Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Alejandro Matos

Por Gabriel N. Ramos

 

Nos referimos al jinete honesto, bregador y buen padre de familia, Alejandro Encarnación Matos Matos, que nació en la Ciudad de Caracas el 25 de marzo del año 1948, hijo de Don Félix Ramón Matos y María Matos, integrando una familia bastante numerosa. Es el quinto de nueve hermanos. Desde joven tuvo interés en la actividad hípica y por su estatura y dotes optó por buscar oportunidad como jinete. Se inició en la Escuela de Jinetes del Hipódromo La Rinconada por el año 1967. Sin embargo la suerte no le acompañó en esos primeros pasos y se fue al Estado Bolívar, donde las cosas cambiaron. Ya en el Hipódromo Municipal de Ciudad Bolívar completó su aprendizaje y como Profesional de la fusta ganó alrededor de 50 carreras en menos de dos años, la primera con el ejemplar Tahoe en 1400 metros y abriéndose paso en la difícil labor.

 

 

Por el año 1970 se marchó de la zona del hierro y el oro, directamente a la Ciudad de Maracaibo, donde estuvo por el término de casi nueve años. Ya radicado en el Hipódromo de La Limpia, las caídas y lesiones físicas le perjudicaron, pero ganó más de 140 carreras. Una de ellas recordada con mucho gusto por Don Diego García, en el año 1972 una carrera impresionante con el ejemplar Paunero, recién adquirido en Caracas al Profesor Anselmo Alvarado Dorato, y que era entrenado por “El Ché" Ángel Spera.

 

Se fue al Hipódromo La Rinconada donde le otorgaron la matrícula ya a finales del año 1978. Aprovechó la oportunidad, contando con el apoyo de su gran amigo Florencio Ortegano, para ganar en el viejo Hipódromo Municipal de Ciudad Bolívar el Clásico Simón Bolívar de 1978 por intermedio de Long Play, venciendo a uno de los mejores lotes que se hayan reunido, entre los que contaba a Ébano, Capiango y el ídolo Pekín, que en ese mismo orden completaron la pizarra.

 

Ya establecido en el óvalo de Coche, en el año 1979 ganó 16 carreras y en 1980 ganó 23 veces, en la que fue su mejor temporada en ese hipódromo. El entrenador Florencio Ortegano le brindó la oportunidad en una ocasión de conducir y ganar al Campeón Pollito ante el máximo lote, que incluían a excelentes corredores como Room Mate, Seravic e Intelectual. Logró obtener cerca de 60 triunfos en el principal óvalo del país.

 

Para el año 1983 se radicó en el Hipódromo Nacional de Valencia, precisamente desde el mismo momento que comenzó sus actividades este hipódromo (25 de marzo del año 1983) y su primer triunfo en Valencia fue con el ejemplar Mr. Joe, entrenado por supuesto de Florencio Ortegano. El destino le tuvo una mala jugada, ya que para el siguiente año, 1984, sufre una aparatosa rodada donde se fracturó severamente el fémur y estuvo más de tres años en recuperación. No solo el accidente y la inactividad afectaron sus habilidades como jockey, sino que después se le hizo difícil mantener el peso, cuando antes le era muy cómodo estar por debajo de los 48 kilos.

 

Sus conocimientos en el dominio del purasangre fueron invaluables para los entrenadores del óvalo de Cabriales y logró regresar al deporte de los reyes como Traqueador, trabajo que dedicó con empeño de lunes a sábado. Al tiempo el entrenador Aldo Traversa le brindó algunas oportunidades de montas en las que logro pocas victorias, pero con un buen número de figuraciones. Ya fue en el año 2004 cuando decidió colgar las botas definitivamente.

 

Contrajo nupcias con la señora Aída Margarita Pérez de Matos. Tiene dos hijos que son toda su vida. Alejando Matos fue un jinete rendidor, de aquellos que ganaba con corredores con poca oportunidad, aquellos que los jockeys estelares no querían. Su vida profesional, coartada por aquella infortunada rodada, pudo estar llena de satisfacciones. Pero Don Alejandro demostró que es un hombre honesto y de gran personalidad, que su satisfacción es tener una familia y que sus hijos sean personas de bien.

 

Fuentes: Lic. Antonio Narváez, Diario Ultimas Noticias, Sr. Trino Pulido, Sr. Diego García, Sr. Alejandro Matos Jr. (foto), Ing. Juan Macedo, www.hipicomputo2000.com

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 28 de febrero de 2013

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados