Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Kompinche

(Uru, 1963, Mi Tocayo en Melisande)

Editado por Fernando J. Gil

 

Según su entrenador y propietario en Paraguaná, el desaparecido SebastiánChanoGonzález, el caballo Kompinche ha sido el mejor purasangre que ha pisado esa tierra falconiana, opinión compartida por muchos y otros no.

 

Lo que si es cierto y seguro es que ha sido el primer ejemplar que tras hacer campaña en Falcón triunfó en La Rinconada y esto es en verdad difícil de igualar.

 

Este Kompinche que llenó en su época metros y metros de comentarios en revistas y periódicos y es un caso inigualable en el que el protagonista principal fue la propia afición que vivía en carne propia los triunfos y derrotas. Nació este zaino en las tierras del sur, en Uruguay, en el año de 1963, su padre Mi Tocayo y su madre Melisande.

 

Fue traído a Venezuela en 1966 sin campaña en su país de origen y debutado el 31 de julio en distancia de 1300 metros con la monta de Nilio Bracho y el entrenamiento de Eduardo Azpúrua. Una partida desafortunada lo hizo relegar al quinto lugar a 8 cuerpos de Caléndola en 80”2 para los 1300 metros. Fue su mejor carrera ya que posteriormente no pudo volver a figurar en otras 6 actuaciones bajo el cuidado de José Rosendo Fernández. Fue vendido al Stud Deca y realizó su campaña de 1967 bajo el cuidado de JoséYeyoNúñez quien logró figurar en la cuarta casilla 3 veces en 5 actuaciones, la última con la monta de Cecilio García el 20 de marzo.

 

Es llevado entonces con apenas 4 años a la provincia y es en Punto Fijo donde sigue por el resto de ese año, comenzando una carrera meteórica hacia el estrellato, ganando tanto comunes como selectivas con una pasmosa facilidad, como el día 9 de julio cuando con 55 kg y Silvio Rovero, galopó el Clásico Fuerzas Armadas Nacionales en 2000 metros con más de 12 cuerpos venciendo entre otros a Satán, Tucabel y Mimado. Estas continuas actuaciones van generando simpatías y a finales de 1968 la Sra. Sara Fernández de Valera lo llevó de vuelta al Hipódromo La Rinconada, una locura mucho mayor que la de Pedro Baptista con Cañonero.

 

Reapareció el 9 de noviembre en distancia de 1400 metros bajo el cuidado de Antonio Algarbe y con la monta de Carlos Cruz llegando décimo a 20 cuerpos del ganador, actuación que no desanima a los cuyos quienes lo dejan seguir. En su próximo estaría cuarto y luego obtendrá un 11°, 9° y 6° en el resto del año.

 

Abrió 1969 figurando 7° a 10 cuerpos y a la semana siguiente mostraría cierta mejoría al llegar quinto. Silvio Rovero, con quien había obtenido buenos triunfos en Falcón seria el responsable de montarlo el 16 de febrero y obtendría un 6° a solo 6 cuerpos, actuación que provocaría el que en su próxima salida sea colocado como uno de los favoritos. Fue el 2 de marzo cuando, con la monta de “El MudoJesús Rodríguez, este “invasor” lograría en el marco de la 5° valida su primera y única victoria en Caracas. Abonó solo Bs. 24 a ganador y fue escoltado por Old Tom, Roel y Mastin. Su próxima salida fue en una de reclamos, llegando 7° a 12 cuerpos sin ser reclamado por nadie. Luego llegó 12° y 8°, de nuevo Silvio Rovero es llamado a montarlo llegando 4° cerca. Su última la realizó el día 14 de junio, una semana después, con Rovero nuevamente, en una 6° del sábado, despidiéndose con 10° a 14 cuerpos y 49 kilos de la afición capitalina.

 

Regresó a la península a lucir los colores verdes con bandas cruzadas del Stud Varfer y tras unas carreras ganadas seria nuevamente embarcado a una nueva aventura. Maracaibo fue su destino, junto a otros compañeros de cuadra, ya que “Chano” haría durante 1970 una pasantía por allí.

 

En medio menos exigente el animal se crecería debutando victorioso el 3 de abril en 1400 metros con Ramón Eduardo Añez en su cabalgadura, manteniendo diferencia de nariz sobre Éxito, Bs. 47 a ganador es índice de que no sorprendió a muchos. Llegaría luego 5° y fue inscrito en el Clásico Presidente de la República en 1800 metros, fallando estrepitosamente al llegar 7° fuera de carrera.

 

Aun así, corrió la siguiente semana y quedó 5° pero lejos en la 8° Serie. Luego de fracasar, el 16 de mayo con otro falconiano en su cabalgadura, Pedro Alcibíades Gutiérrez, logró su segundo triunfo sobre El Centauro en 1300 metros, repitiendo el 22 de mayo y el 29 subido de agrupación.

 

Siguió codeándose con lo más granado del viejo coso de La Limpia logrando buenos triunfos y dejando en alto el hipismo de Paraguaná, corriendo siempre con alto hándicap dado el número de sus triunfos y clasificaciones, no por ello desentonando en la comparsa de ser de los mejores.

 

La reagrupación de ejemplares a finales de año trajo un descanso al ser llamado en sus últimas 3 carreras son 49 kilos. Al finalizar 1970 sumó 10 triunfos, 2 segundos, 5 terceros, 2 cuartos y 13 NP en 32 actuaciones, siendo su última carrera en vísperas de navidad, finalizando segundo a 2 cuerpos y su última victoria el 4 de diciembre en 1400 metros.

 

Regresó a Punto Fijo y siguió su deslumbrante paso de rey por la arena del Hipódromo de Sabino, perpetuándose en la mente de los aficionados y dando tal vez las más grandes satisfacciones a uno de los más preocupados impulsores de la hípica paraguanera.

 

De su campaña detallada allí solo poseemos relatos de quienes estuvieron cerca, todos positivos, quienes nos lo muestran como un atleta dedicado, buen trabajador, dócil y bastante sano, cosa por demás indispensable en corceles que a diario se ejercitan. Tan es así que estuvo por casi 10 campañas compitiendo y ganando, según Josefina de González, su dueña. Este caballo ganó más de 100 carreras en su vida pistera.

 

Existe la evidencia de que los Sres. Fred Desiderio y José Luis D’Angelo le entregaron al Sr. Jorge Coll Nuñez (cuando era Director del Stud Book) todos los documentos de su campaña y victorias en los Hipódromos La Rinconada, La Limpia y Punto Fijo, en vivo a través del programa Monitor Hípico que sirvió para que su record pistero fuera reconocido. La reseña del acto le fue enviada a al Sr. Sábato D’Angelo, para su publicación en la revista Gaceta Hípica. Según esa información, su campaña fue así: en La Rinconada (como se menciona en este trabajo) donde realizó campaña solo logró ganar una vez. En la Limpia donde ganó 10 veces y 2 segundos. En Punto Fijo logró ganar la bicoca de 107 carreras y 43 segundos, hasta 1976. En total logró 118 victorias en los tres hipódromos.

 

Al morir fue enterrado allí mismo en el Hipódromo, tal como se hizo con Klick en Caracas y sus restos reposan dentro del óvalo que le vio tejer gran cantidad de hazañas que lo convirtieron en el Kompinche de cada uno de los espectadores que gozaban de sus triunfos. Si ha sido o no el mejor, queda para la posteridad el proclamarlo. Lo cierto es que siempre dejó al hipismo paraguanero muy en alto. 

 

Fuentes: Revista Fórmula Hípica Paraguaná año 1992, Revista Gaceta Hípica, Revista Hipismo Zuliano, Sr. Abdón Sánchez, Sr. Edipson Andrade (fotos), Ing. Juan Macedo.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, domingo 31 de enero de 2021

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados