Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Buscapié

(Arg, 1949, Full Sail en Banshee por Badruddin)

Por Juan Macedo

 

Nacido en el Haras Argentino el 31 de agosto de 1949, el zaino Buscapié demostró en su vida pistera, tanto en su país de origen como en el nuestro, que se trató de un corredor excepcional a pesar que el tiempo se ha encargado de olvidarlo en el baúl de los recuerdos. Fue adquirido en Arg$130.000 y corrió en Argentina durante el año 1952 para las Caballerizas Miss Eureka y El Potrero.

 

En el día de su debut llegó segundo de Make Merry en 1500 metros a dos cuerpos, conducido por J. F. Artigas; en su segunda presentación resultó el ganador con el mismo jinete y la misma distancia haciendo tiempo de 92”3 derrotando a Chantey; luego, en su tercera salida arribó segundo detrás de Setúbal y ganándose a El Aragonés, Branding; en su cuarta salida arribó tercero; Fue en su quinta salida cuando ganó en el Premio Polla de Potrillos derrotando a Make Merry marcando 96”3 para la milla y sacando ½ cuerpo de ventaja. Luego arribó cuarto detrás de Branding, Make Merry y Tarento en el Gran Premio Jockey Club en distancia de 2000 metros; y en su última presentación figuró quinto detrás de Branding. Acumuló en premios la cantidad de Arg$223.766.

 

Llegó a Venezuela el 10 de junio de 1953, específicamente al Hipódromo Nacional El Paraíso bajo una gran expectativa, para correr la chaquetilla blanca del Stud Buscapié del Sr. Manuel Azpúrua Alcántara, cediéndole el cuido y entrenamiento al reconocido Luis Miguel Pecci.

 

Buscapié debutó el 4 de octubre de 1953 en distancia de 1400 metros y la monta de Laffit Pincay, logrando un cómodo triunfo con ventaja de 1 ¼ cuerpos sobre Armadillo, dejando tiempo de 89”2. A la semana siguiente en 1200 metros conserva su invicto, esta vez más fácil al superar por 3 cuerpos a Mataquito y en crono de 74”4. Listo para su gran reto, el sábado 31 de octubre participó en los dos kilómetros del Clásico Simón Bolívar, donde lucha en todo el recorrido para caer derrotado por Los Altos y Matisco por apenas pescuezo de ventaja, en una carrera donde los cronistas de la época dudaron del resultado.

 

 

Dando muestras de su gran clase, el 28 de noviembre Buscapié se anotó un cómodo triunfo para adjudicarse la Copa Jockey Club del Perú. Perfecto Antonio Chapellín, el veterano jinete venezolano, ahora fue el encargado de pilotearlo y llevarlo como era de esperarse. La carrera era de mucha expectativa, pues en ella intervenía el crack Integro. Matisco se adjudicó el segundo a un cuerpo para dejar tercero al campeón Integro, dejando un registro de 113”4 para los nueve furlones.

 

 

El 12 de diciembre, ante el máximo lote común, Buscapié se anota su cuarta victoria luciendo como un crack, superando con margen de 5 ¼ cuerpos al tordillo Bacco y en tiempo de 100”3 para la milla. Luciendo como favorito el 27 de diciembre en los dos kilómetros del Clásico Clausura, fue derrotado en gran final por Integro, quien logró alcanzarlo en los últimos 100 metros y sacarle ventaja de pescuezo.

 

Buscapié pasa a la cuadra del novel Manuel Azpúrua Sosa, que lo reaparece el 28 de marzo de 1954 en la Copa de Oro X Conferencia Interamericana con la monta de Carlos Pérez, donde se bate palmo a palmo con Integro y en la recta final, luego de aventajar al crack, fue sorprendido por el irreverente Genium que logró aventajarle por un cuerpo. A la semana participa en la milla del Clásico Inauguración donde Integro esta vez no se dejó amilanar ante el hijo de Full Sail y lo derrota dramáticamente por apenas pescuezo. El 19 de abril participa en la milla y media del Clásico Presidente de la República, pero el argentino Coloso hace valer su calidad de stayer para sorprender a propios y extraños, dejando a Buscapié a 7 ¼ cuerpos en el segundo lugar.

 

El 20 de mayo, poco después de cumplir un meritorio ensayo, preparándose para su intervención en el Clásico de los Sprinters, Buscapié sufrió un serio accidente en su mano derecha. El hijo de Full Sail, dando demostración de su indudable calidad,  pasó 700 metros en 40”3 con 62 kilos y Juan Eduardo Cruz up. De regreso a su puesto, dio muestras de fuerte claudicación de la mano derecha con todos los síntomas de irremediable fractura. Se le practicaron radiografías y en ellas mostraron una fractura en el sesamoide. A pesar de los esfuerzos de sus propietarios nada se pudo hacer para que Buscapié cumpliera como semental y hubo de ser sacrificado. El caballo estaba asegurado en la suma de Bs. 100.000.

 

Se fue de la pista de El Paraíso un reconocido corredor, que lamentablemente tuvo poca suerte en nuestra pista, ya que tenía todas las características de un crack. Su campaña pistera en Venezuela se resume con 9 actuaciones de las cuales en 4 ocasiones saboreó las mieles del triunfo, además de 4 segundos y un tercer lugar, acumulando en premios la cantidad de Bs. 137,570. Para Don Antonio Tassitch, fue el mejor caballo con campaña en Argentina y pedigree que corrió en Venezuela.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas, Sr. Gastón Savino, Sr. Antonio Nicolás Tassitch

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 28 de abril de 2011

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados