Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Futrone

(Chi, 1964, Licencioso en Frenética por Chateau Iquem)

Por Juan Macedo

 

Se le rinde un pequeño homenaje al “Caballo de HierroFutrone, purasangre chileno nacido el año 1964, hijo del inmortal Licencioso en Frenética por Chateau Iquem. Aunque su campaña en Venezuela no fue extraordinaria, estableció un récord que ha sido muy difícil de igualar: participó cinco veces en la carrera más larga de nuestro hipismo, los 3200 metros del Clásico Fuerzas Armadas. Por cierto, Futrone significa en la lengua Mapuche “Lugar de las humaredas

 

 

Sin realizar campaña en su país de origen, Futrone fue adquirido por el Dr. Ramón T. Echegaray Acuña para correr en el óvalo caraqueño con sus colores amarillos y morado del Stud Ageve. Inició campaña bajo el entrenamiento de Don Arturo Muñoz en 1968, donde obtuvo dos triunfos y una serie de figuraciones en el marcador en un total de 19 actuaciones, sin llegar a demostrar su capacidad como notable fondista, para mantenerse entre la novena y octava serie para corredores importados.

 

Desde inicios de 1969, el hijo de Licencioso comienza a destacar viéndose muy bien en distancias superiores a la milla, a pesar de sus 400 kilos de peso físico, una carrera notable fue aquella que se escenificó el 27 de abril en los 9 furlones del Trofeo Sabio Rafael Rangel, cuando corrió muy retirado del lote y en largísimo atropellada, logró figurar tercero detrás de los rendidores Orchard Boy y Campanero II, superando a buenos corredores como Wippip y Le Corbusier.

 

Su entrenador Arturo Muñoz fue suspendido y Futrone pasó a manos de Don Carlos Quezada, quien continuó trabajando en la acción ascendente del noble fondista. El 1 de junio triunfó por tres cuerpos a Le Corbusier en el Trofeo II Aniversario del Instituto de Previsión Social del Abogado, conducido por Rafael David Guzmán, recorriendo los 2000 metros en 126"1. El 29 de junio volvió a triunfar, aventajando a Río Bolsón agenciando 127"1 para los dos kilómetros. Ya sus propietarios soñaban con un triunfo en el Clásico Fuerzas Armadas.

 

Buscaron al veterano Walter Carrión e inscribieron a Futrone en la carrera más larga del calendario hípico nacional, buscando explotar su capacidad como fondista. En ese 5 de julio el escenario del Clásico Fuerzas Armadas fue, como de costumbre, multitudinario. Una inmensa cantidad de público plenó las tribunas y los sitios adyacentes de La Rinconada, lo cual propicio un record de jugada.

 

Se dio la partida y el veloz Rajador asumió el primer lugar, corriendo delante de Veguero, su compañero de llave. Después iban Viquingo, Chateaubriand, Four Clubs, Brandy Bravo, Canelo, Fausto II, Gold Crown, mientras Futrone se quedaba bastante lejos en los últimos lugares acompañando a Survol. Cumplida la primer vuelta Rajador sustentaba el comando, pero ya se veía bastante asediado por Chateaubriand, Viquingo y Veguero. Sin embargo, cuando el lote pasó por terrenos de los 1000 metros, segunda vuelta en la recta opuesta, se lanzó el número 4 mostrando al público sus colores amarillo y morado. Era Futrone, que aunque corría a unos ochenta metros del puntero, descontaba palmo a palmo la ventaja en tren amenazador.

 

Ya entrada la recta final, Chateaubriand peleaba el primer lugar con Viquingo, pero ya entonces Futrone había tomado contacto con ellos y tan pronto mediaron la recta decisiva pasó de un viaje, sin que ninguno de sus opositores pudiera impedirlo, para triunfar con una venta de 10 cuerpos sobre el campeón Chateaubriand. Futrone, que fue un verdadero espectáculo, recorrió los 3200 metros en tiempo de 211"1 y fue el sexto triunfo de su campaña.

 

 

El problema con Futrone es que la programación no estaba diseñada para ejemplares como él. De todas formas tuvo, durante ese año que fue el mejor de su vida pistera, otras buenas figuraciones como la lograda el 2 de agosto en el Trofeo Dianne Crumb, Bárbara Jo Rubin y Tuesdee Testa ubicándose tercero de Goabundle y Chateaubriand, o aquel fabuloso segundo obtenido el 7 de septiembre en el Clásico Internacional de las Américas donde cayó derrotado a medio cuerpo del crack criollo Canelo y derrotando a notables corredores importados como Chateaubriand, Embusteroso, Viquingo, Macabí, Corroborí, Vivo, Breso, Orchard Boy y Calcas. También figuró segundo a 8 cuerpos de Macabí en los 1800 metros de la última edición del Clásico Organización Sudamericana para el Fomento de Pura Sangre de Carrera y cuarto de Paraje en el Clásico Jockey Club de Venezuela.

 

Comienza 1970 y Futrone pernota en la primera serie ante los mejores importados, Durante ese año no logra triunfo alguno, pero realiza buenas figuraciones como un tercero detrás de Macanao y Paraje en el Clásico Fuerzas Armadas y un cuarto detrás del crack Gliss en el Clásico Asociación Hípica de Propietarios. En 1971 obtiene su séptimo (y último triunfo de su campaña) a expensas de Cinnamon, además logra figurar tercero detrás del uruguayo Rinconcito en su tercera participación en el clásico de las dos vueltas.

 

A inicios de 1972 figuró quinto a 23 cuerpos de Fast Track y terminó lesionado. Fue enviado al Haras Corumbo, donde se transforma en el padrote estelar y cubre el pequeño grupo de yeguas perteneciente a ese haras, pero a mediados de junio reaparece en la Preparatoria del Fuerzas Armadas en 2200 metros, quedando séptimo a 30 cuerpos de Patrick, para luego participar por cuarta vez en el Clásico Fuerzas Armadas con la monta de Ricardo Ferrer, logrando un notable segundo lugar a cuatro cuerpos del tordillo Provocón. Mucho fue el esfuerzo y fue regresado nuevamente al Haras Corumbo.

                                                       

Pero justo un año después, el 5 de julio de 1973,  echa por tierra la teoría de que el Clásico Fuerzas Armadas es “mata caballos” y a los nueve años de edad participa por quinta vez en los 3200 metros, pero esta vez sin suerte para fracasar sin atenuantes ante el inglés McKenna’s Gold. Su campaña total fue de 86 actuaciones para 7 triunfos, 12 segundos, 13 terceros y 10 cuartos para un total acumulado de 516.682,30 Bs. En la cría su producción fue muy limitada, recibiendo solo las oportunidades que le fueron ofrecidas en el Haras Corumbo, pero destacó por intermedio de la ganadora clásica Ligiola; la selectiva Nicolina y los ganadores Recio, Saraí, El Zar, Juanola y Edalpe. Esta es la historia de un ejemplar que rompió paradigmas y, a pesar de no haber sido nunca un campeón, siempre estará en el recuerdo de los hípicos de Venezuela. Finalizo con este acertado comentario del Sr. José Miguel Romero "Recuerdo a Futrone, que sin ser muy llamativo está en el recuerdo de los aficionados como un verdadero campeón ¿porque? Ganó carreras increíbles a caballos de 1, 2 y 3 serie cuando venia de 4, 5 y 6 serie, aunque subiera de lote siempre era peligroso por su atropellada, por eso lo disfrutamos y recordamos". 

 

Fuentes: Diario El Nacional, Revista Gaceta Hípica, Guía Azul, Sr. José Miguel Romero Travieso, Sr. José Elías Ibáñez (video)

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 10 de mayo de 2007

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados