Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Simón Cornelio

Por Juan Macedo

 

El Negro Simón Cornelio Antoni nació en la Ciudad de Caracas el 5 de enero de 1935, desde niño le intrigó todo lo concerniente a las carreras de caballos, comenzando en  el mundo del hipismo desde muy joven, en el año 1953 como caballerizo de la mano del recordado preparador argentino Antonio Algarbe, allá en el Hipódromo Nacional El Paraíso. Con Algarbe alcanzó el cargo de Capataz (puesto que cumplió a cabalidad) para, posteriormente, obtener la matrícula definitiva como Preparador de Purasangres de Carrera en el año 1972. No fue hasta el año 1973 cuando conoció la victoria. Las oportunidades fueron escasas y las mismas eran en su gran mayoría caballos desechos, haciendo tripas corazón con cada uno de ellos.

 

Comenta César Boscan: "Recordar a Simón Cornelio es recordar al hipismo dentro del mundo de las caballerizas, encerrado en ese espacio en el cual se hacen las cosas que luego se exhiben en el teatro que son las carreras de caballos. Fue Simón la primera persona que me enseñó a conocer a los caballos de carreras. Para el año 1968 el Sr. José Antonio Morán adquirió un ejemplar inglés llamado Last Shot que fue a parar a la cuadra de Antonio Algarbe. Quien hizo todos los trámites de adquisición de este ejemplar fue mi papá, compadre, amigo y compañero de exilio político en Barranquilla del Sr. Morán. Mi papá trabajaba en ese entonces en el MAC y a través del Sr. Juan Rugero se hicieron las diligencias para comprar a un caballo de Inglaterra. Este ejemplar fue Last Shot hijo de Matador en Galloping Shoe, quien era ganador en su país de origen. En los vaivenes de su preparación y campaña varias veces tuvimos la oportunidad de visitar a la cuadra del Sr. Algarbe, quien por cierto nunca perdió su acento argentino. Una de esas tardes, mientras mi papá, el Sr. Morán y el "viejo" Algarbe analizaban el futuro de Last Shot, Simón me mostraba a todos los ejemplares de su cuadra, capataz de AA. Me recuerdo cuando llegamos al puesto de varios de ellos ya que mi curiosidad de muchacho de 14 años me obligaba a preguntar. Entre los ejemplares que recuerdo están Púrpura, buena ganadora hija de Ingenuo en Tea; Patrón hijo de Patois propiedad del stud zuliano "Santa Rosa"; al tordillo Winter's Quota muy buen caballo y por supuesto a Pincho y a Gilletto quien a la postre fue el padre de Gran Tiro. Al llegar al puesto de Pincho me llamó la atención su brillo en el pelaje y su musculatura. Parecía que estaba "armado", listo para arrancar a correr. Simón ante mi pregunta de esta situación solo dijo, palabras más palabras menos, "...está listo de condición Si no se presentan inconvenientes mañana les ganamos el clásico con él...". El clásico al cual se refería Simón era el recordado Clásico "Internacional de las Américas" que se corría ese Domingo siguiente (nuestra visita fue un sábado). Pincho y Gilletto corrieron esa carrera. Pincho con Walter Carrión y Gilletto con José Luis Vargas, aprendiz todavía según recuerdo. Pincho llegó segundo y Gilleto quinto siendo ganador de una en distancia de 2000 metros. La carrera fue ganada por Pairo con Rogelio Cortez entrenado por Santiago Ledwith. Pincho era propiedad del Stud Juvenil y Gilletto del Santa Rosa. Esa tarde entre otros ejemplares estaba también un tordillo inglés llamado El Commandante que luego sirvió como semental de los últimos años del Haras El Ávila. Muy lesionado y adolorido además de haber sido traído a Venezuela muy corrido, nunca se adaptó al clima ni a la pista de arena"

 

No fue hasta el 27 de abril de 1980 cuando Simón Cornelio conoce el sabor de las mieles del triunfo en prueba selectiva alguna, fue en la milla de la Copa Revista Hipódromo donde de manera dramática y sorpresiva el seisañero Gran Poder (remendado por Don Simón) sorprendió a los favoritos, haciendo dúo con Dubis Barboza. En 1981 ganó la Copa Hypocrite con el rendidor Pillastre, montado por “El NegroJesús Márquez; y a finales del año 1982 sorprendió con el sieteañero Bala Fría en la Copa Jaime Todd.

 

 

Fiel a su maestro Antonio Algarbe, regresó al puesto de Capataz para apoyar a su “sensei” ya que la edad no pasa en vano. Tras el fallecimiento de Algarbe retomó la matrícula de Preparador en el año 1988, y a finales de ese año logró ganar el Clásico Jockey Club de Venezuela (su primer clásico) con el sorpresivo The Other.

 

Cuando parecía que las oportunidades (que eran escasas) se habían acabado, en el año 1992 recibió una parte de la flota del Sr. Julio Nogueira Morillo y su Stud Tía Pola. En ese lote se encontraba la castaña Epona, yegua algo delicada pero de un corazón enorme que en corta campaña logró ganar cuatro clásicos con Don Simón: Clásicos Coproca (años 1992 y 1993) y Fuerza Aérea Venezolana  (años 1992 y 1993).

 

 

Luego vino el tordillo Astur, un caballo que Simón Cornelio fue llevando con mucha paciencia. Ganó la Copa Domingo Noguera Mora de 1995, al siguiente año se llevó el Clásico José María Vargas y las Copas Rafael Rodríguez Navarro y Domingo Noguera Mora; y en 1997 lo hizo Campeón ganando los Clásicos Presidente de La República y Día del Ejército y las Copas Ángel María Gudiño, Hypocrite y Rafael Rodríguez Navarro.

 

 

Simón Cornelio se hizo conocedor de los secretos del entrenamiento del purasangre y conquistas tras conquistas, labradas con tesón y sacrificio, identificaron al popularísimo Simón como uno de los más capacitados en el difícil arte de la atletización de los equinos, tomando a través de toda su campaña jerarquía de fino trainer.

 

 

Sin pensar en el retiro a pesar de la edad, sorpresivamente el jueves 7 de enero de 1999 a las 2 de la tarde, víctima de una trombosis cerebral, Simón Cornelio falleció en el Periférico de Coche de la Ciudad de Caracas. Fue un entrenador perseverante en su profesión, que aprovechó las pocas oportunidades que tuvo. Ganador en el Hipódromo La Rinconada de 111 carreras (8 clásicos y 9 copas), 55 segundos y 28 terceros en un total de 1250 presentados.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista La Fusta, www.hipicomputo2000.com, Revista Hipódromo, Dr. Fernando Fuentes, Sr. César Boscán.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 29 de noviembre de 2012

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados