo. 

Ya hacia el año 59, cuando se inaugura La Rinconada es llamado al establo de Don Jesús "Tito" Pérez para de allí pasar a formar parte de la famosa cuadra 8 de Domingo Noguera Mora en su mejor época, la de los grandes clásicos y las estadísticas, ascendiendo a Capataz y convirtiéndose luego en su mano derecha. Era reconocido por conocer los pro y contras en lo referente al cuido de los equinos y su trato apropiado hacia cada caballerizo, conociendo los pormenores y problemas de sus servidores para tratar de alguna manera resolverlos.

Diecisiete años en la profesión de Capataz, incluidos seis títulos como el mejor en su genero y la experiencia adquirida como destacado alumno de Domingo Noguera Mora fue suficiente para tomar la decisión de emprender el oficio de entrenador y resolvió presentar el examen requerido, el cual de inmediato aprobó e inmediatamente obtiene la matrícula.

Así, para el año 1978, "Talúa" buscó su propio camino como profesional del entrenamiento y comenzó a emplear los conocimientos adquiridos en la cuadra campeona. Esa temporada, visitó el paddock de vencedores por vez primera y en un clásico con la veloz yegua Cigüeña, propiedad del Sr. Omar Serrano, en el John Boulton un 19 de febrero, siendo dirigida por "El Monstruo"’ Gustavo Avila. Por cierto que Cigüeña ya se la iban a llevar a la cría, pero ante la insistencia de "Talúa", que le dijo a su propietario que podía sacarle un par de triunfos, este decidió dejarsela.

Poco tiempo después arriba a su cuadra un ejemplar que, a la postre, resultó un extraordinario pistero, un cara blanca de nombre Tajoreal. Rafael "Talúa" Rodríguez lleva a Tajoreal a los máximos lotes, conquistando un total de nueve clásicos, incluyendo la trilogía de la resistencia (Andrés Bello, Día del Ejército y Fuerzas Armadas), además de haber obtenido 4 placé Grado 1, para una producción global de 6 millones 534 mil 80 bolívares. Tajoreal fue dirigido por el desaparecido astro Juan Vicente Tovar en varias ocasiones, ya que el "Negro"’ valoró siempre la ayuda de "Talúa" en sus comienzos como jinete, por lo que siempre fueron grandes amigos. Tajoreal, estuvo siempre involucrado en grandes competencias con la yegua campeona Trinycarol, y tal vez el final más emocionante de los anales en La Rinconada que cualquier hípico recuerde, fue el que sostuvieron Ristre, Tajoreal y la vencedora Trinycarol en el Presidencial de 1983.

También tuvo un rendidor caballo llamado Uranium, siempre en yunta con "El Gallo" Jorge Martiniano Palma. Lograron ganar varias carreras seguidas con este ejemplar ya que no le gustaba que lo pasaran.

Ganó poco menos de 120 competencias en una carrera profesional destacada, a pesar de siempre contar con muy pocos efectivos. Su última victoria fue con la yegua Sí Morena, el 3 de febrero de 2001 en La Rinconada, para los colores del Sr. Juan J. Piña. Con la misma yegua, pero el 18 de noviembre de ese mismo año, cumplió su última actuación, ocupando el décimo lugar.

Rafael Tobías Rodríguez fue uno de los pocos hombres que pasó por todas las etapas de cuidar un ejemplar purasangre, desde ser un peón, caballerizo, capataz y entrenador, etapas que muy pocos profesionales han realizado durante la vida hípica. Últimamente, Rodríguez no tenía tantos caballos en La Rinconada y poco a poco se fue desligando del medio, aunque siempre solía visitar el hipódromo incluso durante las jornadas de carreras. El 27 de junio del 2002 en la tarde, murió el veterano entrenador de un infarto fulminante en el Hospital Periférico de Coche de Caracas.

Fuentes:La Biblia del Hipismo Venezolano de Gustavo Noguera B., Diario Meridiano, Diario El Nacional, Revista Hipódromo

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 04 de Julio de 2002
Copyright 2002, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados