Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Manisa

(Arg, 1954, Nilad en Memoria por Madrigal II)

Por Juan Macedo

 

Presentamos hoy a nuestros lectores a esta flamante yegua argentina que logró imponer su clase y categoría en las pistas venezolanas, conquistando brillantes victorias. Manisa nació el 12 de octubre de 1954 en el Haras El Tala, adquirida particularmente por el Stud Dorita, ganó Arg$234.150 y cuatro carreras, además de un segundo, 3 terceros y 3 cuartos en un total de 14 exhibiciones. Fue importada para Venezuela, adquirida por el Sr. Cecilio Alcántara y el Teniente José Luis Fernández para lucir sus colores a franjas horizontales azules, blancas y amarillas del Stud IASA.

 

Bajo el entrenamiento de “El MusiúMillard Faris Ziadie, debutó en el Hipódromo Nacional de El Paraíso con “El Monstruo” Gustavo Ávila el 1 de noviembre de 1958 en recorrido de 1400 metros ante la octava serie de importados derrotando a Legendaria por 5 ½ cuerpos y agenciando 87”3. A la semana aventajó apuradamente a Diamante Negro por apenas pescuezo dejando crono de 89” para los siete furlones, atribuyéndosele la poca holgura de su victoria a que largó por el puesto 10 en ese tiro, que para la pista de El Paraíso era completamente perjudicial. Sin descanso, como era típico en Don Millard, corre seguido ahora en 1200 metros y conserva su invicto superando por 4 ¾ cuerpos a Erial registrando tiempo de 72”2.

 

Siete días más Manisa corrió por primera vez en la clásica milla y agenció en su recorrido 100”4 para derrotar a Tiña con 2 ¾ cuerpos de ventaja. En su quinta carrera sin descanso alguno, derrotó a Queflor con 7 largos de ventaja, recorriendo la distancia de 1400 metros en 87”3.

 

Pasó a la cuadra de Don Vicente Alemán, quien le dio un merecido descanso de un mes para reaparecerla el 21 de diciembre en la milla de la Copa Luis A. Landaeta derrotando con todo lujo y de punta a punta a un selecto lote de yeguas de las Series más clasificadas, superando con ventaja de 5 ½ cuerpos a Nordista, Anguille y Half Star, que arribaron en ese misma posición a la meta, dejando crono de 100”3.

 

Manisa inició el año 1959 (en lo que llamaban la Temporada Extraordinaria), específicamente el 3 de enero, conservando su invicto con la monta de Pedro J. González al galopar con ventaja de ¡10 cuerpos! (en esa época era difícil ver esa ventaja entre el primero y el segundo lugar) sobre Contralmirante recorriendo los seis furlones en 73”1. Pero todo tiene su final y a las dos semanas, en marco de los 1400 metros de la Copa Allen Thomas, la irreverente Paciencia tuvo el suficiente fuelle para derrotar a Manisa por un cuerpo, quien perdió su invicto sin perder su glamour, perjudicada por una mala partida.

 

El 1 de febrero Manisa regresa al lote común esta vez con la monta de Cecilio García donde reverdece laureles superando con ventaja de 1 ½ cuerpos al rendidor uruguayo Oligarca. Quince días después participó en la milla de la Copa General Joaquín Crespo, carrera que adquirió ribetes de grandeza porque tanto Manisa como Almarada dieron lustre a la misma, siendo la hija de Nilad quien cruzó la raya en ganancia por apenas medio cuerpo, pero demostrando que se trataba de la Reina de El Paraíso.

 

El 15 de marzo Manisa continúa su racha triunfal, esta vez en la Copa Gustavo J. Sanabria en 1200 metros y la conducción de “El MaestroJuan Araya, donde con 2 cuerpos de ventaja superó a la chilena Guzmina dejando crono de 72”4.

 

Ya iniciando la Temporada Oficial de 1959 y regresando a la cuadra de Millard Ziadie, Manisa sufre tres derrotas decorosas ante los machos de la segunda serie de importados, pero el 17 de mayo, en marco del Clásico Radio y Televisión, nos brindó un emocionante final bajo la enérgica conducción de Gustavo Ávila. Desde la salida se fue a la delantera pero Victoria Regia se le puso al lado para controlar su acción. En casi todo el recorrido, estas dos grandes yeguas mantuvieron a los espectadores de pie, pues se trenzaron en reñida lucha, la cual solo se decidió al final, cuando Manisa sacó la minima diferencia. El crono final fue de 107”1 para los 1700 metros.

 

Luego de un decoroso quinto lugar a 5 cuerpos de Tucuso, Manisa se anotó otra brillante victoria con la monta de Pedro H. Santaella ante los machos, esta vez sobre Solariego al que aventajó con 4 cuerpos y en registro de 87”3 para los 1400 metros. El 21 de junio regresó al lote selectivo, esta vez la milla del Clásico Fuerzas Terrestres, donde nuevamente con Cecilio García up dio muestras de su poder aventajando a Villa Real por 1 ¼ cuerpos y parando los cronómetros en 101” flat.

 

Manisa continúa su vida pistera ahora en el nuevo Hipódromo La Rinconada, pero ya la agotadora campaña a la que fue expuesta, además de enfrentarse al clasificado lote de machos de la primera serie de importados ya que su participación en lote selectivos ante las de su sexo estaba limitada por las condiciones de la época, evitó que hilvanara triunfo alguno. En el resto de 1959 logra decorosas actuaciones, amén a un quinto lugar a 11 cuerpos de Zurrido en el Clásico Gobernador del Distrito Federal. Incluso su propietario autorizó a Don Millard para que Manisa continuara campaña en Norteamérica, pero el Ministerio de Agricultura y Cría negó inicialmente su salida por una prohibición para evitar que las yeguas selectivas que hacen campaña en Venezuela salieran del país. Luego de días de mucho trajín, se logró aprobar el viaje, pero no pudo ir por una lesión en el tendón.

 

Manisa corrió 5 veces más durante el año 1960 sin éxito, su última carrera fue el 13 de marzo con la monta de “Tumba PoolTeófilo Tosta donde fracasó en carrera que se adjudicó el argentino Cheaplove. Sus allegados ya dieron cuenta que no ha podido recuperarse de sus lesiones y achaques, que había envejecido y está sintiendo el rigor de la campaña, por lo que fue definitivamente retirada de la pista.

 

Manisa completó una campaña de 29 actuaciones de las cuales logró 13 victorias, además de 3 segundos, 3 terceros y 2 cuartos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 308,241. Fue enviada al Haras San Pablo pero no se le conoce descendencia.

 

Fuentes: Sr. Gastón Savino, Sr. Antonio Tassitch, Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 30 de junio de 2011

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados