Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Primacía

(Arg, 1961, Preclaro en Principianta por Prince Canarina)

Por Juan Macedo

La argentina Primacía representó en el óvalo de La Rinconada todo lo que se puede pedir a un purasangre de carreras. A través de su corta campaña demostró una cualidad que la engrandeció: Combatividad. Toda su nobleza y coraje fue disfrutados en pleno cuando dejaba atrás a sus rivales.

Esta corredora zaina, que nació un 18 de agosto de 1961 en el Haras Don Yeye,  fue adquirida en forma particular por el Stud Floreal C y realizó una breve campaña de 15 actuaciones en su país de origen, donde obtuvo 2 triunfos, 4 segundos y 6 terceros, acumulando Arg$587.700, todas excelentes carreras pero sin demostrar su verdadero poder locomotivo. Fue adquirida para realizar campaña en Venezuela por el Sr. Gudreassi Lionello bajo los colores del stud "An-Y-Mar".

Desde su inicio en las pistas venezolanas, la argentina nieta de Claro enseñó sus cualidades corredoras. Debutando el 29 de mayo de 1965 superó de punta a punta por nueve cuerpos a Chaqui y el resto del lote de importados que le salió al paso. Trabajó –perdón- recorrió la distancia de 1100 m en 65"4 con la monta de Félix García y bajo el entrenamiento del pintoresco Antonio Jacial. Su propietario sabía lo que tenía entre manos y tres semanas después de esa carrera fue directamente al Clásico Día del Ejercito, donde burló a las loteadas importadas Esterilla, Oakland, Franja Blanca, Tamagás y Encuadernadora por cuatro cuerpos de ventaja y empleando 99"2 para la clásica milla, con la monta de "Mano e’ Tigre" Raúl Bustamante.

Primacía

Mantuvo su condición de invicta el 4 de julio, enfrentando al lote máximo de importadas donde apenas pudo mantener ¾ de cuerpo sobre la uruguaya Gioconda II en el recorrido de 1600 m, con la conducción del poco experimentado J. González P. Se rumoró aquel entonces que estaba sumamente consentida.

Ante la posibilidad de ser derrotada, el 25 de julio, Primacía participa en el Clásico Día de la Marina de Guerra y Mercante contra un lote compacto de yeguas importadas, donde destacaban Gioconda II, Tamba II, Fiesta II y la debutante argentina Feusinha -la misma que después derrotaría a los machos en el Gran Premio Clásico Simón Bolívar-. Desde el inicio de la carrera ya Primacía destacaba con el Maestro Bustamante Up en la posición de vanguardia que habría de mantener de forma cómoda durante los 1800 m de la competencia y de esa manera haber dado una cabal demostración de sus facultades corredoras.

Clásico Día de la Marina de Guerra y Mercante

Después de un corto y merecido descanso, a las 6:30 AM del 2 de agosto, Primacía sale al óvalo caraqueño para ser ejercitada por su traqueador Pedro Hernán Santaella, pero sufre un aparatoso accidente a la altura del poste de los 700 m. Inmediatamente atendida en el Hospital Veterinario por los doctores Jesús J. Alzaibar, Eduardo Larrazabal y Jesús Lander Guzmán, se le diagnostica hundimiento de seis costillas y fuerte contusión sacro-ilíaca con ataxia de los miembros posteriores. Despues de un largo e intenso proceso para tratar de recuperar la yegua para la cría, fallece el 18 de agosto de 1965, justo cuando cumplía los 4 años de edad.

De esa manera culmina la breve y emocionante, pero a la vez trágica historia de una purasangre que enfrentó a las mejores importadas de su tiempo. En resumen su campaña en Venezuela fue un invicto de 4 carreras, acumulando en metálico la cantidad de 99.250 Bolívares.

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Servicios Hipicomputo 2000, Sr. Antonio Nicolás Tassitch, Sr. Gastón Savino

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 02 de enero de 2003
Copyright 2002, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados