Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Monerina

(Arg, 1957, Pontino en She por Elton)

Por Juan Macedo

 

Nacida el 3 de octubre de 1957 en el Haras San Martín, una potranca llamada Paduana fue adquirida en forma particular por el cuidador Guillermo A. Cervi  (propietario del Stud 18 de Julio) y realizó una buena campaña en Buenos Aires ganando tres carreras, figurando segunda cuatro veces y tercera en tres ocasiones, acumulando en premios Arg$514.800. Fue negociada y exportada a Venezuela, donde fue adquirida por los Sres. Oscar Centeno Lusinchi y José Antonio Ponce Betancourt. Este último, Don José, decidió registrar a la bella alazana argentina con otro nombre en el Studbook de Venezuela. Monerina debe su nombre al deseo de recordar el de una yegua inglesa, propiedad del Dr. Ponce, que se llamó Monería (llevada a la cría en sociedad con el Coronel José Murillo y madre de la famosa campeona Lanzarina) y en su recuerdo, Monerina recibió tal nombre.

 

Bajo el cuidado de Roy Zerpa, debutó el 18 de febrero de 1962 en el Hipódromo La Rinconada luciendo la chaquetilla verde con círculo blanco y la letra “Y” color rojo del Stud Yoa, con la monta de “El IndioManuel Camacaro, figurando tercera a 3 cuerpos de Ribereña. Tres semanas después rompió el maiden al derrotar de manera fácil por 3 ½ cuerpos a Lady Nithsdale, agenciando 79”1 para los 1300 metros.

 

Monerina fracasó feo en las siguientes dos salidas ante Hard Aport y Pappidge y a pesar de mejorar quedando tercera a 4 ¼ cuerpos de Como Luz, sus propietarios decidieron probar suerte con el entrenador Domingo Noguera Mora. Bajo la tutela de su nuevo cuidador corrió el 22 de abril con Guillermo González up figurando segunda a 3 cuerpos de Como Luz. Luego de dos carreras regulares ante Hasty Hazel y Mi Blanquita, Monerina reverdece laureles en el lote de la 8° Serie con la monta de Juan Eduardo Cruz al derrotar sensacionalmente de punta a punta a Orador por pescuezo y dejando crono de 113”1 para los 1800 metros.

 

El 3 de junio con la monta de Félix García, Monerina fue derrotada por apenas pescuezo por Mi Blanquita, para iniciar una racha de triunfos importantes una semana después, cuando aventajó con la monta de Juan Eduardo Cruz por ½ cuerpo a Capa Mora parando las agujas del reloj en 78”1 para los 1300 metros.

 

Enfrentó a las mejores yeguas importadas del momento con Manuel Camacaro up en el Clásico Fuerzas Terrestres disputado el 24 de junio en distancia de 1600 metros, saliendo a tomar la delantera desde la propia apertura de las puertas del aparato y guapeó metro a metro defendiendo el triunfo los cuales cubrió en 98”2 para derrotar angustiosamente con ½ a Saltarina, que le ofreció cerrada pelea desde los 700 metros finales. Como aditivo en esa carrera también derrotó a Mi Blanquita, Figulina, Ardid y Como Luz. Con ese triunfo Monerina escaló a la máxima agrupación y con él se reveló en forma definitiva como un ejemplar de singular capacidad (el exigente reglamento de entonces indicaba que cualquier purasangre importado que triunfara en clásico alguno, automáticamente subía a la 1° Serie).

 

El 14 de julio Monerina se impuso de tiro a tiro en la Copa Luis A. Landaeta, confirmando así que su anterior triunfo no fue obra de la casualidad, agenciando 100”2 para la milla con ventaja de 2 ¾ cuerpos sobre Hard Aport. Pero sin dudas su mejor conquista o su triunfo consagratorio lo consiguió el 12 de agosto, cuando sorpresivamente, pero en forma clara y terminante, se impuso ante ejemplares de la 1° Serie en 1700 metros, los que recorrió ganando de extremo a extremo en 106”4, conteniendo con guapeza la atropellada de Empeño, aparte de superar en la misma a purasangre de la talla de Tormento y Bonete.

 

Pero la veloz alazana hija de Pontino comenzó a dar muestras de agotamiento, producto de los cinco años a cuestas y las lesiones. Fracasó dos veces seguidas ante el lote de la 1° Serie y el 1 de noviembre participó en el Premio Internacional OSAF donde figuró entre las últimas en carrera que se adjudicó Virginio.

 

Monerina regresó el 9 de marzo de 1963 al óvalo caraqueño sin pena ni gloria, cumplió dos carreras oscuras adicionales para cerrar su campaña pistera con un total de 20 actuaciones, de los cuales en 6 cruzó la meta en ganancia, además de 2 segundos y 2 terceros, acumulando en premios la cantidad de Bs. 127.528.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas, Sr. Gastón Savino, Sr. Antonio N. Tassitch.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 23 de febrero de 2012

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados