Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Robby

(Arg, 1937, Alan Breck en Rosy Princess por Tiny)

Editado por Juan Macedo

 

Inefablemente, uno de los grandes protagonistas del hipismo romántico fue Robby, un hermoso alazán argentino con un lucero en la frente, que fue reconocido como el fondista por excelencia de esa época. Nació en el Haras San Ignacio el 1 de septiembre de 1937, en los remates de 1939 fue adquirido por el Stud E.C.J. Nagel en Arg$11.000, para el que realizó una gran campaña ganando Arg$61.950 y 8 carreras, incluso el Clásico General Eudoro J. Balsa. Importado por Don Aquiles Paolillo, fue adquirido para correr con los colores de la Sra. Carlota Sosa de Azpúrua (esposa de Don Manuel Azpúrua Alcántara, padres ambos de los famosos entrenadores Leopoldo, Manuel y Eduardo Azpúrua Sosa).

 

 

La temporada 43-44 (que comenzó el 28 de marzo de 1943 y culminó el 27 de febrero de 1944) fue la que dio a conocer a este fenómeno de las pistas, que se mantuvo invicto en 6 presentaciones, debutando bajo el entrenamiento de Rafael Quiroga el 12 de diciembre en 1600 metros con 59 Ks y Laffit Pincay sobre sus lomos.

 

 Clásico Gobernador del Distrito Federal de 1946

 

Las siguientes tres carreras donde participa las gana en 1400 (dos veces) y 1700 metros respectivamente. Luego lo hace con Vicente Alemán en 1600 metros para cerrar con broche de oro el 20 de febrero de 1944 ganando el Clásico Clausura en 2000 metros con la conducción de Laffit Pincay, superando por cuatro cuerpos al moro Hat Trick con Pedro Emilio Yumar, agenciando 129”4.

 

En la temporada 1944-45 el hijo de Alan Breck salió a la pista paradisíaca en 11 oportunidades, adjudicándose entre sus triunfos los dos clásicos más importantes de la época: el Clásico Ejército Nacional (ahora denominado Fuerza Armada) en 3200 metros parando los relojes oficiales en 217”1 siempre con Laffit Pincay y derrotando nuevamente a su rival de siempre Hat Trick; y el Clásico Gobernador del Distrito Federal en 2 kilómetros (estrenando nuevo entrenador: el legendario Alfredo Peluffo, quien ese año se estrenaba en esa profesión) agenciando 131” clavados con Perfecto Antonio Chapellín y por supuesto su escolta fue nuevamente Hat Trick. La fabulosa campaña de Robby permitió a su propietaria llegar segunda en esa temporada en el renglón de propietarios, a una diferencia de Bs. 1.200 detrás de los hermanos Rodríguez Roye que obtuvieron Bs. 78.961,80.

 

En la temporada 1945-46 ganó el Clásico Presidente de la República en 2400 metros conducido por Pedro Emilio Yumar y agenciando 160”4, se imaginaran que el moro Hat Trick volvió a escoltar a nuestro crack. Es interesante resaltar que Robby corría todas sus carreras en punta, pero durante este clásico no aparecía entre los punteros, ni siquiera había buscado la carrera, y las esperanzas habían desaparecido, pero repentinamente, faltando 800 metros, Robby comenzó una feroz atropellada y en forma sorprendente desplazó a todos sus oponentes para triunfar con holgura, mostrando así su increíble capacidad de adaptarse al compromiso. Culmina su gran campaña clásica venciendo otra vez en el Clásico Ejército Nacional, reencontrándose con el jockey oficial de sus inicios, Laffit Pincay, y por enésima vez Hat Trick figura en el segundo puesto, recorriendo los agotadores 3200 metros en 227”.

 

Fuentes: Sr. José Rafael Ball, Sr. Manuel Inciarte (foto del libro "La Ciudad que no vuelve" de Guillermo José Schael), www.pulsohipico.com, Sr. Antonio Nicolás Tassitch, Sr. Gastón Savino.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 10 de Agosto de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados