Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Víctor Muñoz Glade

Por Juan Macedo

 

Trabajador, aplicado, honesto y capacitado para la dura profesión del entrenamiento de purasangres de carrera, ese fue Víctor Muñoz Glade. Nacido en la ciudad de Santiago de Chile el 18 de febrero de 1928, su pasión por la actividad burrera inició en su tierra natal desde muy pequeño y entró en la hípica desde abajo, trabajando de caballerizo, viéndose en el futuro como un eficaz preparador de purasangres. El destino le hizo llegar a Venezuela, a la que siempre consideró su segunda patria, para trabajar como Capataz en la cuadra de Domingo Noguera Mora, hasta que recibió su matrícula de entrenador en el año 1965 y así dar inicio al cumplimiento de su sueño de juventud. Ese año ganó 4 carreras.

 

Víctor Muñoz Glade destacó ampliamente en su profesión ganando una merecida fama como cuidador preocupado y estudioso, que presentaba sus pupilos en muy buenas condiciones. Su primer gran corredor fue la yegua uruguaya Codorniz, con la que ganó la primera selectiva de su vida profesional, la Copa Jorge Uslar. Codorniz tuvo una corta pero destacada campaña en Venezuela con Don Víctor, ya que continuó campaña en Norteamérica.

 

Entrenó a Macabí en el segundo semestre de 1970, obteniendo cuatro triunfos antes de ser enviado a Norteamérica. Al año siguiente logró un notable triunfo con el modesto Omán en la milla y media del Clásico Cría Nacional, haciendo duo con “El Rey de la barandaRicardo Ferrer. Otro importante triunfo para Víctor Muñoz Glade fue en la Polla de Acrica de 1978 (versión machos) con el potro Díscolo. El trabajo que realizaba Don Víctor en conjunto con el personal de su cuadra era valorado por muchos propietarios de purasangres que no eran campeones, pero deseaban el mayor éxito de sus pupilos.

 

Con muy pocos pupilos en la cuadra, a inicios de la década de los ochenta a Don Víctor le llegó la oportunidad que esperaba. Un poderoso alazán propiedad de los Sres. Gustavo Mirabal Bustillos, Rondón Bustillo Martínez y José Portillo le fue entregado para su cuido, doma y entrenamiento. Era un diamante en bruto. Lo registraron con el nombre de Tropigold.

 

 

No se equivocó Don Víctor. Desde el inicio mostró lo que era: un campeón. Debutó triunfante en 800 metros e inmediatamente participó en la Copa Grano de Oro, donde triunfa cómodamente. Continuó invicto al adjudicarse el Clásico Victoreado y después la Copa Hipódromo de Valencia. Continúo su racha en el Clásico Albert H. Cipriani y en el Clásico Antonio José de Sucre. Perdió su invicto con Jaimiquí en el Clásico Comparación, pero sus 6 triunfos en 7 actuaciones y Bs. 1.243.000 fueron suficientes para recibir el título de Campeón Dosañero, dándoles grandes satisfacciones a Víctor Muñoz Glade.

 

 

No conforme, como tresañero Tropigold ganó los Clásicos Francisco de Miranda y Gobernador del Distrito Federal, además de la Polla de Acrica, despuntando como el favorito para la triple corona nacional. Lamentablemente una lesión impide que su campeón tenga mejor desempeño en el Clásico José Antonio Páez. Todo indicaba que Tropigold no correría más, pero Don Víctor hizo un trabajo encomiable y recuperó al alazán, ganó el Clásico Asociación Hípica de Propietarios buscando el premio mayor, el Clásico Simón Bolívar, pero  tuvo que conformarse con el tercer puesto. Fue su última carrera.

 

 

Víctor Muñoz Glade siguió en la profesión con pocos purasangres a su cargo destacando con Viento Salvaje, buen ganador con el que se anotó la Copa Carlos Rodríguez de 1983. Fue hasta el año 1988, cuando decidió retirarse del fino arte del entrenamiento de purasangres de carrera por las pocas oportunidades que recibía y por motivos de salud. Logró 301 triunfos en 23 años de actividad. Fue el 25 de Noviembre de 1996 cuando nos enteramos que Don Víctor falleció en horas de la mañana en la ciudad de Maracay, estado Aragua. Sin dudas un gran entrenador.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, www.hipicomputo2000.com, Sr. Héctor Alonso Rivas.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, viernes 28 de noviembre de 2014

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados