Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Castor Chiquito

Por Juan Macedo

 

El destacado jockey Castor José Chiquito Blanco nació en Punto Fijo, Estado Falcón, Venezuela, el 4 de enero de 1959, proveniente de una familia de nueve hermanos, dos de ellos trabajan en el medio hípico como lo son Douglas (uno de los mejores herreros de Valencia) y José Ángel (quien es talabartero). Su aprendizaje en la difícil profesión comienza a mediados del año 1974 en su natal Paraguaná, luego de culminar el primer año de bachillerato, pero no fue hasta el 26 de octubre de 1975 cuando pudo debutar en la Promoción José Rafael Ball (uno de los grandes periodistas hípicos de todos los tiempos) con el ejemplar Egeo donde destacaron: Wolfang González (quien gano esa primera carrera con Grisailora), Oswaldo Sulbarán, Henry Sánchez, Santiago Medina, Olinto Álvarez, Ysabey Quijada, entre otros. No ganó en esos últimos meses del año 75 pero sin dudas aprendió bastante. 

 

 

 

En 1976 a pesar de iniciar con muchos bríos logró ganar apenas en siete oportunidades. Su primer triunfo lo obtuvo con el caballo Borodino entrenado de Rodrigo Núñez, pero no fue hasta el año 1977 cuando recibió las oportunidades que les brindaron José Ramón Velasco, Orlando Lugo, Joel Díaz (quien lo animó a esto de conducir purasangres), Filiberto Socio Candelario y Segundo "Chundo" Sierralta, que no desperdició, ya que con 23 triunfos logró el título como Aprendiz del año. En 1978 quedó Campeón Jinete empatado la estadística con José Romero Villalobos.

 

Ese año 1978 le dieron la matricula para el Hipódromo de La Limpia con el apoyo de Jaime Marcelo González, junto a Rafael Torrealba y José Romero Villalobos, pero él y Torrealba se regresaron luego de un mes pues recibieron pocas oportunidades (Para la fecha le daban la matricula para dicho hipódromo a los ganadores de estadísticas en Paraguaná). Regresó a Punto Fijo para repetir la hazaña en el año 1979. Luego de ganar estas dos estadísticas, preparó maletas y buscó nuevos horizontes en el Hipódromo La Rinconada.

 

Recibió su matricula en 1980 con una contabilidad de 35 carreras ganadas, una por cada tres ganadas en provincia. Comenta el Lic. Roger Cotis que fue la época que había quedado en práctica lo aplicado por el presidente del INH Mario Mauriello, de otorgar matriculas a los ganadores de estadísticas de los hipódromos de provincia, eso incluía la Limpia. Alguien reclamo, tal vez un grupo de jinetes, que esos muchachos no eran aprendices sino muy diestros, por ello aplicaron esa modalidad, que por cierto no duro mucho. A  mi juicio esto perjudicó mucho a Castor porque llego descargando 3 kilos y con 5 ganadas ya descargaba 2 porque se ponía en 40 carreras ganadas.

 

 

Ya establecido en Caracas, el entrenador E. Villafranca buscaba afanosamente a Gustavo Ávila y como no lo consiguió le pidió el favor al novel jinete que la trabajara a la yegua Luisa H, ganándose la monta por su tesón y capacidad profesional, obteniendo así con esa yegua su primer triunfo el 19 de abril de 1980 que corría para colores falconianos del recordado Ing. Rómulo Rodríguez Campos. Durante tres años logró buenas victorias contando con el apoyo de Antonio Bellardi, Millard Ziadie, Ademar Piñango y Henry Gil

 

A mediados de 1983 se establece definitivamente en el Hipódromo de Valencia, Edo. Carabobo, donde se ubica entre los diez jinete mayores ganadores de carreras de ese Hipódromo con 365 lauros en un total de 3915 montas, recordando que en 1984 arribó en el tercer lugar de la estadística con 25 victorias a tan sólo cinco primeros del campeón de esa temporada que fue Miguel Blanco con 30 triunfos. Otro buen año fue 1989 cuando obtuvo un total de 36 victorias.

 

Fue en el año 1986 cuando logró saborear las mieles del triunfo en una prueba selectiva, la Copa Petare en recorrido de 1800 metros sobre los lomos de Black River, un entrenado de Armando López García. Y su primer triunfo clásico lo obtuvo en el año 1988 conduciendo a Bombón, una pupila de Néstor Contreras, en el Clásico Lavandero. Entre los buenos corredores que tuvo la oportunidad de montar  recordamos a La Moza (pupila de Francisco D'Ángelo con la cual ganó dos pasos de la Triple Corona Regional), Anataguay, Reggie, Miura y Mi Chejendé.

 

Durante los años 1994 y 95 todo parecía indicar que era el retiro profesional de Castor Chiquito, pero regresa con todos los hierros en el año 1996 con el apoyo primordialmente de “El AmoAntonio Sano. Ese año 1996 ganó el Clásico General Manuel Cedeño con Whisper. También figura como el ganador de la única carrera que se fijó en 1400 metros que, por fallas en el alumbrado, pasó a 1300 metros. Era la octava en el orden del programa de carreras del viernes 13 de septiembre de ese año, con el ejemplar Sorpresivo.

 

Durante el año 1997 tuvo un gran susto con el caballo Black Furius, un entrenado de J. Solórzano, que hizo un extraño y cuando ya estaba tocando tierra prácticamente, hizo un esfuerzo sobrehumano y se volvió a montar. Pero tuvo una gran satisfacción al llevar a la victoria a Miss Kid en la Copa Guillermo Boggiano.

 

En el año 1999 logró el último triunfo selectivo de su vida profesional como jockey montando sobre los lomos de Super Luigi, pupilo de Gustavo Amaya, en el Clásico José Rafael Pocaterra en recorrido de 1900 metros. Pero en los años siguientes siguió cosechando victorias demostrando semana a semana que aún había jinete para rato. En una ocasión le preguntaron a Castor ¿Cual jockey es el que mas admira? respondiendo "admiro hasta en la actualidad a Rafael Torrealba, por su estilo, la manera de arrear y pegar, y otro que admiré como caballero y jockey fue a Juan Vicente Tovar"

 

Su última victoria fue el 8 de marzo de 2007 con el ejemplar Jumbo Andrés en recorrido de 1100 metros, luego de sortear una mala partida, demostrando determinantemente la sapiencia de esperar el momento oportuno para ganar una carrera. Y no fue hasta el año 2008 cuando Castor Chiquito decide “colgar el látigo”, persuadido por sus hijos. Para ese momento, casi 50 años de edad, está muy conservado, lo que indica que ha sido un hombre casero y alejado de los vicios. Casado con la Sra. Eneida Díaz de Chiquito con quien procreó tres hijos: Castor Junior, Juan Miguel y Casneidy, que formó con muchos principios, siendo sus hijos profesionales universitarios.  

 

 

El 24 de julio de 2009 en Paraguaná, se le entregó una placa de reconocimiento por su fructífera labor. Fue un acto de mucho sentimiento y regocijo.

 

 

 

Honor a quien honor merece, Castor José Chiquito Blanco, un gran jockey con grandes cualidades tanto profesionales como humanas, que demostró durante mas de 30 años ser una muestra viviente de tenacidad, gallardía y honestidad. Gracias Cástor por entregar toda tu vida a favor de la hípica Venezolana.

 

 

 

Fuentes: Sr. John Contreras, Sr. Roger Cotis Guadarrama (fotos y retrospecto), Sr. Jaime Casas, Revista Hipódromo, Hipicómputo 2000, Sr. Castor Chiquito Jr.


Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 20 de agosto de 2009

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados