Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Caimán

(Arg, 1945, Full Sail en Ramilla por Diadochos)

Por Juan Macedo

 

Sin lugar a dudas, el castaño argentino Caimán fue el prototipo del crack por excelencia. Nació el 19 de octubre de 1945 en el Haras Argentino en 19 de octubre de 1945. Fue adquirido en los remates de 1947 por Rafael Quiroga en Arg$23.000 para ser llevado a Venezuela. Sin más fama de la de ser hijo de Full Sail, arribó al Hipódromo Nacional de El Paraíso con el nombre de Remesón, al que Don Alfredo Abilahoud le cambió por el nombre de Caimán. Fue un ejemplar de mediana alzada, tranquilo fuera de las pistas, pero que se transformaba al presentir la proximidad de la competencia.

 

 

Estrenó cancha con la preparación de Rafael Quiroga el 26 de junio de 1948 en carrera de 1000 metros (especial para potrillos de 2 años) por el Premio Radio Valera, triunfando sobre Araucano por medio cuerpo con la monta de Carlos Cruz y agenciando 62"3. Desde ese mismo instante pasó a ser uno de los ejemplares consentidos de la afición, hasta el punto que no dudaban en señalarlo como un caballo de garra, que mató pasiones, convirtiendose en un verdadero ídolo.

 

Ese año ganó un total de siete carreras incluyendo el Clásico Hipódromo Nacional medio cuerpo sobre el moro Sandokán en calidad de invicto y agenciando 101"1 para la milla, y su primera derrota fue al figurar tercero en el Clásico Simón Bolívar detrás de Hypocrite, luego figuró tercero en el Clásico Clausura a pescuezo apenas de Siete Bravo y Banco, conducido esa vez por Luis Morón porque Carlos Cruz se hallaba en Chile, en una de las grandes competencias de la historia del hipismo de El Paraíso.

 

 

 

 

En 13 de febrero de 1949 ganó los Clásicos Inauguración (derrotando por un cuerpo al record horse Charm y agenciando 99"2 para la milla), el 27 de marzo el De los Sprinters (derrotando a Araucano), Junta Militar de Gobierno (dejó récord de pista de 153”1 para 2400 metros, el 19 de abril y superando por medio cuerpo al crack Hypocrite), Simón Bolívar (ya bajo el entrenamiento de Emilio Cáceres, una carrera para la historia donde derrotó con cuerpo y medio en buena lid al chileno Sud Oscuro) y Clausura (nuevamente sobre Sud Oscuro). Cayó tercero el 13 de marzo detrás de “la Bala RubiaHaedo y el 18 de diciembre detrás de Rebelión. Logró con sus méritos el merecido Título de Caballo del Año.

 

 

La siguiente fotografía inedita cortesía del Sr. Roque Yoris Soules de "El gran Caimán" como se le decía en aquella Caracas de 1949 aparece a la izquierda Don Antonio Abilahoud (hermano del dueño que era Don Alfredo) y el Comandante Roque Yoris a la derecha. El jinete es Carlos Cruz.

 

 

 

En 1950 continuó su dictadura al ganar en los Clásicos Inauguración (derrotando a Sud Oscuro por 3 cuerpos), Junta Militar de Gobierno (derrotando a Sud Oscuro por un cuerpos y agenciando 154" exactos para la milla y media) y el 18 de junio en el Gobernador del Distrito Federal superando a Sud Oscuro por un cuerpo, pero dos semanas después quedó tercero en el Clásico Fuerzas Armadas detrás del chileno Sud Oscuro (que tomó venganza) y Killard. Pero Caimán ignora la leyenda de la "Mata Caballos" y derrotó a finales de julio a Impetuoso en 1800 metros, agenciando 113"1, En la primera quincena de Agosto apenas puede figurar cuarto detrás de Killard pero se reivindica al derrotar a Campeador en 1700 metros. Las lesiones y los dolores musculares hicieron crisis y tuvo que abandonar momentáneamente las pistas del recordado óvalo paradisíaco, dejando el camino expedito para Sud Oscuro.

.

Reapareció después de 14 meses, el 9 de septiembre de 1951, figurando segundo detrás de “el FerrocarrilIntegro en la Copa Sociedad Anticancerosa del Distrito Federal. Nuevamente sus problemas físicos lo alejaron de las pruebas públicas. Ya para 1952 corrió tres veces en carreras comunes, triunfando en las dos primeras (derrotando a Ballykinlar y Grief respectivamente) y su última carrera fue el 31 de mayo, en milla, figurando quinto detrás del coloso inglés Hylander

 

 

Sólo cuatro jockeys tuvieron la fortuna de montar en pruebas públicas al nieto de Diadochos: Carlos Cruz fue su jinete oficial, lo condujo 27 veces para un balance de 20 triunfos, Guillermo Zapata 2 veces, Laffit Pincay en una ocasión y con Luis Morón que no pudo ganar. Su campaña se resume con 23 primeros, un segundo, 5 terceros, un cuarto y un quinto, en un total de 31 actuaciones, para acumular en metálico la cantidad de Bs. 425.073,65. Retirado a la reproducción, al Haras Codazzi del Dr. Leopoldo Manrique Terrero, tuvo pocos hijos de los que destacan la selectiva Orbital (tercera madre de Powerful y Miss Rochelera) y las ganadoras Amigaza (abuela de Cocuina), Caimancito, Rubén Adolfo, Francesita, Guau Guau, Kariakito, Campesina, El Papá Upa, Bramador, Merideña, Soleada, Pregonera, Astuto, Caimanada, Elenuca, Saturna, Taitú, Perdido, entre otros; ya que en el año 1959 perdió la vida en un accidente pues peleó con otro semental y sufrió una caída mortal, por la cual fue imposible saber si pudo ser tan grande en la cría como en la pista. Los hípicos que vivieron los días gloriosos de Caimán estiman que éste fue el primer gran ídolo que tuvo la afición. No hay dudas que Caimán fue un gran caballo.

 

Fuentes: Revista Turf, Sr. José Rafael Ball, Sr. Hermán Ettedgui, Sr. Roque Yoris S., Sr. Roger Pérez (foto), Sr. Antonio Nicolás Tassitch, Sr. Gastón Savino.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 13 de Abril de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados