Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Four Clubs

(Arg, 1964, Fierabrás en Shamrock por Scratch)

Por Juan Macedo

 

Cuenta la crónica de entonces que sólo unos pocos ejemplares de carreras podrían presumir de tener una belleza como la que poseía el argentino Four Clubs. El guapo potro alazán personificaba todo lo que un criador buscaba en la formación física de un caballo de carreras ideal. Nacido el 22 de julio de 1964 en el Haras El Paraíso, fue propiedad de su criador, el Sr. Ernesto Pueyrredon para sus colores plomo con bandas negras del Stud Los Patrios.

 

Ingresó a Venezuela en 1967 sin cumplir campaña en su país de origen ya que lamentablemente sufrió una lesión en una rodilla izquierda (una periostitis), y bajo el tutela de Domingo Noguera Mora, que con mucha paciencia lo llevó ya que era imposible entrenarlo como a los demás purasangres, se reveló como un gran caballo distinguiéndose por su velocidad y consistencia. Ganó tres carreras en calidad de invicto antes de perder, llegando quinto, en una carrera sumamente extraña. Con la monta de “El Monstruo” Gustavo Ávila logró cuatro triunfos más de manera consecutivas, una de ellas derrotando a Angélico por dos cuerpos y medio agenciando 112” para los 1800 metros y previo al Clásico Simón Bolívar derrotó por ocho cuerpos a Palomba registrando un notable 125”2 para los dos kilómetros. Y fue justo en el Gran Premio Clásico Simón Bolívar de 1967 perdió su racha al fracasar llegando noveno a 8 cuerpos del inmortal Chateaubriand, para después figurar llegó tercero en una carrera del lote común.

 

En 1968, ya recuperado, continúa una seguidilla de siete triunfos consecutivos cuando realmente dio verdaderas muestras de ser un auténtico campeón. Una de esas victorias fue en el marco del Clásico Presidente de la República con la monta de Gustavo Ávila donde derrota fácilmente a rematador Renombre agenciando 153”3 para los 2400 metros. Según la crónica de la época, en ese ínterin un grupo de hípicos norteamericanos ofrecieron US$100.000 por el hijo de Fierabrás, pero la lesión en la rodilla hizo crisis, desestimando la negociación.

 

 

Reapareció con Gustavo Ávila una semana antes del Clásico Simón Bolívar, tras un largo paro, de manera triunfante, lo que no se sabía que ese fue su último triunfo. Justo el día del Gran Premio Simón Bolívar de 1968, el hijo de Fierabrás lució seriamente lesionado y apenas pudo llegar octavo a siete cuerpos del uruguayo Vivo. Corrió ocho veces más hasta el primer trimestre de 1969 pero sin lograr ganar, aunque realizó buenas exhibiciones corriendo en las agrupaciones de primera serie y algunos intentos infrutuosos en pruebas clásicas. Así completó una gran campaña de 26 actuaciones destacando con 14 triunfos, dos segundos, dos terceros y un cuarto para acumular en premios Bs. 391.916,50

 

Retirado de las pistas, fue negociado para convertirse en semental en el Haras Karen Sissy del empresario José Sahagún y Domingo Noguera Mora, ingresando ese año 1969. Su mejor hijo fue el ganador selectivo Sol Mayor, pero también destacaron Alí Bon Bon, Arancel, Embustera, Flecha Alazana, Cork, Cebollita, Laguna (abuela de Chabucano), Maximova, Forget, Cuatro Trébol, Urge, Diagonal, La Begun, Willie Potente, Epa, Belcebú, Parapiola (madre de Mensaje), Profunda (abuela de Choper), entre otros.

                                                        

Fuentes: Revista Hipódromo, Revista Gaceta Hípica, Sr. Gastón Savino, Sr. Antonio Nicolás Tassitch.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 05 de octubre de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados