Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Reinaldo Hernández Rosal

Por Javier E. Farache

Proveniente del Oriente de nuestro país, Reinaldo Hernández Rosal se graduó en una de las primeras promociones de la escuela de entrenadores instalada en el Hipódromo El Paraíso, específicamente en la Promoción Fernando Talavera en el año 1957, y al salir de allí fue directamente con un grupo de preparadores venezolanos a entrenar en los Hipódromos de Argentina, específicamente Palermo y San Isidro, donde paso tres años. Comenzó a trabajar en Venezuela en el Hipódromo de La Rinconada en 1959, iniciándose con apenas dos ejemplares en su cuadra, logrando su primer triunfo con Macarapana en agosto de 1959. Rápidamente fue haciéndose un nombre al punto de que en 1960 se tituló como Entrenador Novato del año.

Seguidamente pasó a ser el principal pupilo del genial Angel Penna (entrenador que gano el Prix del Arco del Triunfo veces con la yegua Allez France), con quien viajo a los Estados Unidos como Assistant Trainer, adquiriendo en ese tiempo gran experiencia en lo que a entrenamiento de caballos pura sangre se refiere, pasando la mayor parte del tiempo trabajando en los hipódromos de Nueva York y Florida, Belmont y Gulfstream, respectivamente.

Años después, cuando Penna decide irse a entrenar a Francia, "RHR" no lo acompañó y regresó a Venezuela, comenzando a trabajar como asistente en el manejo de potros en el Haras campeón de la época, el Karen Sissy. A mediados de los años setenta, cuando se abrió el Hipódromo de Valencia, para aquel momento como centro de doma y entrenamiento, Reinaldo Hernández Rosal es contactado para trabajar como preparador allí, con una cuadra a su disposición y entrenando caballos para correr en la pretemporada (1977-78) y luego dos carreras por semana en La Rinconada, siendo uno de los primeros cuatro entrenadores que llegó a Valencia.

Ya en 1983, cuando el Hipódromo Nacional de Valencia (HINAVA) se inauguró como hipódromo adscrito al Instituto Nacional de Hipódromos, "RHR" se quedó definitivamente, trabajando en este, manteniéndose como uno de los mejores en su oficio, ganando incluso tres estadísticas y teniendo bajo su tutela a muchos de los campeones que en las pistas de Valencia se han desempeñado, además de ganadores clásicos y selectivos que han escrito muchas páginas en Valencia, tales como los "Caballo del Año" Mister Byron, Noble Taut y Epónimo, además de Enomao, El Paraguanazo, Gunga Din, Cubanakán, Maryser, Talud, Hermano Luis, Bielobog, Dharrih, Centuriona, Alí Bon Bon, Delta Force, Balbi Throne, etc.

 

Considerado el "Rey de las distancias largas", Reinaldo Hernández Rosal fue maestro y ejemplo de muchos en el entrenamiento de caballos de carrera, distinguiéndose por su perseverancia, cumplimiento, seriedad y honestidad en sus labores dentro del mundo hípico. Se retiró triunfalmente en diciembre de 2005 tras lograr la victoria con su pupilo Matadordeclase. Para el 22 de julio de 2008 nos llegó la información de que Don Reinado falleció en la población de Carúpano luego de varios meses luchando contra la diabetes. 

Fuentes: Ing. Juan Macedo (actualización), Revista La Fusta, Sr. Roque Yoris S., Sr. José L. López Ruz.

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 04 de Enero de 2001
Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados