Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Alai

(Uru, 1955, Aurreko en Bambita por Loaningdale)

Por Luis Capecci

 

El zaino uruguayo Alai nació en el Haras Casupa el 2 de septiembre del año 1955. En su tierra de origen, este hijo de Aurreko costo Ur$16.000, adquirido por el Stud El Debut. Ganó Ur$36.600. Cumplió solo 6 presentaciones y logró imponerse en cinco oportunidades, incluso los Clásicos Andrés Folle Ylla, Consejo Nacional de Gobierno y Pastor Victorica, clasificando segundo en la otra ocasión. Fue vendido en Uruguay al Ing. Gonzalo Capecchi siendo para ese momento el caballo más caro vendido en ese país, de acuerdo con titulares de prensa de esa época. Lo importó a Venezuela para lucir sus colores verdes con triangulo blanco del Stud Cachipal.

 

Bajo los cuidados de “El CojoAntonio Jacial, el zaino Alai debutó en el Hipódromo La Rinconada el 26 de septiembre de 1959 en recorrido de 1300 metros y con la monta de “El NegroFélix García, y lo hizo de manera satisfactoria logrando un fácil triunfo a expensas de Chalo que figuró segundo a 4 cuerpos claros de ventaja, agenciando 78”4. Dos semanas después subió a la sexta serie para importados (en una carrera que se consideró preparatoria para el Gran Premio Clásico Simón Bolívar) y con Gustavo Ávila up en distancia de 1800 metros fue capaz de derrotar dramáticamente a Pensilvania, dejando crono de 113” exactos.

 

 

Lamentablemente un leve problema en una de sus manos le impidió correr en el Gran Premio Simón Bolívar que se adjudicó Pensilvania. Reapareció el 6 de diciembre con la monta de “El PecosoMilton Barra donde perdió su invicto con todos los honores, al quedar segundo apenas a cabeza de Efemérides.

 

Alai reapareció el 6 de febrero de 1960 con la conducción de “Mano E’ TigreRaúl Bustamante pero cayó por apenas ½ cuerpo ante Lo Adopto. Lamentablemente en la recta final molestó ostensiblemente a Tataviejo y fue distanciado al cuarto puesto. En la semana siguiente con Balsamino Moreira se reivindicó derrotando con ½ cuerpo de ventaja ante Onagro, parando los relojes en 72” exactos para los seis furlones.

 

Luego de cuatro buenas figuraciones ante corredores de la talla de Chalo, Urgel, Repiqueteo y Briseo, el 21 de mayo el descendiente de Aurreko dio cuenta de Tarareo por apenas pescuezo en marco del Trofeo Aniversario de la Revista Gaceta Hípica, agenciando un respetable crono de 84”1 para los 1400 metros. A la semana, en milla y con la monta de “El NegroJuan Eduardo Cruz, Alai fue muy superior y con ventaja de 6 ½ cuerpos sobre Urgel se anotó un bonito triunfo, parando los cronómetros en 99”2.

 

El 12 de junio se escenificó la Preparatoria del Clásico Fuerzas Armadas en recorrido de 2200 metros donde Alai figuró segundo a 7 cuerpos de Jungle Man. Sus allegados asumieron el riesgo y el zaino fue inscrito en los 3200 metros del Clásico Fuerzas Armadas, pero decepcionó totalmente al finalizar muy lejos del argentino Banal.

 

Al parecer, la aventura de participar en la “Mata Caballos” afectó en la capacidad locomotiva de Alai, ya que tuvo una racha de cinco derrotas consecutivas, sin deslucir, ante buenos corredores como Carlos V, Victoria Regia, Tataviejo, Tombrill y Greek Sailor. No fue hasta el 2 de octubre con la monta de Juan Eduardo Cruz cuando reverdeció laureles, derrotando a Chimbol con un cuerpo de ventaja y agenciando 84” flat para los 1400 metros. No conforme, dos semanas después derrotó nuevamente a la Primera Serie de Importados, esta vez protagonizó un final de leyenda con Pensilvania que fue derrotada apenas por cabeza y cronometrando 116”4 para los 1800 metros.

 

Luego de fracasar con muchos atenuantes ante Tristán, el 27 de noviembre con “El IndioManuel Camacaro logró otro bonito triunfo, esta vez a expensas de Monte Albán con ½ cuerpo de ventaja. Cerró su campaña ese año 1960 con su participación en los 2000 metros del Clásico Clausura donde corrió a la expectativa y en la recta final vino con fuerte avance pero en esta ocasión Pensilvania no se amilanó y logró conservar un cuerpo de ventaja sobre el hijo de Aurreko.

 

El 21 de enero de 1961, Alai y Balsamino Moreira dan cuenta de Dos de Bastos con un cuerpo de ventaja y agenciando 105”2 para los 1700 metros. Tras figurar quinto a 9 cuerpos de Bonete, participó en los dos kilómetros del Clásico Gobernador del Distrito Federal donde ocupó el tercer lugar a 11 cuerpos del crack Klick. Nuevamente ante el máximo lote se conformó con el tercer lugar a 9 ½ cuerpo de Bonete.

 

Fue el 9 de abril cuando Alai hace una de sus mejores carrera con la monta del ecuatoriano Walter Carrión, cuando bate de tu a tu a Klick y logró derrotarlo dramáticamente por la mínima diferencia, dejando un extraordinario crono de 123”2 para los dos kilómetros. Diez días después se escenificó la milla y media del Clásico Presidente de la República donde Klick fue infinitamente superior y Alai tuvo que conformarse con el quinto lugar a 21 cuerpos.

 

El 7 de mayo Alai nuevamente batió al lote de la Primera Serie de Importados, con 3 ¼ cuerpos de ventaja sobre Therefor, reflejando en el teletimer 84”2 para los siete furlones. Finales de ese mes de mayo cayó derrotado con 3 ¾ cuerpos de ventaja ante Tombrill y el 15 de julio fracasó al finalizar entre los últimos en carrera ganada por Bumerang.

 

Víctima de una fuerte pulmonía, Alai estuvo cerca de la muerte pero logró salir avante, aún asi reapareció el 2 de junio de 1962 con Walter Carrión sin figurar a 12 cuerpos de Mejillón, al mes mejoró para quedar tercero a 3 cuerpos de Bonete pero el 29 de julio quedó muy lejos de Cambur, la que fue su última carrera ya que nunca pudo recuperarse para volver a la competencia en el ovalo de Coche. Completó su campaña con un total de 35 actuaciones de los cuales en 11 ocasiones logró saborear las mieles del triunfo, además de figurar 6 veces segundo, 4 terceros, 3 cuartos y 4 quintos, acumulando en premios las cantidad de Bs. 285.820.

 

Alai fue retirado a la cría, específicamente al Haras San Miguel (que estuvo ubicado en El Caruto, estado Carabobo), y con pocas oportunidades destacó por intermedio del selectivo Alado y los ganadores Encerada, Alita, Barroca, Febe (madre de Naguanagua; abuela de Pikan), Zonsalai, La Pecosita, Aladina, Brígida, Tenchita, entre otros. Efectivamente Alai no fue un ganador clásico en Venezuela, pero su vida pistera lo comparó con grandes corredores de la época, a los cuales enfrentó de tú a tú, demostrando calidad y mucha valentía.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas, Ing. Juan Macedo, Sr. Antonio Tassitch .

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 27 de junio de 2013

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados