Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Debonair Prince

(Am, 1970, Lucky Debonair en Princess Rousell por Revoked)

Por Juan Macedo

Sin lugar a dudas, uno de los ejemplares excepcionales que haya realizado campaña en nuestro país fue el norteamericano Debonair Prince. Este zaino era hijo de Lucky Debonair (ganador del Kentucky Derby y Santa Anita Derby entre otras carreras importantes) en Princess Rousell por Revoked, que corrió para los colores negros con media luna del Stud Chivacoa de Doña Peggy de Azqueta y siempre fue entrenado por el inimitable Millard "Musiú" Ziadie.

Debonair Prince

La adquisición de este notable purasangre es una singular anécdota: Don Millard Ziadie viajó a Miami con los señores Azqueta, específicamente a Hialeah. Examinaron unos 20 potrillos y seleccionaron tres de ellos. El Musiú quería verlos galopar y pronto salieron todos; y delante de ellos venia Debonair Prince (que no era uno de los seleccionados). Don Millard les preguntó: ¿Cuanto quieren por ese caballo?, ¿Cual, el de afuera? y los sorprendió al responder: No, ¡el de adentro!. Pero si a usted le gusto el de afuera... Si, pero galopando me gusta el de adentro. Así compraron a Debonair Prince.

Sin realizar campaña en su país de origen, Debonair Prince debutó a los dos años con casquillos de hierro y la monta de Adone Bellardi arribando séptimo a 16 largos de Jaén, pero a pesar de ese estreno poco afortunado y sin los casquillos de hierro, en su segunda presentación obtiene su primer triunfo derrotando por casi 4 cuerpos a Dayflower.

A pesar de ser retirado en la segunda semana de enero de 1973 por Claudicación del Miembro Anterior Derecho, reapareció figurando segundo a cinco cuerpos de de la fogueada Marizai y Don Millard no dudó en bajar a Adone Bellardi para montar al "Monstruo" Gustavo Avila. A partir de ese momento el nieto de Vertex se convirtió en un caballo excepcional, logrando una importante cantidad de triunfos derrotando a los mejores importados del patio. Incluso se habló de participar en el Preakness Stakes o en el Belmont Stakes, pero sin llegar a concretar esa idea.

La racha ganadora duró hasta el 13 de mayo de 1973 cuando apenas llega quinto a 11 cuerpos de Billy Bremner, en lo que fue su peor carrera en ese año, conducido por Jesús Salcedo, quien no lo había llevado nunca ni volvió a montarlo después. Siguiente ganó el 27 de mayo la Copa Gaceta Hípica por 3 cuerpos sobre McKenna's Gold agenciando 127"1 para los 2 kilómetros con Ávila up, sigue su racha ganadora derrotando dos veces seguidas al clásico inglés Fast Track en la primera serie. Para ese entonces se corrió el rumor de una posible participación del pupilo de Ziadie en el Prix de L'Arc de Triomphe en Paris, pero solo quedó en rumores.

Acto seguido, participó en el Clásico Independencia Día del Ejercito en 2400 metros, donde logró un excelente segundo lugar tras el argentino Rocker II y figuró cuarto en el Clásico Fuerzas Armadas ganado por el fenomenal McKenna's Gold, carreras donde demostró que aún no estaba preparado para la distancia de aliento. 

Después de eso, no conoció más la derrota (ganando incluso en primera serie con 59 kilos) hasta que obtuvo su ultimo triunfo en el Clásico Asociación Hípica de Propietarios donde batió por 6 cuerpos a Joyful y Piamen que arribaron igualados para el segundo lugar, agenciando 126" exactos para los dos kilómetros, siempre con la monta de Don Gustavo Ávila.

Debonair Prince con Gustavo Avila

Estaba nominado para el Gran Premio Clásico Simón Bolívar, trabajó 1000 mts en 64" con Avila encima y se fracturó. Don Millard trató de mantenerlo en campaña y lo inscribió en noviembre y enero de 1974, pero en ambas ocasiones debió ser retirado porque no pudo reponerse de su lesión y de esta manera terminó su campaña pistera.

A pesar de su intempestiva salida de las pistas, obtuvo el título de Caballo del Año. Su campaña se sintetiza de la siguiente manera: 19 actuaciones en la pista de La Rinconada obteniendo 13 triunfos, 2 segundos, 1 tercero, 1 cuarto, 1 quinto y una carrera fuera del marcador que fue en su debut, para totalizar en metálico la cantidad de Bs. 523.000.

Desde el momento de su retiro en 1975, fue alojado en el Haras Anamar donde llegó a servir algunas yeguas, no tantas como hubiese sido lo anhelado. Los grandes planes parecían trazados para 1976 y años subsiguientes, pero desafortunadamente Debonair Prince murio el 15 de enero de 1976 víctima de un cólico fulminante, constituyendose en una lamentable baja. De esa unica producción destacó los ganadores Lucky, Carboncillo y Miss Debonair.

Fuentes: Revista Equino's, Revista Gaceta Hípica, Sr. Roque Yoris S.

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 04 de Enero de 2001
Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados