Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Omelia

(Arg, 1959, Chivalry II en Quimba por Phidias)

Por Juan Macedo

 

Nacida en Argentina el 6 de octubre de 1959, específicamente en el Haras Los Prados, la castaña Omelia fue adquirida en los remates de 1961 por el cuidador Luis Saccone para correr con sus colores en Arg$200.000 y en corta campaña de 3 actuaciones ganó Arg$121.500 y 1 carrera. Llegó a nuestro país en el segundo semestre de 1962 adquirida para defender los colores a rayas blancas, negras y moradas del Stud Milán, bajo el efectivo entrenamiento de Don Carlos Muñoz Candia.

 

No es sino hasta el 15 de diciembre de 1962 cuando Omelia participa en su primera carrera en arenas caraqueñas, ante un lote de yeguas importadas perdedoras, contando con la monta de “Mano E’tigreRaúl Bustamante y lo hace de la manera esperada, triunfando contundentemente con una ventaja de 5 ½ cuerpos sobre Chichimeca, en tiempo de 80”1 para los 1300 metros. A la semana, subida de lote, figura tercera a 1 ¼ cuerpos de Convelyn.

 

Reaparece el 13 de enero de 1963 en recorrido de 1200 metros con Juan Eduardo Cruz, saliendo airosa al superar por un cuerpo a Galaxia, necesitando 72”1 para derrotarla, tres semanas después -ya en la 7º serie- vuelve a erigirse triunfalmente esta vez un cuerpo sobre Bio Bio, parando los relojes en 86”4. Lamentablemente una lesión en su mano derecha la retira temporalmente del óvalo caraqueño.

 

Tres meses y medio después, el 25 de mayo, reaparece ante el lote de la 7º serie para figurar segunda a 3 ¾ cuerpos del nativo Tunapuy. A la semana, con Jesús González Palacios, defecciona al quedar séptima a 7 ¼ cuerpos del veloz Rimel, por lo que el 8 de junio buscan la monta de Balsamino Moreira y los resultados son evidentes, ya que esta vez obtiene el segundo puesto a un cuerpo de su verdugo Rimel.

 

Esa mejoría fue aval suficiente para Don Carlos para enfrentarla el 22 de junio a los mas granado de las féminas importadas en la milla del Clásico Fuerzas Terrestres, donde de manera por demás dramática, es derrotada por apenas medio cuerpo de la argentina Figulina. Esta derrota es vengada un mes después, exactamente el 20 de julio, en marco del Clásico Día de la Marina de Guerra y Mercante, donde la hija de Chivalry II logra aventajar por un cuerpo a la inglesa Duchess Of Wrexe, agenciando 112”3 para los 1800 metros.

 

 

Nuevamente problemas con su mano derecha la alejan del rodeo hípico y no es hasta el 24 de octubre cuando reaparece en el lote común y en 1200 metros, haciéndolo muy bien al ocupar el segundo puesto a pescuezo de la rendidora Colonia, dos semanas después vuelve a ocupar el sitio de escolta, esta vez a 2 ¾ cuerpos de La Sierra. Pero estas derrotas no podían quedar incólumes y el 21 de noviembre Omelia triunfa de manera aplastante con ventaja de 7 cuerpos sobre La Sierra, agenciando 86”2 para los siete furlones.

 

El 6 de diciembre enfrenta nuevamente a su verduga Colonia en los 2000 metros del Clásico Fuerzas Aéreas, pero esta vez los papeles cambiaron y Omelia con Balsamino Moreira la derrota categóricamente por una ventaja de 7 ½ cuerpos, parando los cronómetros en 126”3, así siendo considerada la mejor yegua importada de ese año. Participó en una carrera más, fue el 20 de diciembre en el Clásico Turfipán con Juan Eduardo Cruz ante los machos, ocupando el octavo lugar a 10 ½ cuerpos del chileno Tiempazo.

 

Reaparece el 23 de enero de 1963 en el Clásico Radio y Televisión, demostrando una vez mas su evidente calidad ante las de su sexo, esta vez bajo la acertada conducción de Walter Carrión, superando por 1 ¾ cuerpos a La Sierra, dejando registro de 106”1 para los 1700 metros. Dos semanas después corre en la milla de la Copa Alberto Smith, donde fue sorpresivamente derrotada por la nativa Giraluna, ocupando Omelia el cuarto lugar apenas a un cuerpo de la ganadora y regresando a su cuadra claudicando de su mano derecha.

 

 

Tomó un prudencial descanso para recuperarse de su lesión y reapareció el 7 de junio en los 1400 metros de la Copa Allen Thomas con la monta de Carlos Pérez, pero la nativa Giraluna nuevamente mostró su calidad y logró superarla por apenas cabeza. Dos semanas después fue inscrita en la milla del Clásico Día del Ejército con Luís Bolívar up, pero la argentina Oakland resultó superior y la relegó al segundo lugar a 2 cuerpos.

 

En el mes de julio Omelia enfrenta a los machos del máximo lote sin deslucir en ningún momento, figurando cuarta a 8 ½ cuerpos de Transvaal y nuevamente cuarta pero a 2 cuerpos del sensacional Tronado. Pero sus lesiones nuevamente hicieron crisis, tanto así que se temió que no volviera a pisar la pista de La Rinconada.

 

Pero el 2 de mayo de 1965 Omelia reaparece en los siete furlones de la Copa Día del Trabajador con la monta de Rafael David Guzmán, animando la carrera pero decayendo mucho al final para quedar última a 29 cuerpos de Revólver. Vuelve a fracasar, esta vez en la 3º serie al quedar a 24 cuerpos de Hola Hola. El 30 de mayo participa en la Copa Mathieu Valery en recorrido de 1800 metros, pero Omelia ocupa un gris 12º lugar a 27 cuerpos de Farolera, siendo esta la última carrera de su campaña.

 

Omelia completo una efectiva performance en el ovalo de Coche, presentándose 23 veces, de las cuales 7 fueron cruzando la meta en el primer lugar, además de 7 segundos, un tercero y 3 cuartos, acumulando en metálico la cantidad de Bs. 214.365. Fue alojada en el Haras Santa Cruz, donde solo se le conoció un producto, la ganadora Ana T (madre de Pita Lola, abuela de Lluvia de Oro). Omelia fue un verdadero ejemplo de calidad y lucha ante la adversidad, y nos demostró que los verdaderos campeones tienen corazón.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista Turf, Sr. Antonio Nicolás Tassitch, Sr. Gastón Savino

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 20 de marzo de 2008

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados