Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Romancero

(Uru, 1958, Enterprise en Bala por Blackamoor)

Por Juan Macedo

 

Hay en la historia de nuestro hipismo excelentes corredores importados que destacaron notablemente, pero el volátil mundo del mercado de la época no permitió que su campaña se alargara, sino que eran negociados para correr en Norteamérica en la mayoría de los casos. Sin dudas que uno de esos casos fue el zaino uruguayo Romancero, que nació el 26 de agosto de 1958 en el Haras Uruguay, en los remates de 1960 estaba registrado con el nombre de Carabinero y fue adquirido por el Stud Ilusión en Uru$31.000 (quienes le cambiaron el nombre a Romancero) y en su país de origen corrió 14 veces, triunfando en tres ocasiones (Premio Asamblea de La Florida), además de 5 segundos (Gran Premio Nacional y el Premio Jockey Club) y un tercero, incluso representó a su país en el Clásico Internacional Simón Bolívar escenificado el 28 de octubre de 1961 en el Hipódromo La Rinconada que se adjudicó Prenupcial, ocupando el 12º lugar.

 

 

Regresa a Venezuela a finales del año 1962 a defender los colores granate y grises del Stud La Cabaña del Sr. Mauricio Saías, bajo los cuidados de Don Jesús “Tito” Pérez. Fue el 2 de diciembre cuando reaparece contra el lote de la 8º serie con Luís Bolívar up y lo hace triunfalmente superando por 4 ¾ cuerpos a Gran Trece, en tiempo de 113”2 para los nueve furlones. Dos semanas depuse cae derrotado en milla por pescuezo ante Carlino, para reivindicarse esta vez con Walter Carrión -quien sería a la postre su jockey oficial- para derrotar por siete cuerpos a Muchingo, agenciando 105”1 para los 1700 metros.

 

Ese fue el inicio de una seguidilla importante de triunfos siempre con Walter Carrión que continuó el 19 de enero de 1963 al vencer a Butrino por dos cuerpos en tiempo de 112”3 para los 1800 metros. Logra cuatro triunfos más a expensas de Malincó, nuevamente Butrino, Mimado (en una feroz atropellado corriendo en 1400 metros, fuera de distancia) y Telón, para que el 30 de marzo encontrarse por primera vez contra el crack El Tamao, y aprovechando el handicap a favor de manera irreverente lo derrota categóricamente con ventaja de seis cuerpos, dejando marca de 125” para los dos kilómetros.

 

La afición esperaba un nuevo enfrentamiento entre el crack El Tamao y la nueva estrella Romancero, y como era de esperarse fue el 19 de abril en el marco del Clásico Presidente de la República. Esta vez a pesos iguales, El Tamao se hizo invencible y relegó al hijo de Enterprise a 6 ¼ cuerpos en el tercer lugar.

 

 

 

Romancero regresa al lote común y logra otro par de contundentes victorias sobre los ganadores clásicos Barbullón y Virginio respectivamente, en preparatoria para el próximo enfrentamiento con el líder El Tamao, que fue el 5 de julio en el Clásico Fuerzas Armadas en 3200 metros. Aquí nuevamente El Tamao hizo gala de su inocultable calidad para obtener la victoria, mientras Romancero se conformaba con el tercer lugar.

 

Después de un merecido descanso de un mes, reaparece Romancero en una carrera del lote común en distancia de 1700 metros, pero fracasa rotundamente ocupando el cuarto puesto a 15 cuerpos del rendidor Piave, acto seguido vuelve a fracasar ante El Tamao quedando a 7 ½ cuerpos en el cuarto puesto. Nueva carrera y nueva derrota, nuevamente Piave lo deja en el tercer lugar, esta vez por 8 ¼ cuerpos.

 

Pero el 12 de septiembre Romancero vuelve por sus fueros y ganó el Clásico Organización Sudamericana de Fomento del purasangre de Carreras en distancia de 1800 metros, luego de correr a la expectativa se lanzó decididamente y aseguró su triunfo en la pista de La Rinconada con ventaja de ½ cuerpo sobre Barbullón y en tiempo de 113”1. A partir de ese instante se mencionó que estaba en trámites de venta para una caballeriza norteamericana, hecho que se concretó y Romancero viajó para el Norte a  continuar campaña.

 

Pero el 12 de septiembre Romancero vuelve por sus fueros y ganó el Clásico Organización Sudamericana de Fomento del purasangre de Carreras en distancia de 1800 metros, luego de correr a la expectativa se lanzó decididamente y aseguró su triunfo en la pista de La Rinconada con ventaja de ½ cuerpo sobre Barbullón y en tiempo de 113”1. A partir de ese instante se mencionó que estaba en trámites de venta para una caballeriza norteamericana, hecho que se concretó y viajó para el Norte a  continuar campaña. Así Romancero completó su campaña en nuestro país con 18 salidas a la pista (incluyendo el Simón Bolívar de 1961) con 10 victorias, un segundo, tres terceros, dos cuartos y una sola vez fuera del marcador, acumulando en metálico la cantidad de Bs. 264.814,50. En los Estados Unidos, Romancero continuó su campaña sin deslucir durante 41 salidas ya que ganó en 4 ocasiones con 5 segundos y 4 terceros, logrando incluso una figuración selectiva, al quedar segundo en el Appleton H, y acumuló en premios la cantidad de US$25.437.

 

                                                             

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Antonio Aragonés (fotos), Sr. Gaston Savino, Sr. Antonio Nicolás Tassitch

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 20 de marzo de 2008

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados