Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Cónsul

(Fr, 1919, Prestige en Congressite)

Editado por Juan Macedo

 

El siempre recordado Cónsul, posiblemente el primer gran crack del hipismo venezolano, nació en Francia en el año 1919. Este ejemplar fue importado por un gran turfista como lo fue Don Eloy M. Pérez y que fue adquirido por Don Gonzalo Gómez para defender sus colores blanco y rojo. No tenemos información de su campaña pistera en el viejo continente.

 

 

Cónsul corrió por primera vez en el Hipódromo Nacional El Paraíso en la tarde del 18 de febrero de 1923, con cinco años a cuestas, logrando un tercer lugar, para 8 días después comenzar una serie de victorias que debían convertirlo en un auténtico ídolo de los hípicos.

 

Aunque la información de la época es pobre y dispersa, podemos constatar de dos grandes triunfos del francés Cónsul en el viejo Hipódromo Nacional El Paraíso:

 

Con una recompensa para el primero de Bs. 10.000 para la edición del año 1923 en el Clásico Presidente de la República, Cónsul fue el ganador, recorriendo los 2400 metros en 162” y fueron sus escoltas Spur del Sr. Alfredo Vegas y Pandereta del Sindicato El 3.

 

Para la temporada 1924 Cónsul se adjudicó por segunda vez el Gran Premio Clásico Presidente de la República y con 60 kilos, piloteado por Ángel Cordero señalando tiempo de 160”3.

 

Cónsul pasó a la historia de nuestro turf como magnífico corredor no solo en nuestro país, ya que es interesante destacar que fue llevado a Puerto Rico y Panamá, lugares donde dejó constancia de su excepcional calidad.

 

Por cierto en ese año 1924, meses después de su renombrado triunfo en el Presidencial, pudo tener su culminación en la ciudad de Lima, Perú, en ocasión de corredse el Gran Clásico Centenario de Ayacucho, instituido como uno de los números más importantes que se programaron para el Centenario de la batalla de ese nombre, donde la conducta de su piloto Cordero fue objeto de severos reproches ya que realizó una deleznable maniobra y aún así se clasificó en tercer lugar, llegando Cónsul con la boca sangrando… por los esfuerzos de Ángel Cordero.

 

Retirado de las pistas, el francés Cónsul fue probado como semental en el Haras Macarao. Y su comportamiento en ese nuevo rol fue realmente envidiable, tomando en cuenta las precarias e improvisadas condiciones de la cría nacional de la época, destacando por intermedio de varios de sus hijos, como Gold Button, Consuelo, Alas, La Mulera, Silver Button, Dame El Claro, Manaure, Bicoca y otros, que evidenciaron en notorias performances que lo que se hereda no se hurta. Lamentablemente el 5 de julio de 1934 Cónsul falleció en el Haras Macarao, cerrando así uno de los primeros capítulos de nuestro hipismo.

 

Fuentes: Sr. Luis Plácido Pisarello, Revista Gaceta Hípica, Sr. Manuel Jiménez.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, viernes 29 de mayo de 2015

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados