Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Los Altos

(Arg, 1949, Remo en Griseta por Papanatas)

Por Juan Macedo

 

Olvidado quizás por las circunstancias, el nombre de Los Altos solo es recordado cuando se acerca el último domingo de octubre, fecha correspondiente a la partida del Magno Evento del hipismo venezolano: el Gran Premio Clásico Simón Bolívar. Pero se trató de un purasangre argentino de corta pero excelente campaña en nuestro medio, que defendía los colores azul y fucsia del Stud Cañaveral representado por el Sr. Fortunato Herrera, quien fungía (según algunos cronistas de la época) como testaferro del General Marcos Pérez Jiménez, Presidente de la República en esa época.

 

 

Nació en Argentina el 8 de octubre de 1949 en el Haras San Jacinto, que lo registró en el Studbook con el nombre de Grief. Fue adquirido en Arg$ 51.000 por el Stud Salta y en su país de origen, con el entrenamiento de Luis Miguel Pecci, ganó Arg$118.700 y 5 carreras, todas en forma consecutiva, incluso el Premio Especial Melgarejo. El Sr. José Antonio Pausa fue un intermediario que se encargó de negociar a Grief para Venezuela por la suma de US$12.000.

 

Ya en nuestro país y bajo la tutela de Antonio Jacial, sus nuevos propietarios decidieron cambiarle el nombre y registrado como Los Altos debutó en el Hipódromo Nacional El Paraíso el 11 de abril de 1953 en recorrido de 1400 metros y con la monta de “El Chancho” Carlos Pérez, obteniendo un buen triunfo a expensas de Épico al que derrotó con ventaja de 1 ¼ cuerpos, dejando crono de 90”2 para la distancia recorrida. A la semana vuelve a corre y nuevamente como favorito, pero fracasa ruidosamente al quedar sexto a 9 cuerpos de Golden Boy II, por lo que de inmediato pasa a la cuadra de Luis María Pecci.

 

Tras un descanso de tres meses, necesario para el ajuste y nuevo entrenamiento proporcionado por su nuevo cuidador, Los Altos reaparece con la monta de “Mano E’ TigreRaúl Bustamante de manera triunfal, que es el inicio de una seguidilla de cinco victorias, derrotando a notables corredores como Step Brother, Fine A L’eau, Genium, entre otros. Sorpresivamente el 2 de septiembre, victima de innumerables tropiezos, queda octavo pero cerca del rendidor Danbydale. Al mes, luego de un breve retiro reparador, nuevamente saborea las mieles del triunfo al derrotar a Amaro con ventaja de 3 cuerpos y tiempo de 100”4 para la milla, siendo esta su preparatoria para el Magno Evento del hipismo venezolano.  

 

Para la oportunidad de disputar el Clásico Simón Bolívar, que fue un sábado 31 de octubre, Los Altos tenía una extraordinaria campaña de siete primeros en nueve presentaciones en el Hipódromo Nacional El Paraíso, pero de todas maneras era una carrera difícil la que tenía por delante. Pero el descendiente de Remo ganó con Raul Bustamente por apenas pescuezo sobre Matisco y Buscapié agenciando un buen tiempo de 126”3 para los dos kilómetros.

 

 

La crónica de la época saca a relucir una serie de cosas que sucedieron nunca más visto en el hipismo venezolano. Pero no solamente sucedieron, sino que también se hicieron en carrera. De todos los incidentes el que salió evidentemente perjudicado fue Matisco, cuyo jinete Ángel Gutiérrez presentó reclamación contra el ganador. Algo insólito sin dudas, reclamar contra el representante del Stud Cañaveral no era una cuestión que pudiera suceder sin entrañar ciertos riesgos, pero Gutiérrez se animó y reclamó. Por supuesto que ni caso le hicieron y Los Altos, que tenía que ganar porque si, fue declarado vencedor. ¿Qué tan cierto puede ser todo este relato? Necesitaríamos de una máquina del tiempo para vivirlo y contarlo con precisión, más por ahora solo quedará como una anécdota más de nuestro hipismo venezolano.

 

 

El 27 de diciembre, Los Altos reaparece en el Clásico Clausura pero en esta ocasión solo puede figurar tercero a 2 ½ cuerpos de Integro y Buscapié. Regresa a su cuadra con una molestia en uno de sus miembros y luego de una serie de exámenes se le detecta una seria lesión en un tendón, por lo que fue enviado al campo para un merecido descanso.

 

La lesión en el tendón se fue complicando y las posibilidades de volver a la pista caraqueña disminuían. Los Altos pasa a la cuadra de “El CheJosé Rosendo Fernández que hizo su mejor esfuerzo para regresarlo al escenario hípico. Hubo un intento, casi dos años después, el 24 de septiembre con la monta de Walter Carrión pero el caballo argentino fracaso rotundamente en carrera ganada por el inglés Eolo. Luego salió del Hipódromo sin destino declarado, sin saber más nada de este noble corredor.

 

Redondeando, el argentino Los Altos completó una breve campaña de 12 actuaciones de las cuales triunfó en un total de 8 veces, además de figurar tercero en una ocasión, para acumular en premios la cantidad de Bs. 201.619.

 

Fuentes: Revista La Fusta, Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas, Sr. Gastón Savino, Sr. Roque Yoris.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 31 de marzo de 2011

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados