Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Rimel

(Arg, 1959, At Home en Rígida por Alan Breck)

Por Juan Macedo

 

Un verdadero crack olvidado por el hipismo venezolano fue el castaño Rimel, que nació en Argentina el 8 de noviembre de 1959, en los remates de 1961 fue adquirido por el Stud Los Libertadores en Arg$270.000, con esos colores corrió en 11 oportunidades, logrando un solo triunfo, además de 5 segundos, 2 terceros y 3 cuartos para acumular Arg$370.700 en premios. Fue importado a Venezuela y adquirido por los hermanos Dr. Germán y Dr. José Vicente Solís y el Sr. Hugo Vera Morales para defender sus colores azules con bandas amarillas del Stud Solimar, bajo los cuidos del zuliano Guillermo Andrade.

 

Sin fama que le precediera, Rimel debuta en el Hipódromo La Rinconada el 30 de marzo de 1963 en el lote de la 8º serie con la monta de Juan Eduardo Cruz en recorrido de 1200 metros mostrando mucha velocidad para que al final fuera superado por cuatro cuerpos detrás del nativo Tunapuy, que vuelve a ser su verdugo dos semanas después, esta vez Rimel y Nilio Bracho tienen que conformarse con el tercer lugar a tres cuerpos. Pero el 21 de abril el hijo de At Homerompe el maiden” en recorrido de 1100 metros y de tiro a tiro derrota a Exontal por 3 cuerpos, agenciando 66”3.

 

 

Dos semanas después repite con Hernán Marchena up y en distancia de 1300 metros, superando por pescuezo a Andariego y registrando 80”1. Luego cae derrotado a 4 cuerpos del crack criollo Polizón. A partir del 1 de junio Rimel comienza una seguidilla de 4 triunfos con la monta de Hernán Marchena, derrotando a Pray Move, Omelia, Enamorado y Cardington respectivamente, demostrando en cada uno de esos triunfos una garra poco usual.

 

El 20 de julio Bis se encarga de frenar al veloz Rimel al vencerlo dramáticamente por nariz, pero Rimel reverdece laureles al superar por 1 ¾ cuerpos a Ta’Bueno agenciando 78”1 para los 1300 metros. Nuevamente Bis es su verdugo, en una carrera donde sufrió múltiples tropiezos que afectaron su actuación de tal manera que fue rezagado al noveno puesto a 10 cuerpos.

 

Pero el 24 de agosto con Teofilo Tosta se reivindica ante su afición al superar por pescuezo a Bonifacio agenciando 78”2 para los 1300 metros. Fue remitido a un breve descanso y el 3 de octubre con la experta conducción de Balsamino Moreira derrota cómodamente por 3 ¾ cuerpos a Maipó, parando el reloj en 78”1 para los 1300 metros.

 

Aunque nunca había corrido más allá de los 1400 metros, su propietario, confiando en su calidad, decidió inscribirlo en los dos kilómetros del Clásico Simón Bolívar con Atilio Bracho up, donde salió a marcar parciales y ya en la recta final se entregó para ocupar el octavo lugar a 16 cuerpos de Ferrumbrás. Dos semanas después vuelve al lote común, pero nuevamente fracasa al quedar a 21 cuerpos de El Delta, esta vez motivado por una lesión que lo aleja de las pistas.

 

Reaparece con Balsamino Moreira el 2 de febrero de 1964 en recorrido de 1400 metros y lo hace de manera inmejorable, derrotando con ventaja de ½ cuerpo a Bonifacio. Un mes después se mantiene en la onda del triunfo al superar por 3 ½ cuerpos al crack argentino Primordial y al sensacional Oliver agenciando 84”1. El 23 de marzo sigue la racha, esta vez superando a Rin y Oliver con un cuerpo de ventaja y dejando marca de 99”3 para la milla.

 

El 4 de abril, en recorrido de 1800 metros, defecciona al quedar octavo a 20 cuerpos de Primordial, pero 28 días vuelve a las distancias cortas y toma venganza del argentino Primordial superándolo por pescuezo y en tiempo de 85”3 para los 1400 metros. Lastimosamente una lesión en su casco posterior izquierdo lo saca momentáneamente del espectáculo.

 

Reaparece el 14 de noviembre en distancia de 1700 metros y tras puntear toda la carrera, al final cedió la victoria por ¡nariz! ante Bangandan, dos semanas después, con Milton Barra en los 1400 metros del Trofeo Día del Farmacéutico queda cuarto a 1 ¾ cuerpos de Daré.

 

El 28 de diciembre Rimel realiza la que considero la carrera de su vida. Fue en la escenificación de los dos kilómetros del Clásico Jockey Club de Venezuela, cuando en una magistral conducción que le prodigó Rafael David Guzmán, que a pesar de los 60 kilos lo sacó en velocidad y tras luchar brevemente con algunos de sus rivales, lo situó al frente del lote. Se desplazó en brazadas largos, pero un tanto contenido. En los 600 finales su jinete intentó hacerlo escapar en la delantera lo que lograba con relativa facilidad, pero en la recta final Jungle Boy y Juglar entraban en violenta atropellada y salieron en procura de Rimel, pero éste fue capaz de sostenerse adelante rechazando bien las intenciones de sus enemigos y consiguió una victoria de muchos méritos por apenas ½ cuerpo, empleando tiempo total de 128"4. Rimel se graduó de crack con este triunfo.

 

 

Reaparece el 15 de febrero de 1965 en el Clásico Gobernador del Distrito Federal, pero se fue de cabeza en la partida, desmontando a su jinete. Al regresar presentó herida en los talones del Miembro Anterior Izquierdo y regiones carpianas, que ameritó un largo descanso de cinco meses. Regresa el 18 de julio en recorrido de 1400 metros figurando tercero a 7 ¾ cuerpos de Hola Hola, dos semanas después fracasa al quedar 10º a 10 cuerpos de Barrumbe, pero el 15 de agosto con la monta de Milton Barra se reencuentra con el triunfo derrotando sensacionalmente por ½ cuerpo a Corsair agenciando 78”4 para los 1300 metros.

 

Pero sus múltiples lesiones hicieron crisis y cercenaron definitivamente la vida pistera de Rimel, que se concreto en un total de 28 salidas al ruedo capitalino, de las cuales en 15 logró anexarse el triunfo, además de obtener 4 segundos, 2 terceros y un cuarto, acumulando en premios la cantidad de Bs. 289.381,50. Fue enviado a la reproducción, específicamente al Haras Ranco, y aunque no recibió las mejores oportunidades, destacó con varios ganadores como Avalado, Rihera, Rim de Oro, Rimeldos, Vicioso, Nievecita (madre de Onamur y El Rumano), San Pier, Aline, Exotic, Rima, Moneda, Rítmico, Patty, entre otros.

 

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Revista Turf, Sr. César Pérez, Sr. Gastón Savino, Sr. Antonio Nicolás Tassitch, Sr. Roque Yoris S., Sr. Reynaldo Solís Vera.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 20 de marzo de 2008

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados