Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Kudi

(Ing, 1930, Son And Heir en Bucrania por Buchan)

Por Antonio Aragonés

 

Todos los equinos de carrera tienen su historia, indudablemente, pero hay historias que se salen de lo común. Una de ellas es la de la tordilla Kudi, que participó en las principales competencias de los años 1933 a 1937, defendiendo las sedas del Sindicato Caribe que componían los señores Don Carlos Braun, Luis Alberto Díaz y Alberto Winckelmann.

 

Kudi fue adquirida por sus propietarios por una casualidad, debido a la nulidad de un negocio anterior. Sucedió que los componentes del Sindicato Caribe habían adquirido un ejemplar en una rifa realizada en el Hipódromo Nacional de El Paraíso. El precio del caballo era de Bs. 6.000 y sus propietarios encomendaron su entrenamiento al Sr. Albert H. Cipriani. En los primeros aprontes el caballo despuntó como un gran corredor y a los pocos días de comenzado su entrenamiento se les notificó que había una equivocación en los papeles y que el equino debía ser entregado a otra persona. Esto les fue notificado después de haber sido sacado el caballo de la cuadra donde se alojaba.

 

 

Con el lógico disgusto y no pudiendo hacer otra cosa, los propietarios se resignaron y optaron por adquirir una yegüita tordilla por el mismo precio, que había cumplido 9 actuaciones en Inglaterra, a los 2 años de edad, y que estaba próxima a arribar a La Guaira. Había actuado así: 3 primeros, 3 segundos y 3 terceras. La yegüita resultó ser la productiva Kudi y vale decir que el caballo de la historia era el notable Kemal Pacha que se malogró en sus primeras actuaciones. Estas son los gajes del oficio en el hipismo. Como dato adicional, Kudi fue adquirida por sus propietarios originales en los remates de Doncaster de septiembre de 1932 en 115 £.

 

Debutó en la Temporada 1933-34 logrando cuatro triunfos, pero no fue sino en la Temporada 1934-35 cuando se da a conocer en los lotes superiores al ganar en cinco ocasiones, incluyendo la Copa Jockey Club en una milla, registrando 101"2, con la monta de su jinete habitual Pedro Emilio Yumar, derrotando a Opaque e Indio Bravo; y la Copa Gobernador del Distrito Federal en 1800 metros, también con Yumar, venciendo a Fuenterrabia y El Tuy en tiempo de 116"3. Además hay que incluir el record de pista de 73"2 para los 1200 metros.

 

En la Temporada 1935-36, cuando ganó tres carreras, logró también un buen segundo detrás de El Guarico en la Copa Jockey Club y de Tetramella en la Copa de los Sprinters. En la Temporada de 1936-37 no pudo cruzar el disco en ganancia, pero brillo con excelentes figuraciones. Fue segunda de Tapatapa en la Copa de los Sprinters; tercera en la Copa Gobernador del Distrito Federal detrás de El Bachiller y Tapatapa; segunda otra vez de Tapatapa en el Presidente de la Republica y una vez más segunda de Tapatapa en la Copa Asociación Hípica Venezolana. En su campaña logró ganar un total 12 carreras.

 

Kudi fue el primer ejemplar de carrera que usó "lentes" en carreras públicas debido a haber sufrido algunas lesiones leves en sus órganos visuales. En sus últimas actuaciones sufrió una lesión algo grave en uno de sus miembros anteriores y finalizó su campaña actuando con una plancha en una de las herraduras, que cubría parcialmente la suela de ese miembro.

 

Al finalizar su campaña pistera Kudi fue a una hacienda en Valencia. Los propietarios de la finca, muy amantes de los caballos de paso y especialmente interesados en realizar cruces con caballos árabes, la sirvieron, pero no llegó a dejar descendientes ya que murió al ser embestida y corneada por un toro de lidia en la misma hacienda.

 

Esta es, a grandes rasgos, la historia de Kudi, recordado yegua tordilla que actuó con singular éxito y simpatía en los tiempos que, podemos decir, comenzó a tomar auge e interés el deporte hípico en Venezuela.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Ing. Juan Macedo, Sr. Gastón Savino, Sr. Antonio Nicolás Tassitch

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 26 de octubre de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados