Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Sundín

(Arg, 1950, Rolando en Sunshock por Solario)

Por  Juan Macedo y Roger Pérez

 

Sundíneste poderoso zaino negro, nacido en Argentina el 31 de Octubre de 1950 fue vendido en 1952 en Arg$30.000 y adquirido por Norberto Steffens Soler, fue un digno representante del “elevage” de su país de origen, donde fue un ganador de 5 carreras: en Rosario ganó los Clásicos Jockey Club, Copa Rosario y General Urquiza y en La Plata el Clásico Cincuentenario en los agotadores 3200 metros de recorrido, para asi totalizar en premios la suma de Arg$239.500, demostrando ser un purasangre adicto a las distancias largas, en otras palabras un Stayer nato.

 

 

Fue traído a Venezuela con una fama demostrable, adquirido por el Sr. Anis T. Souki para lucir la chaquetilla negra con rombos blancos del Stud Angostura, bajo el cuidado y tutela del preparador Miguel Torrealba Herrera. El gigantesco Sundìn debutó el 18 de septiembre de 1954 en el Hipódromo Nacional de El Paraíso en distancia de una milla y con la monta de Juan Eduardo Cruz, pero no pudo pasar del séptimo lugar a 6 cuerpos de Reintegro. A la semana mejora una enormidad y logra cruzar la meta en ganancia con ventaja de ¾ cuerpos sobre Acierto, dejando crono de 103”1 para la milla. El 9 de octubre con Jesús Bolívar en sus lomos sigue la racha al ganar dramáticamente por cabeza a Maquiavelo agenciando 90”1 para los siete furlones, quedando listo para su primer gran reto, el Clásico Simón Bolívar escenificado el 31 de octubre en recorrido de 2000 metros, donde salió desde el vamos en una lucha suicida con el caballo Domingo y este inútil esfuerzo lo pagó al finalizar décimo a 26 cuerpos de Carril.

 

El 21 de noviembre Sundín regresa al lote común con Laffit Pincay up y se anotó otra victoria, esta vez con pescuezo de ventaja sobre el inglés Creole War, recorriendo la milla en 102”1. Dos semanas después con Balsamino Moreira vence a Reintegro en gran carrera por ½ cuerpo agenciando 89 exactos para los 1400 metros. Cierra el año 1954 defraudando a propios y extraños al quedar séptimo lejos de Reintegro.

 

El 1 de enero de 1955 regresa Balsamino Moreira para hacerse caballero del hijo de Rolando, figurando en el tercer lugar a 1 ¼ cuerpos de Batuque, una semana después queda cuarto a 7 ½ cuerpos del inglés Eolo, regresando a su cuadra con una molestia en una de sus manos, obligándoles a un reparador descanso. Reaparece el 9 de abril en distancia de 1400 metros, pero ahora bajo el entrenamiento del argentino Ambrosio E. Elnen, realizando una opaca actuación al quedar sexto lejos del ganador El Pucará. A las tres semanas mejora al figurar tercero a 7 cuerpos de Matisco y el 1 de mayo logra un segundo en final no apto para cardíacos a pescuezo de Hábil.

 

El 15 de mayo Sundín con el entonces aprendiz Carlos Enrique Chirinos reverdece laureles al imponerse de punta a punta, resistiendo en todo terreno el acoso de sus perseguidores, y aventajar a Ricotón con ¾ cuerpo, agenciando 101”1 para la milla. El 28 de mayo participa en los 1400 metros del Trofeo Revista Gaceta Hípica con Jesús Bolívar donde apenas pudo llegar quinto a 10 cuerpos de Hábil.

 

El Hipódromo Nacional se vistió de gala el 5 de julio y con la presencia del Ciudadano Presidente de la República, General Marcos Pérez Jiménez, se escenificó las dos vueltas del Clásico Fuerzas Armadas con la expectativa de que fue la primera vez en la historia de la prueba que se daban cita 11 ejemplares. Se dio la partida y Sundín con el látigo criollo “Doble FeoJuan Leopoldo Mendoza salió a comandar la carrera, seguido por Ricotón. La primera vuelta se corrió sin mayores cambios y muchos pensaron que Sundín pudiera siquiera figurar en pizarra, pero se mantenía firme en su posición a pesar que Viviani y Reintegro comenzaron a avanzar en firme contra el puntero y el primero de los nombrados pudo hacer contacto con Sundín, dominándolo, aunque brevemente, unos 100 metros, pues Sundin regresaría al sitial de honor, con comodidad, para hacerse invencible y asegurar su triunfo fácil, ocupando el segundo el entonces tresañero El Chama que remató quedando a 1 ½ cuerpos del vencedor dejando a Viviani y Reintegro ocupar las otras posiciones en el marcador. Sundín demostró ser el gran stayer que había sido en su país de origen, pero sorprendió a todo el mundo. Agenció 212”1 para las dos millas. Como caso curioso de este triunfo, uno de nosotros (Roger Pérez) veinte años después de esta hazaña de Sundín, conoció a uno de los hijos del Sr. Souki, Jorge, también un gran hípico. Un día después de las carreras, Jorge  me invito a su casa y tuve el honor de conocer a su padre el dueño del gran Sundín. En seguida el señor Anis se puso hablar conmigo y  me dijo que Sundín fue un gran caballo con una sangre extraordinaria heredada principalmente de Rolando para correr distancias largas. Luego me enseño ambos trofeos ganados en el Clásico Fuerzas Armadas. En uno de ellos se detuvo y me dijo “fíjate bien que este trofeo tiene una historia muy especial, aparte de ser muy grande, aparte de la plata estaba conformado por unas columnas bañadas en oro, fue especialmente diseñado para el caballo de Pérez Jiménez que corrió esta carrera; sin embargo, este animal tuvo que conformarse con entrar en pizarra”.

 

 

 

 

El 30 de julio regresó al lote común y en 2000 metros se anotó la victoria superando al norteamericano Brown Rambler con ventaja de 1 ½ cuerpos y tiempo de 127”4, como antesala a los dos kilómetros del Clásico Gobernador del Distrito Federal que se corrió el 21 de agosto, pero fracaso quedando séptimo lejos de El Chama.

 

Reaparece el 15 de octubre en 1800 metros, ahora bajo los cuidados de Ángel Penna, con la monta de Raúl Bustamante donde batalló toda la carrera para que al final cayera derrotado ante Préndase por un cuerpo. Luego de quedar quinto a 7 ½ cuerpos de Tanning, el 3 de diciembre Sundin saborea las mieles del triunfo al derrotar a Viviani con ventaja de 1 ½ cuerpos y en tiempo de 126” exactos para los dos kilómetros, brillantemente conducido por Juan Eduardo Cruz. Cierra el año figurando segundo a 4 ½ cuerpo del mismo Viviani, finalizando muy sentido de las manos.

 

Luego de un merecido descanso, Sundín reapareció con Jesús Bolívar el 17 de junio de 1956 ante el máximo lote, quedando sexto a 15 cuerpos de Tanning. Pero esta carrera fue de ajuste para su próximo reto, las dos vueltas del Clásico Fuerzas Armadas, escenificado el 5 de julio, donde nuevamente el nieto de Solario durmió a sus oponentes desde la partida, limitándose a mantener un fuerte galope a lo largo del recorrido, pero en esta ocasión con “Mano E’ TigreRaúl Bustamante en su conducción, y sacó hasta 12 ½ cuerpos de ventaja a Ricotón que se tuvo que conformar con la escolta, agenciando 216”2 para el recorrido.

 

 

El 28 de agosto con vendas en las manos participa en el Clásico Gobernador del Distrito Federal donde, a pesar de la mala partida, se anotó un excelente segundo puesto a 2 cuerpos de Tanning. Las lesiones en sus manos recrudecen y Sundín desaparece del ruedo hípico hasta el 10 de marzo de 1957 cuando reaparece con la monta de Juan Araya realizando una actuación de altura al perder por apenas ½ cuerpo detrás de Virlike. Inscrito para participar el 19 de abril en el Clásico Presidente de la República, en esa semana se presentó un caso grave de gripe que afectó a la gran mayoría de los corredores alojados en las cuadras del Hipódromo Nacional, incluyendo a Sundín que estuvo a punto de morir. Este brote epidémico provocó la suspensión de las carreras.

 

Luego de este incidente, Sundín corre dos veces más de manera infructuosa, por lo que su propietario sabiamente decide retirarlo de la pista paradisíaca. De esta forma completó una campaña de 27 actuaciones de los cuales en 9 logró cruzar la meta en ganancia, además de 5 segundos, 2 terceros y un cuarto, para a cumular en premios la suma de Bs. 292.201,05. Retirado a la cría, fue alojado en el Haras Los Guayabitos y posteriormente en el Haras El Placer ambos centros de cría del Dr. Agustín Hernández, aunque tuvo pocas oportunidades de su descendencia destacaron los selectivos Badín (Semental) y El Bachaco (en La Limpia); y los ganadores Positano,YardyPata Chata, Clay, Sunda, Sundina, Intuición, entre otros.  

 

Fuentes: Ing. Enrique Salazar, Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas, Sr. Gastón Savino, Sr. Antonio Nicolás Tassitch

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 28 de abril de 2011

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados