Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Barbullón

(Arg, 1959, Bantam en Claraboya por Embate)

Por Juan Macedo

 

Recordado por pocos, el veloz castaño argentino Barbullón fue un notable corredor que brindó gran espectáculo a la afición burrera de principios de los sesenta. Nació en el Haras El Paraíso en el segundo semestre del año 1959, realizó una breve campaña como dosañero en el primer semestre de 1962, ganando una carrera además de figurar una vez segundo, tercero en par de ocasiones y un cuarto en un total de cinco actuaciones, o sea que nunca salió del dinero. Fue exportado a Venezuela para continuar campaña en el Hipódromo La Rinconada luciendo la chaquetilla a cuadros blanco, azul, amarillo y rojo del Stud Barbullón conformado por los Sres. Julio Pocaterra, Julián Abdala y Cecilio Alcántara. Fue enviado a la cuadra de “El MusiúMillard Faris Ziadie quien se encargó de su cuido y entrenamiento.

 

 

Su debut en suelo caraqueño fue el 13 de octubre de 1962, ya con tres años, con la monta de Nicolás Cacique en distancia de 1700 metros, donde fracasó estrepitosamente al quedar décimo a 27 cuerpos de Churumbel. A la semana, esta vez en 1300 metros y el mismo jockey, Barbullón corrió más a gusto y se fue de punta a punta conteniendo al final la arremetida de Manuelillo que quedó a un cuerpo, dejando crono de 79”3. Esto era típico de Don Millard, quien ajustaba a sus pupilos en el debut (a veces en cuatro codos como fue este caso) para tenerlos listos para su siguiente carrera.

 

El 10 de noviembre Barbullón con “El ChanchoCarlos Pérez logró su segundo triunfo con 1 ¾ cuerpos de ventaja sobre Espartaco agenciando 78”4 para los 1300 metros. Luego de caer derrotado apenas por ½ cuerpo por Bull, el 2 de diciembre ganó por tercera vez, ahora superando dramáticamente a Rey del Bosque apenas por ½ cuerpo y dejando tiempo final de 72”2 para los seis furlones. Corrió cuatro veces más durante el mes de diciembre donde logró dos triunfos más a expensas de Jarbas y Probador respectivamente.

 

Barbullón reapareció el 2 de marzo de 1963 con la monta de Luis R. Guanchez para triunfar por sexta vez en su campaña. A la semana cayó derrotado desde el cuarto a 2 cuerpos de Romancero, pero corriendo seguido y con Carlos Pérez ganó en buena lid sobre Helsinski por un cuerpo de ventaja y parando los cronómetros en 78”2 para los 1300 metros. Luego de fallar en la milla donde salió airoso Ramuntcho, el hijo de Bantam ganó dos carreras al hilo, la primera en 1400 metros donde aventajó con 1 ¾ cuerpos a Boeing agenciando 85”3 y luego en 1200 metros (por primera vez ante el máximo lote) donde dio cuenta del veterano castrado Bonete con 2 cuerpos y tiempo de 72” exactos.

 

El 27 de abril Barbullón fue alcanzado por que le sacó cabeza de ventaja. A la semana en el mismo recorrido, ahora con “El NegroJuan Eduardo Cruz, superó fácilmente a Jet con 3 ¼ cuerpos de ventaja y parando los relojes en 85” flat.

 

A pesar del inicio auspicioso en el máximo lote para importados, el hándicap comenzó a hacer mella sobre Barbullón e inició una larga racha de derrotas (en su mayoría excelentes figuraciones) ante ejemplares de la talla de El Tamao, Oliver, Piave, Ferrumbrás, Maniquí, Remanso, entre otros, destacando un segundo lugar a ½ cuerpo de Romancero en los 1800 metros del Clásico internacional Organización Sudamericana de fomento de purasangres de carreras.

                                 

Barbullón reverdeció laureles el 4 de enero de 1964 con la monta de Walter Carrión donde superó al crack Oliver con 3 ¾ cuerpos de ventaja y agenciando 83”2 para los 1400 metros. En la segunda semana de enero viajó a Florida, USA, para continuar campaña, pero regresó sin llegar a correr.

 

Reapareció en mayo con Walter Carrión up, figurando segundo a 3 ½ cuerpos de Bonifacio. Dos semanas después tomo venganza de Bonifacio al derrotarlo por apenas nariz dejando crono de 84”3 para los 1400 metros. Luego de tres figuraciones, el 6 de septiembre con Carlos Pérez en el lomo vence con 3 ¼ cuerpos sobre Bandangán recorriendo los 1400 metros en 84”3. A la semana participó en los 1800 metros del Clásico Internacional Organización Sudamericana de fomento de purasangres de carreras donde ocupó el cuarto lugar a 3 cuerpos de Tronado. Regresó al lote común para figurar segundo a 1 ½ cuerpo de Añorado y cerrar el año fracasando ante Bandangán.

 

Luego de cambiar de cuadra, pasando a las manos de Angel Penna, Barbullón reapareció el 17 de enero de 1965 en 1400 metros, figurando tercero a 3 ¾ cuerpos de Quinado. Después decepcionó en dos ocasiones sin ser enemigo ante Entusiasta y Quinado, respectivamente.

 

aaa Pero el 28 de febrero todo cambió. Fue en el marco del Clásico de los Sprinters, en 1200 metros. Se dio la partida surgiendo con prontitud Aldeano al frente del lote, a su costado Quinado, Jarifo y más atrás Belflete, todos ejercían presión sobre el líder. Al pasar los  primeros 400 metros, cedió un poco Quinado, quedando Jarifo con lo responsabilidad de controlar a Aldeano, mientras que desde el quinto puesto, sin comprometerse en ninguna lucha, se situaba Barbullón.  Al frente del lote la situación era muy difícil, Ni Aldeano cedía en la delantera, ni Jarifo conseguía el pase hasta que entraron en la recta final, donde Jarifo se hizo dueño de la situación, pero al final pagó un alto tributo a su acción inicial y no pudo contener el avance de Barbullón, que en 200 metros lo emparejó y dominó con ½ cuerpo de ventaja terminando el recorrido en 73"1.

 

 

Barbullón no era el que mejor estaba corriendo ni podía decirse que tuviera los ligerezas suficientes para imponerse en una carrera de la severidad que debía resultar este Clásico de los Sprinters; sin embargo, no precisó realmente de ninguna velocidad, sino que corriendo cerca a partir de los últimos 500 metros, lograba dominar a su compañero de cuadra para anexarse una buena victoria, lo que al fin conseguía en un evento Clásico, respondiendo a las preocupaciones de su entrenador, Ángel Penna, que lo presentó en gran estado.

 

Luego de figurar tercero consecutivamente detrás de Quinado, el 4 de abril Barbullón ganó por última ocasión en su campaña (y la única vez en los cuatro codos de La Rinconada) superando a Juglar por 5 cuerpos de ventaja y dejando crono de 114” exactos para los 1800 metros. Dos semanas después participó en la milla y media del Clásico Presidente de la República, pero la distancia le fue realmente larga para el descendiente de Bantam, quedando octavo a 10 cuerpos de Vilcapugio. Barbullón se mantuvo en actividad compitiendo con poco éxito ante el máximo lote de importados contra ejemplares de la talla de Rimel, Barrumbe, Hola Hola, Juglar, Quinado, entre otros, hasta que finalmente fue retirado de las pistas venezolanas.

 

Barbullón completó en el Hipódromo La Rinconada una extensa campaña de 60 actuaciones, de las cuales en 15 logró saborear las mieles del triunfo, además de figurar 13 veces en el segundo lugar, 8 terceros, 6 cuartos y 6 quintos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 426.120. No se le conoce descendencia.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas, Sr. Róger Pérez.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, martes 30 de septiembre de 2014

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados