Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Cantenac

(Arg, 1951, Advocate en Fond de Cave por Congreve)

Por Juan Macedo

 

Engalana nuestra página Cantenac, un castaño argentino que realizó una de las más parejas campañas y sin lugar a dudas puede considerarse como uno de los mejores importados que han venido a Venezuela en la década de los ’50. Nació en el Haras Ojo de Agua en el año 1951 y fue adquirido por Arg$125.000 por el Stud Dos Estrellas, pero no llegó a realizar campaña en su país de origen. Arribó a Venezuela el 23 de mayo de 1954 con 9 ejemplares enviados por el Sr. Jorge Antonio que obsequió a diferentes personalidades de nuestro mundo hípico, en el caso de Cantenac fue para el Sr. Fortunato Herrera y la chaquetilla azul y fucsia del Stud Cañaveral.

 

Bajo el cuido y entrenamiento de “El MariscalJulio Castro Ruiz, Cantenac debutó el 19 de septiembre de 1954 en el Hipódromo Nacional de El Paraíso en recorrido de 1400 metros realizando una presentación pobre al quedar noveno detrás del ganador Arancel. Pero el 9 de octubre y con la monta de “Mano E’TigreRaúl Bustamante brinda una demostración de calidad al superar por 6 cuerpos a Camandulera y agenciando crono de 90”2 para los siete furlones.

 

Así, el descendiente de Advocate y Bustamante inician una asombrosa racha de victorias: Superó al inglés Puricaure II con ventaja de 6 ½ cuerpos y tiempo extraordinario de 72” exactos para los 1200 metros; derrotó a Acróbata con similar ventaja y crono de 88”2 para los 1400 metros; aventajó a Acacia por 1 ½ cuerpos y tiempo de 89”3 para los 1400 metros y el 11 de noviembre contuvo a Estruendo con ventaja de 2 ¼ cuerpos y crono de 88”4. Pero su magnifica campaña se vio inesperadamente cortada por una peligrosa enfermedad que lo alejó de la cancha por espacio de diez meses.

 

Eso no fue factor de peso para menoscabar su extraordinaria calidad, ya que reapareció el 4 de septiembre de 1955 con el entrenamiento de José Rosendo Fernández y la conducción de Ángel Gutiérrez en recorrido de 1400 metros demostrando gran calidad, derrochando coraje, ya que el encargado de vencerlo fue Tanning, reconocido por sus aptitudes locomotivas, desde el tercer puesto a 1 ¼ cuerpos. Dos semanas después, con Raúl Bustamante up y en milla, se ve las caras con el invicto Préndase donde realizó otra emotiva actuación sin llegar a triunfar, ya que tuvo que conformarse con el lugar de escolta a 1 ¼ cuerpos.

 

El 30 de octubre participó en su primera prueba selectiva, los dos kilómetros del Clásico Simón Bolívar, pero la superioridad de Préndase se puso en evidencia en esa ocasión y aventajó al pupilo del Cañaveral con ventaja de 6 ½ cuerpos de ventaja. Cantenac pasó a la cuadra de Camilo Paz que “le consiguió la vuelta” y el 26 de noviembre se anota un bonito triunfo al aventajar por apenas cabeza a Atoyac y dejando registro de 87”2 para los siete furlones. Culmina el año con dos triunfos más: superó a Lord Tip con ventaja de 3 ½ cuerpos y tiempo de 73”1 para los seis furlones y aventaja a Ricotón con 1 ½ cuerpos y crono de 88”4 para los 1400 metros.

 

Reapareció el 4 de febrero de 1956 en marco de los dos kilómetros de la Copa Temporada Extraordinaria con la monta de Juan Eduardo Cruz pero defeccionó desde el séptimo puesto a 13 cuerpos del crack Viviani, ya Cantenac advertía “me dejan corriendo las cortas e intermedias”.

 

Luego de superar algunos problemas físicos, regresó a la pista caraqueña el 12 de mayo nuevamente con la monta de su jinete oficial Raúl Bustamante para ganar determinantemente con ventaja de 1 ¼ cuerpos sobre la campeona chilena Cinda, dejando crono de 73 exactos para los 1200 metros. Tan convincente su actuación que a la semana participó en los 1200 metros del Clásico de los Sprinters y realizó la mejor actuación de su vida pistera, al desplazarse de manera asombrosa en el primer lugar en tan corto recorrido para igualar el record de pista en posesión del inmortal Hypocrite, 71”2, con una ventaja humillante de 8 ½ cuerpos sobre Viviani.

 

 

Pero la precaria salud de Cantenac sigue afectando la continuidad de su campaña, y no es hasta el 11 de noviembre cuando reaparece como un crack, superando a Petare con ventaja de 2 ¾ cuerpos y tiempo de 86”3 para los 1400 metros. Tres semanas después nuevamente pisa la arena de El Paraíso pero simplemente no puede, figurando sexto a 5 ¼ cuerpos de Petare, que aprovechó para vengarse.

 

Otro reposo obligado, esta vez cinco meses, y Cantenac reapareció el 19 de mayo con la monta de “Doble FeoJuan Leopoldo Mendoza en marco del Clásico de los Sprinters pero fracasó ruidosamente desde el séptimo lugar a 18 cuerpos de su compañero de cuadra Senegal. Fue inscrito en dos oportunidades más, pero fue retirado por su lamentable estado de salud.

 

 

 

Luego de estar alejado de la cancha varios meses, murió Cantenac el 23 de agosto de 1957 en su cuadra, a pesar de los grandes esfuerzos realizados por el personal que le asistió en todo momento. Su accidentada campaña se resume de la siguiente manera: un total de 18 actuaciones de los cuales en 11 ocasiones saboreó las mieles del triunfo, además de anotarse 2 segundos y un tercer lugar, acumulando en premios la cantidad de Bs. 196.421. Así se perdió un posible mejorador de la cría nacional.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas, Sr. Gastón Savino, Sr. Antonio Tassitch, Sr. Raúl Bustamante Banda

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 26 de mayo de 2011

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados