Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Albatros

(Uru, 1956, Aurreko en La Calandria por Ruler)

Por Juan Macedo

 

Durante las décadas de los años ‘50 y ’60 del sur del continente americano se han importado muchos purasangres, especialmente de Argentina. Desde Uruguay el porcentaje fue menor pero de igual manera nos encontrábamos con corredores excepcionales como Albatros, un poderoso zaino que nació en el Haras Casupa y que durante su estadía en el Hipódromo de Maroñas corrió tres veces y en todas ellas resultó ganador, es decir, vino a Venezuela en condición de invicto. Albatros fue adquirido por la Sra. Dora Vernon para lucir en el Hipódromo La Rinconada la chaquetilla a rayas verticales amarillas, rojas y negras del Stud Dover y le cedió la responsabilidad de su cuido y entrenamiento a “El CojoDon Antonio Jacial.

 

Hizo su debut el 18 de septiembre de 1960 en recorrido de 1300 metros con la monta de “El PelónFrancisco Betancourt y enfrentando a la 7° Serie del lote de importados, anotándose el triunfo en final no apto para cardíacos por apenas cabeza sobre Elegantona, agenciando 78”3 y así conservando el invicto que traía desde Uruguay.

 

El 9 de octubre pierde su invicto con la monta de Manuel Quezada, ocupando el cuarto lugar a 4 cuerpos de Taquímetro. A pesar de esa derrota y basado en la clase demostrada en su país de origen, Albatros fue inscrito para correr el 30 de octubre en el Clásico Simón Bolívar con “El NegroJuan Eduardo Cruz up, pero el resultado fue desastroso figurando entre los últimos muy lejos del ganador Cambur.

 

Reapareció en el mes de diciembre y cerró el año con tres victorias: Con Balsamino Moreira derrotó a Klick con 8 cuerpos de ventaja y 104”3 para los 1700 metros; luego en la Copa Día del Periodista y Locutor Hípico corrió a la expectativa y se lanzó en firme en los últimos 500 metros y una vez en posesión del sitial de honor, se vino sin apremios hasta la meta, la cual cruzó con 4 cuerpos de ventaja sobre Saladino y tiempo de 85” exactos para los 1400 metros; y con Raúl Bustamante derrotó a Maniquí con ventaja de 2 cuerpos y dejando crono de 98”3 para la clásica milla.

 

El 7 de enero de 1961 Albatros continuó su vuelo por la ruta de la victoria, de nuevo con la sapiencia de Balsamino Moreira, al superar a Caretón con 3 ¼ cuerpos y tiempo de 78” flat para los 1300 metros. A la semana fue Fore su siguiente víctima, que quedó relegado a 3 cuerpos, agenciando 77”4 para los 1300 metros. A finales de ese mes Albatros viajó a Miami, Florida, con la misión de disputar grandes carreras y luego ser ofrecido en venta. Pero no pudo hacer nada en Estados Unidos y tampoco logro venderse (incluso se comentó que el caballo viajó vendido a Miami por US$60,000, pero el oferente se mostró indeciso y no se entusiasmó mucho con el caballo) así que regresó a Caracas para reaclimatarse y volver al ruedo hípico.

 

Reapareció el 23 de abril, algo falto, pero logró figurar tercero a 1 ¼ cuerpos de Callao. Dos semanas después batió en buena lid a Briseo, que figuró segundo a 3 ¼ cuerpos, agenciando 105”3 para los 1700 metros. Corriendo seguido falló al quedar tercero a 4 ½ cuerpos de King David.

 

Tras un breve descanso de dos meses, Albatros reapareció el 16 de julio en el Trofeo Promoción del Primer curso de Inspectores de Sanidad Dr. Enrique Tejera, en recorrido de 1400 metros. Desde temprano buscó buena colocación y en los 500 finales Balsamino Moreira movió con soltura y su cabalgadura respondió plenamente para escalar el primer lugar y se desprendió para cruzar la meta con 3 ¾ cuerpos de ventaja sobre Faubourg, empleando 84”3.

 

Luego de figurar dos veces tercero detrás de Trigémino, Walter Carrión se hace caballero sobre Albatros y lo guía a un fácil triunfo, con ventaja de 4 cuerpos sobre Lazulita, dejando crono de 84”1 para los 1400 metros. El 16 de septiembre, de regreso con Balsamino Moreira, el veloz zaino protagonizó con Briseo un emocionante final cuando lucharon cabeza a cabeza desde los 500 finales y en los últimos metros Albatros logró sacar margen de ½ cuerpo, parando las agujas del reloj en 124”3 para los dos kilómetros.

 

Dos semanas después, con la monta de Juan Eduardo Cruz, cae derrotado a 4 ¼ cuerpos de Toscanini. A pesar de eso, Albatros fue inscrito en el Clásico Internacional Simón Bolívar con la monta de Walter Carrión, animando gran parte del recorrido para que al final retrogradar hasta el quinto puesto a 7 ¾ cuerpos del ganador Prenupcial. Dos semanas después, apoyado de la maestría de Carlos Cruz, derrotó con ventaja de 3 cuerpos a Cambur agenciando 77” flat para los 1300 metros. A la semana con 400 metros más, Cambur toma revancha de Albatros al sacarle 2 ½ cuerpos de ventaja en la Copa Semana del Músico.

 

En 1400 metros, Albatros es inalcanzable para Cambur, siendo aventajado por 1 ¾ cuerpos y tiempo de 84”2. Pero en la bonita, en los dos kilómetros del Clásico Clausura, Cambur no solo derrotó a Albatros (figuró tercero a 9 ½ cuerpos con la monta de Walter Carrión) sino al crack Klick. El 30 de diciembre Albatros y Balsamino Moreira cerraron el año con un nuevo triunfo, muy fácil, con ventaja de 3 ¾ cuerpos sobre Rebeca II y tiempo de 105”3 para los 1700 metros.

 

El 6 de enero de 1962 Albatros mantuvo la racha de victorias, esta vez con 2 ¾ cuerpos sobre Policeman y dejando crono de 84”3 para los 1400 metros. Al mes regresa Walter Carrión a sus lomos y vuelve a derrotar a Policeman, esta vez fueron 3 ¼ cuerpos de ventaja y tiempo de 77”3 para 1300 metros. Tres semanas después, soportando el mas alto handicap, fue derrotado por un potro argentino en ascenso llamado Mejillón, figurando tercero a 7 ½ cuerpos.

 

El 4 de marzo se dio la partida del trigésimo primer Clásico Gobernación del Distrito Federal. Esta vez el compacto lote corrió a pesos iguales. Salió Cambur en punta fuertemente presionado por Mejillón y en los 600 finales pasó a dominar mientras que Albatros, muy bien colocado con Raúl Bustamante, lo buscó en la curva final y en los 200 finales pasó de viaje y aseguró el triunfo en tiempo de 126”1 con ventaja de 3 cuerpos sobre Mejillón.

 

Se hablada de una posible inscripción de Albatros en el Clásico Internacional de Chile para principios de abril, pero solo quedó en rumores. De regreso al lote común con la monta de Juan Eduardo Cruz, defeccionó al quedar quinto a 10 cuerpos de Mejillón. El 22 de abril, con Raúl Bustamante, logró un decoroso tercer lugar a 5 cuerpos de Klick en la milla y media del Clásico Presidente de la República. Dos semanas después se anotó un bonito triunfo derrotando en gran forma al castrado argentino Bonete por 3 cuerpos y agenciando 78”1 para los 1300 metros. Participó en la Copa Sabio Rafael Rangel pero fracasó inexplicablemente al quedar noveno a 10 cuerpos del veloz Tombrill. El 2 de junio cayó derrotado a 1 ½ cuerpos de Mejillón y regresó con un fuerte traumatismo en el ojo derecho, el Dr. Jesús Lander Guzmán convino la necesidad de extirparle el ojo, o sea que quedó tuerto.

 

Reapareció el 16 de enero de 1963 con Raúl Bustamante up, ocupando el cuarto puesto a 4 ½ cuerpos de Fair. Dos semanas después, ahora con “Erre DeRafael David Guzmán, volvió a figurar cuarto a 13 cuerpos de El Tamao. Prueban con Walter Carrión y el resultado es similar: quinto a 8 ½ cuerpos de El Tamao. Ya la edad (seis años a cuestas) y deteriorado por las lesiones están dando cuenta del veloz zaino.

 

Pero el sábado 16 de febrero fue la reivindicación de Albatros con su afición. Se disputó la Copa Día de la Escuela Naval de Venezuela. Salió en punta Bonete con Tombrill y muy cerca el viejo Albatros. Ya en la recta final la acción se centró entre Bonete y Albatros, y en los cien metros decisivos el nieto de Ruler pasó y aseguró el triunfo con un cuerpo de ventaja y tiempo de 106”3 para los 1700 metros. Albatros demostró que, a pesar de estar tuerto, deteriorado y viejo, era un jerarca en la pista de La Rinconada.

 

 

Luego de figurar cuarto a 3 ½ cuerpos de Empeño y segundo a 1 ½ cuerpos de El Tamao, Albatros participó en la milla del Trofeo Día del Médico figurando tercero a 6 cuerpos de Masticador. Regresó lesionado a la cuadra lo que motivo su obligado retiro de la pista. No se supo más de Albatros hasta que se reseñó su muerte en la prensa especializada, un 7 de noviembre de 1963.

 

Albatros cumplió en Venezuela una de las más brillantes campañas que había cumplido caballo alguno en nuestra pista. Fueron un total de 18 triunfos, además de 3 segundos, 9 terceros y 4 cuartos en 39 salidas a la pista, acumulando en premios la cantidad de Bs. 405.864. Sin dudas que Albatros voló muy alto en la capital de Venezuela.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista La Fusta, Sr. Jaime Casas, Sr. Roger Pérez.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 26 de julio de 2012

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados