Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Ángel Francisco Parra

Por Juan Macedo

Angel Francisco Parra Molero nació el 6 de diciembre de 1946 en El Saladillo, Maracaibo. Comenzó su carrera un 30 de diciembre de 1960, a los 14 años, en el Hipódromo de La Limpia de la mano de Nilio Bravo, conduciendo a la criolla Virtud, entrenada por Don Luis Ferrer, ocupando el séptimo lugar. Alcanzó su primer triunfo con la yegua Talanquera un viernes 8 de septiembre de 1961 dejando 91"1 para los 1300 mts.

Angel Parra sobre Fast Ball, su triunfo 2000

Un ser imperturbable, comparado al panameño Braulio Baeza, Parra llegó al óvalo de La Rinconada en marzo del año 1965 (cuando punteaba la estadística marabina con 12 triunfos) y en su debut, un 3 de abril, arribó décimo con la yegua Anunciada en carrera ganada por Karen y el 15 de mayo (en su quinto intento) consiguió el primer laurel sobre el tordillo Calfucó, pupilo de Domingo Noguera Mora, en la distancia de 1300 metros donde dejó 80"2. En esa primera temporada, logro 10 triunfos en 114 actuaciones ubicándose en el puesto 33 de la estadística ganada por Don Balsamino Moreira.

Tras naufragar durante varios años y superar las improductivas campañas de Ciudad Bolívar, Paraguaná y Miami; en 1970, cuando trabajaba como segundo jinete de Manuel Azpúrua Sosa se le presentaría una curiosa situación, ya que "El Negro" Juan Eduardo Cruz (que era el jockey oficial) sufría uno de los tantos accidentes que lo alejaron un tiempo largo de la profesión, y aprovecho Parrita para ganarse la confianza de los entrenadores Manuel Azpúrua Sosa y Noguera Mora, consiguió establecerse como fusta de altos quilates. Entró 5° definitivamente entre los diez mejores en 1970 con 51 triunfos, cuando fue descubierto como el nuevo as del fuete. Ese mismo año gana su primer cotejo clásico con el crack criollo Canelo, en el Cría Nacional.

Angel Francisco Parra

Parra resultó uno de los primeros jinetes venezolanos en recibir un jugoso contrato para montar con exclusividad la caballada del Stud Los Samanes, de "Pepe" José Sahagún para la cuadra 8 de Domingo Noguera Mora -una super flota integrada entre otros por Velvet Cap, Billy Brenner, Gateway, Dayflower, Una Lágrima, Vaticinio y por supuesto el crack McKenna's Gold, luego de ganar la estadística de 1971. Dato curioso resulto ser el hecho de conquistar en una misma semana del año 1972 las dos Pollas de Acrica para potros, la primera con Encantado de Manuel Azpúrua y la segunda sobre los lomos de Sol Mayor, entrenado por Noguera Mora.

Angel Parra lo tenía todo (en sus años mozos), un físico conformado por poderosas muñecas, brazos que dominaban al purasangre como si fuese una pluma, un atleta total. Tímido en exceso, casi sin dejar traslucir sus emociones, a pesar del día de la victoria 1998 encima de All Power, cuando estalló en un llanto de felicidad.

Parra estriba a medias, ni largo ni corto, sin apilarse mucho al animal, pero se agacha en el instante preciso para decidir un triunfo. Virtudes como el talento y la disciplina en una carrera de 45 años, que lo ha llevado a ser conocido en nuestro medio como "El Diablo", debido a su tenacidad y garra. Se ha adjudicado un total de cinco casquillos de oro, justamente en los años 1971 con 106 lauros, 1972 con 115 éxitos, 1974 con 84 laureles, 1975 con 135 fotos y 1976 con 111 éxitos, además de 5 subcampeonatos; una cosecha que finalizó con la entrada del desaparecido astro Juan Vicente Tovar a la escena hípica. Es de recordar la estadística de 1973, cuando tras duro batallar por la posición de vanguardia con "El Monstruo" Gustavo Avila, cae vencido la ultima semana por tres triunfos. Había sido la lucha de dos titanes, ambos merecían ganar, al parecer lo justo hubiese sido un empate, pero una suspensión que le impusieron al marabino le priva en su afán por ceñirse una nueva corona.

Angel Francisco Parra emuló a Gustavo Avila al ganar ocho carreras en una semana en La Rinconada. Eso sucedió en la primera semana de junio de 1975 con los ejemplares Alondra, Pimpolla, Aisha, Daga, John P, Pretor, Santurce y Pala, distribuidas en tres días de carreras. Coronó esa temporada empatando el récord de carreras ganadas por un jinete al conseguir el triunfo 135 con Skyrocket. Fue una carrera emotiva, Moreira hizo de todo con As de Bastos para mantener en soltario su marca y al final ya derrotado, bajó de su cabalgadura y esperó a Parrita para abrazarlo emocionadamente, aceptando así compartir los honores, gesto que Angel Parra jamás olvidará. Numerosos animales de calidad han desfilado bajo la silla de Parra, tales como: Straightway, Yves, Vaticinio, Gran Tiro, Arturo B., McKenna's Gold, Provocon, Encantado, Piamen, Velvet Cap, Tocorón, La Rumba, Altivo, Negresco, Blondy y otros.

Exitos como los de Síndaco y Módena en las versiones del Gran Premio Nacional en 1987, cuando ganó 650 mil bolívares lo han catapultado hacia la historia del turf nacional. Parra conquistó 5 veces el Simón Bolívar: Straightway (1971), McKenna's Gold (1972), Vaticinio (1973), Gran Tiro (1975) y Arturo B (1977).

Otra de las hazañas de Parra es haber ganado la primera carrera selectiva celebrada en el Hipódromo Nacional de Valencia, llevando al triunfo a Tintoreto, un pupilo de Jesús "Tito" Pérez, en el Clásico que lleva el nombre del circuito, un 25 de Marzo de 1983, agenciando tiempo récord para los 1700 metros de 102".

Angel Parra sobre Bangkok y su triunfo 1000

Angel Parra en el Paddock en su triunfo 1000

 

El zuliano Angel Francisco "El Diablo" Parra se convirtió el 4 de Noviembre del 2000 en La Rinconada, en el tercer jinete venezolano en arribar a las 2.000 victorias en el hipismo criollo, luego de vencer en la primera carrera sobre el ejemplar Fast Ball (entrenado de Miguel Contini), para así entrar en la élite de los profesionales: Millard Faris Ziadie, Vittorio Catanese, Balsamino Moreira, Juan Vicente Tovar y Julio Ayala, los únicos en pasar esa barrera en la historia turfística del país en ese momento. La familia Contini también ha tenido que ver con la carrera de "El Diablo", pues Giovanni le brindo la oportunidad de alcanzar su triunfo 1000 durante el año 1979 con el ejemplar Bangkok, y Miguel (su hijo) revive la hazaña con Fast Ball.

Para el 29 de febrero de 2004, "El Diablo" saborea por última vez las mieles del triunfo sobre los lomos de Amor Salvaje, y no es sino el 5 de julio de ese año cuando "El Diablo" decide colgar las botas y retirarse de la profesión, tras recibir emotivo homenaje en el paddock descubierto y recibiendo los aplausos de quienes disfrutaron de sus faenas, los aficionados hípicos. En su homenaje se instauró un Clásico en su nombre en el Hipódromo de Santa Rita, que se realizó por corto tiempo, aunque tenemos la esperanza que se reinstale nuevamente debido a la trayectoria impecable de este notable atleta.

Fuentes y fotografías: Diario El Nacional, Diario El Universal, Diario Meridiano, La Biblia del Hipismo Venezolano, Revista Estampa Milagrosa, Sr. José E. Díaz Gómez, Sr. Luis González H., Diario Lider.

Editado por: Ing. Juan Macedo
e-mail:
[email protected]

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 14 de Noviembre de 2000
Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados