Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Arcaro

(Arg, 1948, Arkina II en Marta por Similor)

Por Juan Macedo

 

Haciendo vivir a los aficionados los recuerdos de sus grandes tardes en el Hipódromo Nacional El Paraíso, ahora nos toca rememorar a este poderoso zaino argentino que cumplió una extraordinaria campaña en Venezuela, propiedad del Sr. Luis Eduardo Freites para el cual lució su chaquetilla a franjas verticales blancas y azules, y su adquisición tiene su historia: junto a Arcaro vino la mora Target y fueron ofrecidos primero al jinete Juan Araya (que representaba a un comprador) que iba a comprar uno y puso como condición que los dejara trabajar a los dos. Allí Juan Araya se decidió por la mora y el Sr. Freites, a sabiendas de ese resultado compró al hijo de Arkina II. Definitivamente en el hipismo no hay nada escrito.

 

Nacido en el Haras El Pelado de Jorge de Atucha el 31 de octubre de 1948, este hijo de Arkina II vino de su país de origen homenajeando al excelso jockey norteamericano, inició su vida pistera en El Paraíso bajo el cuidado de Carlos Muñoz Candia en el año 1951 cuando conquistó 5 victorias al hilo y un oscuro séptimo lugar el día de su debut.

 

A inicios del año 1952 pasó a las manos del argentino Juan Pablo Miño con el que logró dos victorias. Su prueba de fuego fue en la milla del Clásico Inauguración de 1952, donde ocupó el tercer puesto detrás de Integro y Hylander.

 

A mitad de año pasó a la cuadra de Salvador Jiménez, quien lo llevó exitosamente hasta fines de ese año, logrando el domingo 12 de octubre en los 1800 metros del Clásico Día de la Raza figurar segundo apenas a ¾ cuerpos del crack Integro y el 26 de octubre fue ganador del Clásico Simón Bolívar con ventaja de 2 ¾ cuerpos sobre Danbydale con la monta de Perfecto Antonio Chapellín y dejar tiempo de 129”2 para los dos kilómetros de recorrido. Este fue un triunfo relevante, ya que representó el primer triunfo en un Simón Bolívar para un jockey venezolano, y quien mejor que Don Perfecto Antonio Chapellín, todo un maestro de la fusta.

 

Luego de un segundo lugar a pescuezo del rendidor Polo Sur en recorrido de 1700 metros de la Copa Sociedad Anticancerosa del Distrito Federal, participa en el Clásico Clausura donde fracasa al quedar sexto detrás del ganador Regalón.

 

En enero de 1953 Salvador Jiménez entregó a Arcaro, dejando la responsabilidad al criollo Juan Solórzano, reapareciéndolo el 14 de marzo ante el máximo lote con la monta de Elacio Peña, ocupando un regular quinto puesto detrás de Integro. Tres semanas después, el 5 de abril, se anota un sensacional triunfo con la monta del chileno Guillermo Zapata al derrotar a Bonjour por cabeza y en tiempo de 89” exactos para los siete furlones. Luego de quedar segundo a cabeza de Sortilegio y cuarto a 3 cuerpos de Polo Sur, fracasa ante Impostor a consecuencia de un problema en el menudillo de la mano derecha.

 

No es sino hasta el 19 de abril, bajo el entrenamiento eficaz de Antonio Algarbe, cuando reaparece con la monta de Jesús Bolívar y lo hace de manera triunfal al superar por un cuerpo a Londres agenciando excelente crono de 100”3 para la milla. Luego de figurar tercero de Pintail, el 16 de mayo con Raúl Bustamante up se anota otro buen triunfo ante el lote máximo, esta vez aventajando a Imprevisto por pescuezo y agenciando 88”2 para los 1400 metros. Luego de seis actuaciones sin deslucir, enfrentando a excelentes importados como Devon’s Hill, Colibrí, Hábil, Mi Socio y Brown Rambler, ahora con el entrenamiento de Enio López el 10 de octubre se apunta brillantemente la Copa Semana del Animal con la monta de Carlos Pérez arreciando su avance al entrar en la recta final, superando a Puntual en final dramático por apenas cabeza parando los relojes en 88”3 para los 1400 metros.

 

Durante el resto del año 1954 y hasta el año 1956 se mantiene activa la vida pistera del hijo de Arkina II a lo largo de 19 actuaciones sin saborear más las mieles del triunfo aunque realizando actuaciones decorosas en las diferentes series para importados donde participó hasta el final de su campaña, a pesar de las lesiones que le aquejaron a lo largo de su campaña. En total completó 52 actuaciones y ganó 13 carreras, 4 segundos, 5 terceros y 8 cuartos, totalizando en efectivo la suma de Bs. 324.478,70. Fue retirado a la cría alojándose finalmente en el Haras Ranco donde, con pocas oportunidades, destacó por intermedio de los ganadores Arca, Ze y Arcaica.

 

Como realmente se puede apreciar, es una campaña realmente extraordinaria si se considera que fue un ejemplar que, de no haber ganado el importante premio que ostenta, nunca hubiera logrado imponer su nombre y clase de campeón entre los mejores de nuestra pista, pues casi siempre sus triunfos pasaron desapercibidos.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas, Sr. Antonio Nicolás Tassitch, Sr. Gastón Savino

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 28 de abril de 2011

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados