Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Oliver

(Arg, 1960, Oliverio en Guayanca por Gualdo)

Por Juan Macedo

 

Otra leyenda dentro del hipismo venezolano fue el caballo alazán Oliver, que nació en Argentina el 27 de septiembre de 1960 en el Haras Maricris de Dante Tassara. No realizó campaña en su país de origen y fue enviado a Venezuela a los 2 años junto con otros potros sin debutar, por Manuel Azpúrua Sosa a cuenta del Sr. Humberto Lemoine, con la finalidad de ponerlos todos en venta y obtener alguna utilidad sin esperar correrlos. El potrillo fue ofrecido en venta a muchos propietarios por Bs. 19.000, pero no hubo interesados, principalmente porque su padre Oliverio era practicamente desconocido. Finalmente el Sr. Lemoine desistió de la venta y se decidió a correrlo para los colores amarillo y azul del Stud Leomar.

 

 

Oliver comenzó como potro bajo el entrenamiento de Don Manuel Azpúrua Sosa y debutó el 28 de junio de 1963 con la monta de Félix Sabino Pérez ganando con un cuerpo de ventaja sobre Zahón. Ese fue el inicio de un invicto de diez carreras, mostrando una gran velocidad, guapeza y resistencia, derrotando a corredores como Avizor, Carabú y Monte Gris. En ese ínterin un agente norteamericano ofreció una gran suma por Oliver, pero su propietario prefirió dejarlo en Venezuela, al considerar que su caballo era invalorable.

 

Su primera derrota se produjo en el Gran Premio Clásico Simón Bolívar de 1963, donde ocupó el segundo lugar a menos de dos cuerpos de Ferumbrás, después de pelear gran parte de la carrera con el veloz Rimel en parciales suicidas, una carrera que nunca olvidará su jinete Milton Barra, mas cuando recuerda una conversación que tuvo días antes con su colega Atilio Bracho que montó a Rimel: "Mirá pecoso, , si yo no te doy pelea con Rimel, vais a ganar al trote... Si yo te doy pelea con Rimel, podéis ganar o perder, pero lo más probable es que perdáis. Si no te doy pelea, tenéis que darme algo del porcentaje que te toca como jinete ganador..." Por supuesto Barra confiado en la superioridad de Oliver se negó amistosamente a ceder ni siquiera un bolívar de su porcentaje a Atilio Bracho. Así es la vida.

 

 

Después ganó cinco carreras consecutivamente ese año, incluyendo el Clásico Jockey Club de Venezuela con “El PecosoMilton Barra, aventajando por 5 cuerpos a Piave, donde agenció un asombroso 124” para los dos kilómetros. El 2 de enero de 1964 corta la racha ganadora al llegar segundo en una carrera común, donde fue superado por casi cuatro cuerpos por Barbullón. Luego estuvo tercero en el Clásico Gobernador del Distrito Federal a seis largos del fenomenal Daré, séptimo del inefable Rimel a 8 cuerpos, luego se reivindica de su público al ganar en 2000 metros tomando revancha de Daré.

 

Corre dos veces más en la primera serie, figurando tercero en ambas ocasiones, para finalizar su campaña ganando el Clásico Presidente de la República con el maestro Balsamino Moreira, superando por tres cuerpos al crack Primordial y registrando tiempo de 151”1. Fue negociado para Norteamérica al grupo de Frank Merril Jr, pero al ser sometido a cuidadosos exámenes radiológicos, observaron anormalidades en los sesamoides, algunas grietas y debió ser inmovilizado de los miembros con yeso y por ello no viajó y tampoco participó en el Clásico Fuerzas Armadas. Su campaña fue truncada en su totalidad por una lesión en uno de sus manos que lo retiraron definitivamente de las pistas venezolanas.

 

 

En total, Oliver ganó 17 carreras, hizo 2 segundos y tres terceros en 23 actuaciones en La Rinconada, acumulando Bs. 380.102 en premios. Ingresó en 1965 a la cría en el Haras Ranco de Don Otto Rahn, y fue padre de algunos buenos ganadores como Reina Oliver, Rivilla (madre de Editorial), Gigante, Purochile, Sonia, Doña Pilar (madre de Bachaco), Aguerito, Pilandera, Oligee, entre otros.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista Turf, Ing. Jesús Acosta Esis, Sr. Antonio Nicolás Tassitch, Sr. Gastón Savino, Sr. Roque Yoris.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 26 de Abril de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados