Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

El Chama

(Arg, 1951, Claro en Sheelah por Serio)

Por Juan Macedo

Otro de los grandes corredores del Cono Sur que pisaron tierra venezolana fue sin dudas El Chama, un argentino muy "pibe" que consagró al Hipismo en Venezuela en los Estados Unidos de América, un vistoso castaño hijo de Claro en la matrona Sheelah que nació en el Haras Don Santiago el 20 de septiembre de 1951. En los remates de 1953 fue adquirido por el Stud Mecha en Arg$50.000 y con el nombre de El Shah ganó 3 carreras de 11 salidas en su país de origen y Arg$104.500, mostrando ser un purasangre rendidor.

El Chama

Ya en Venezuela, propiedad del Stud El Rio del Dr. Carlos Vogeler Rincones y el Sr. Edmundo Luongo Cabello, entrenado durante toda su campaña por el norteamericano Jack Israel La Belle, su debut se produce en la reunión N° 7 del sábado 23 de abril de 1955 en la 9° Carrera en tiro de 1200 metros, ganando Cobre registrando 73'' exactos, ocupando El Chama el décimo primer puesto bastante lejos del ganador conducido de Laffit Pincay y 55 unidades. A la semana, en su segunda salida, tambien fue ampliamente superado.

Paulatinamente surgió en la esfera del hipismo, en su tercera salida en el óvalo paradisíaco, al ganar su primera competencia en la reunión 11 del sábado 7 de mayo en la 4° carrera, sobre 1400 metros en 89'' a las ordenes del venezolano Elacio Peña sobre Fumarola. Cuando El Chama logró su cuarta victoria el 19 de junio en sensacional atropellada sobre Helicóptero por un cuerpo, dejando crono de 100"4 para la milla, su jinete Federico Dupuy aconsejó a La Belle para correrlo en distancias de aliento. La Belle tomó el consejo y fue el 5 de julio, en el marco del Clásico Fuerzas Armadas donde obtuvo su primera figuración selectiva al figurar 2° a cuerpo y medio del ganador Sundín, en atropellada tardía con la monta de Juan Fernando Vidal. Luego de fracasar en el lote común, su primer triunfo clásico fue el 21 de agosto de 1955 en el Clásico Gobernador del Distrito Federal, donde en atropellada sorprendió apenas por cabeza a Reintegro, agenciando 125"1 para los dos kilómetros y la inolvidable conducción de Juan Eduardo Cruz.

El 25 de octubre de 1955, se corrió el X Gran Premio Clásico Simón Bolívar, sobre 2.000 metros, donde por vez primera intervendría un animal venezolano y ese fue El Griego, el cual fue ganado por el invicto argentino Préndase del Stud María del Carmen con "El Colorao" Angel Gutiérrez al mando, en tiempo de 125''1, estando segundo Cantenac con el ecuatoriano Walter Carrión, tercero El Chama, con el finado Juan Eduardo Cruz quien jamas pudo obtener este premio, cuarto Manzanares y Manuel Quezada en la silla, quinto Impertinente con Manuel Camacaro, sexto Atoyac, séptimo Platudo, ocupando El Griego el ultimo puesto y 46 kilos de peso.

Cuenta Don Diego García Ortín "Un día de 1967, antes de montarme en avión de Viasa que iba a Norteamérica, compré la Gaceta Hípica y al despegar la saqué y me puse a leerla. Al lado mio se sentó un señor que se veía bien vestido, de buen talante y de trato afable. Me preguntó que si me gustaban las carreras de caballos y yo le dije que sí. Entonces me preguntó si yo había oido hablar de El Chama y el Washington D.C. International. Yo le contesté que claro que sí y entonces comenzó el Dr. Carlos Vogeler presentándose y me dijo que él había sido el dueño de El Chama. Entonces me contó que el Clásico Simón Bolívar lo había perdido El Chama, pero que había llamado por teléfono a Mr. Shapiro en Laurel Park para que invitara al perdedor (o sea a El Chama), el Sr. Shapiro le contestó que ya no había tiempo o en todo caso que no se podía. Entonces el propietario de Préndase (Federico Siccardi) le contestó diciendo que entonces si no iba El Chama el otro tampoco asistiria. Hubo un toma y dame y por fin aceptó Mr. Shapito invitar a El Chama, pero sus propietarios debían correr con todos los gastos (flete, seguros, estadía, que ascendieron a unos 4 mil dólares)". 

El Chama y Préndase salieron en un avión, de hélice, comercial rumbo a Dulles Airport en Washington via Miami. Cuando llegó el avión a ese aerepuerto norteamericano, los dos caballos titiritaban porque estaban congelados del frio. Un empleado de la línea cuando vió la situación se fué hasta un avión de pasajeros y buscó varias cobijas que mojaron en agua caliente y se las pusieron encima a los caballos. Sumamente preocupado por la tardanza del transporte terrestre, Joe La Belle masajeaba los ejemplares y les cambiaba las cobijas calientes. Asi dando tumbos terminaron de llegar a Laurel Park.

Tuvieron que cumplir con la cuarentena y cuando por fin salieron para ser llevado a sus boxes, los dos caballos habían perdido un montón de kilos de peso. Sólo al pasar cuatro días puedieron salir a la pista por primera vez con "El Colorao" Ángel Gutiérrez sobre el flamante ganador de nuestro magno evento, Préndase y con el maestro Raúl Bustamante, iba El Chama. No lucieron nada en los aprontes y los entendidos de USA no le daba posibilidad alguna. Inclusive, cuenta Don Diego García Ortín que el Dr. Carlos Vogeler todavía sentido le comentó que no los habían invitado a una cena de gala la noche anterior al International. Ya Raúl Bustamante, el día anterior, jueves, le había dicho al Dr. Vogeler y a La Belle que "El Chama anda en el aire". 

Minutos antes de los 2400 m del Clásico Washington D.C. International, cuando se hizo caballero sobre El Chama, el popular "Mano e' Tigre" Raúl Bustamante le dijo al Dr. Vogeler: "Por Venezuela y por Chile ganamos la carrera, Dr." y le alzó el látigo. Se dió la partida y en los últimos 400 metros era Venezuela con Préndase y El Chama quienes decidirian la carrera. En los últimos brincos El Chama se creció y logró la victoria más importante en su carrera pistera al doblegar a la crema y nata del hipismo mundial, derrotando a su compañero de delegación por cabeza, en la cancha del Laurel Park el 11 de noviembre de 1955, derrotando además a ejemplares de la talla de Social Outcast, Panaslipper, Mister Gus, Traffic Judge, Darius y Mahan; y jockeys de la importancia de W. Hartack, E. Arcaro, W. Shoemaker y. L. Piggot. Se comenzó a buscar la bandera de Venezuela para izarla, al tiempo que comenzaba el Himno "Gloria al Bravo Pueblo". El Dr. Vogeler se lanzó desde un primer piso y se dislocó un tobillo pero se vino a dar cuenta después de la celebración de la entrega del trofeo.

El Chama regresó a Venezuela y el 17 de noviembre fue homenajeado en una reunión especial. No fue hasta el 3 de febrero de 1956 cuando reapareció obteniendo el segundo lugar a 3 cuerpos detrás de Viviani en la Copa Temporada Extraordinaria, regresó a USA para participar el 28 de febrero en el Hialeah Turf Cup Handicap sin éxito, pero de nuevo en nuestro país el 19 de abril galopó el Clásico Presidente de la República en 157" flat para los 2400 m jineteado por el chileno Jorge Contreras (representó su primer triunfo en el país), derrotando a los veloces Ricotón y Lujoso respectivamente.  

Su última figuración selectiva fue en el Clásico Fuerzas Armadas de 1956 donde obtiene el cuarto lugar detras de Sundín, Ricotón y Tiberio. Pasó a la cuadra de "El Mariscal" Julio Castro Ruiz pero sin mostrar la misma calidad. Su ultima presentación la efectúo en la reunión N° 38 del domingo 29 de julio de 1956 en la 8° Carrera sobre 1.800 metros, Copa República del Perú, ocupando el séptimo o penúltimo puesto, detrás de Tanning, con 54 kilos y en las riendas de Laffit Pincay. En ese momento Joe Israel La Belle expresó "El Chama es uno de los grandes caballos que he conocido, pero esta derrota es el fin de El Chama. Jamás volverá a correr bien. Lo siento porque ha sido el mejor caballo que he tenido en mis manos". Su campaña en Venezuela fue de 19 actuaciones para 7 triunfos, 2 segundos, un tercero y 4 cuartos, acumulando Bs. 225.296 en premios, claro está sin incluir los $60.000 del Washington D.C. International. Retirado a la cría en el Haras Los Manatiales apenas tuvo dos temporadas de montas ya que falleció en 1960, a pesar de ello destacó por intermedio de los selectivos Chorrerón y Amaltea; además de los ganadores Costa Maya, Signo Más, Barbecho, Chupeta y Alfaibeta.

 

Fuentes: Sr. Julio Rafael Chacín, Revista Hipódromo, Sr. Agustín Pérez, Sr. Diego García Ortín, Sr. Roque Yoris S., Sr. Raúl Bustamante Banda, Sr. Antonio Nicolás Tassitch, Sr, Gastón Savino.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 04 de Enero de 2001
Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados