Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Virginio

(Arg, 1957, Claro en Virginia por Barranquero)

Por Juan Macedo

 

Nacido el 21 de agosto de 1957 en el Haras Don Santiago, el castaño Virginio fue adquirido en los remates de 1959 en Arg$500.000 por el Sr. Jack LaBelle. Durante la campaña realizada en su país de origen corrió para los colores del Stud La Cautiva, ganando 4 carreras además de 3 segundos, 2 terceros y 2 cuartos en un total de 13 actuaciones, acumulando en premios la cantidad de Arg$651.200. Exportado a Venezuela, fue adquirido por Don Carlos Penso y Don Bernardo González para lucir los colores celestes del Stud Car-Ber, bajo la tutela de Don Domingo Noguera Mora.

 

Debutó en el Hipódromo La Rinconada el 12 de agosto de 1961 con la monta de Luis Alberto Pineyro defeccionando desde el noveno lugar a 17 cuerpos de Farandulera. Luego de fracasar por segunda vez, en su tercera salida sacó la clase con la monta de “El IndioManuel Camacaro al derrotar con 1 ½ cuerpos de ventaja a Perseguida agenciando 72” flat para los 1200 metros. A continuación logró dos buenas figuraciones detrás de Torneo y Glaciar; y el 8 de octubre se adjudicó su segunda victoria con la monta de Guillermo González aventajando a Mister Dólar con un cuerpo y dejando crono de 85” exactos para los siete furlones.

 

Virginio falló ante Annina y La Fiera, pero cerró el año con dos buenas victorias: el 17 de diciembre con Juan Eduardo Cruz arriba derrotó dramáticamente a Zarak por apenas cabeza agenciando 78”3 para los 1300 metros y una semana después dejó a Una Tonta a 3 ¾ cuerpos recorriendo los 1300 metros en 77”2.

 

El 6 de enero de 1962 Virginio continuó su racha triunfal, esta vez superando a la rendidora Blasia por ½ cuerpo y parando el teletimer en 100”3 para la milla y a la semana (esa vez con Gustavo Ávila up) derrotó al uruguayo Montmartre con ½ cuerpo de ventaja y en tiempo de 78”2 para los 1300 metros.

 

Pernoctando entre la 3° y 4° Serie, Virginio inició una larga pasantía realizando buenas figuraciones sin lograr cristalizar el triunfo, enfrentando a corredores de la talla de Masticador, Treveris, Tormento, Morgan, Don Temis, Empeño y el criollo Lavandero entre otros. El factor común de esas derrotas fue la costumbre de partir mal, aparte de abrirse en la última curva, que tenía de cabeza a su entrenador Domingo Noguera Mora.

 

Sus propietarios deciden vender al hijo de Claro, y fue adquirido por el Sr. Árvelo Portel para correr la chaquetilla negro y blanco diagonal del Stud Tres Hermanos, siendo su nuevo cuidador “El ChéJuan Eugenio Vidal. Virginio estrenó nuevos colores el 5 de agosto con la monta de Juan Eduardo Cruz figurando tercero a 1 ¾ cuerpos de Halagadora. Luego de tres figuraciones decorosas detrás de Lavandero, El Tamao y Primordial, comienza a verse indicios de mejorías en Virginio.

 

Con la monta de “El PecosoMilton Barra, Virginio fue derrotado por la mínima diferencia por Como Luz  y luego por apenas ½ cuerpo ante Primordial, sin regalar ventajas. Fue el 22 de septiembre cuando reverdeció laureles, fue en distancia de 1700 metros, a costillas de Come Candela que quedó a 1 ¾ cuerpos, parando las agujas del reloj en 106”2 para el recorrido.

 

Ese fue el inicio de una seguidilla de triunfos, ya que el 19 de octubre galopó con 9 cuerpos a Bramando, dejando un excelente 83”1 para los 1400 metros. El 1 de noviembre confirmó la recuperación de que había hecho gala en sus últimas actuaciones logrando su más importante triunfo, el Clásico Organización Sudamericana para el Fomento de la Cría del Purasangre de Carreras. Partió con los punteros y en el poste de los 800 metros dio cuenta de los punteros y desprenderse para al final cruzar la meta con 4 cuerpos de ventaja sobre Empeño, el colombiano Caracol y el crack Klick, agenciando 112”1 para los 1800 metros.

 

Dos semanas después realizó otra impresionante actuación en la 1° Serie al derrotar en final no apto para cardíacos a El Tamao, dejando crono de 83”3 para los 1400 metros. Luego Virginio figuró cuarto a 3 ¼ cuerpos de Masticador, segundo a cabeza de Maniquí, para cerrar el año participando en el Clásico Clausura donde figuró cuarto detrás de Primordial.

 

El 2 de enero de 1963 Virginio se anotó otro sensacional triunfo, al exigirse al máximo para aventajar por apenas pescuezo a Masticador, teniendo que implantar nuevo record de pista al recorrer los 1700 metros en 104” exactos. Luego de siete buenas figuraciones ante excelentes purasangres de la 1° Serie, el 2 de junio el hijo de Claro saboreó nuevamente las mieles del triunfo con la monta de “El PájaroHéctor Revello para superar con 2 ¾ cuerpos a El Tamao, agenciando 84”4 para los 1400 metros. A la semana El Tamao en 2000 metros tomó venganza con tres cuerpos, pero Virginio dejó en el tercero a Romancero.

 

Ya para el segundo semestre de 1963, Virginio dio muestras de agotamiento en las seis carreras donde corrió, sin enseñar la garra y clase de carreras anteriores. Inició el año 1964 y Don Juan E. Vidal decidió llevárselo a Norteamérica, pero corrió sin pena ni gloria. Regresó a Venezuela y corrió tres veces más sin observarse cambios, por lo que sus propietarios deciden culminar su vida pistera.

 

Virginio realizó una extensa pero productiva campaña de 59 actuaciones para un total de 12 victorias, además de 10 segundos, 8 terceros y 10 cuartos, acumulando en premios la cantidad de Bs. 365.466. Fue enviado al Haras La Cruz de Hierro y luego al Haras Independencia donde cumplió papel como semental, destacando por intermedio de la selectiva Buena Chica y los ganadores Mi Vendaval (Semental), Monte Alto, Mi Sideral, Verónica, La Lupe, Viperino, Don Alfonzo, Venado y Zoilinda.

 

Fuentes: Revista Gaceta Hípica, Sr. Jaime Casas, Sr. Gastón Savino, Sr. Antonio N. Tassitch.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 30 de agosto de 2012

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados