Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Eduardo Véliz

Por Trino Pulido

 

Eduardo Antonio Véliz González, nació en Parroquia 23 de enero de la ciudad de Caracas el 09 de noviembre de 1956, hijo de Don Jesús María Veliz y Doña Ligia González de Veliz; hermano de Jesús, René, Franklin (también jinete) y Freddy. Su hermano Franklin le gustaba ver las carreras por televisión y de alguna manera logró contagiar los demás, tanto que Eduardo y René fueron hasta el Hipódromo La Rinconada a buscar fortuna.

 

Eduardo Véliz entró en el mundo del hipismo como recoge camas, en la cuadra de “El MusiúMillard Ziadie, luego se fue a la cuadra de Jose Núñez Rausseo, allí conoció a quienes iban a ser sus grandes amigos: Rafael Teodoro Chávez, Andrés Bianco y Senobio Velásquez. Su primer caballo purasangre como recoge camas se llamó Pav-Né, llegó segundo en las tres pruebas de la Triple Corona, luego era el calentador oficial del caballo Caripote, propiedad del Sr. Manuel Montenegro, tenía que trotarlo en la cuadra y luego llevarlo a la pista, éste ganó dos clásicos de la Triple Corona.

 

Con la ayuda de Rafael T. Chávez fue al Hipódromo Jacinto Lara (ubicado en Barquisimeto, estado Lara) en el año 1973, pero con la mala suerte que cerraron el hipódromo y no pudo debutar. Se fue al Hipódromo de Paraguaná donde debutó en el año 1974 pero no logró ganar, solo logró figuraciones en el marcador.

 

 

Al año siguiente (1975) se fue a buscar mejor suerte al Hipódromo Municipal de Ciudad Bolívar, comenzó su campaña en segundo semestre de ese año sin poder ganar, pero el año 1976 todo fue diferente, su primer triunfo fue con Rio Caribe de Julián Fernando Cruz “Calígula” y el segundo triunfo también fue con Rio Caribe. Luego llegaron muchos más, un total de 26 carreras ese año, al año siguiente luchó por el título de Aprendiz del Año con su compadre Freddy Martinez quien finalmente lo ganó por dos carreras, a Eduardo Véliz le dio hepatitis y estuvo más de un mes sin montar lo cual le sirvió de atenuante “Le prometí a Freddy que al año siguiente yo sería el campeón” le sentenció Eduardo. Estas dos futuras estrellas de la fusta fueron al Hipódromo de La Limpia, ubicado en la ciudad de Maracaibo, a representar al Hipódromo Municipal de Ciudad Bolívar en la “Carrera de los Ases”, y Eduardo ganó la carrera de punta a punta. Regresaron a Ciudad Bolívar a las 4 de la mañana para correr a las 10 de la mañana (que era cuando iniciaba las reuniones en el desaparecido hipódromo), ganando Eduardo 5 carreras ese día.

 

Debutó en el Hipódromo La Rinconada el 15 de abril del año 1979, al día siguiente “lo matan en raya” en la sexta valida con un tremendo batacazo llamado Rio Caris, entrenado de José Núñez Rausseo. Fue el 19 de abril cuando ganó su primera carrera y ¡en 1900 metros! con la yegua Espirituana, también entrenada de José Núñez. Le llegaron a conocer con el sobrenombre de “El Puma”, adjudicado por el jinete Argimiro Guerrero, debido a la abundante cabellera que tenía en esa época. Es un jinete habilidoso con caballos veloces.

 

Vamos con una singular anécdota: “Al pasar los años esperando que me entregaran la matricula en Maracaibo conocí a Soplido, yo vivía en el forraje donde estaba la comida y él se salía de su puesto a tocarme la puerta para que le diera y así volver a entrar a su box, duré 6 meses en eso, hasta que un día Pedro Yánez me dijo: Chamo Véliz, vámonos, que los maracuchos se queden con su hipódromo. Y así fue. A la semana siguiente de haber llegado a Ciudad Bolívar vi cuando bajaban a unos caballos del camión, y sorpresa vi a Soplido y le grite a morocho: a ese lo conozco yo, tiene es media doma, déjamelo que yo termino de domarlo. Así fue como nos hicimos campeones, yo gané la estadística y con ello el pase directo a La Rinconada, y Soplido fue Campeón en Ciudad Bolívar, para luego ganar en La Rinconada, allí también lo gané en el Trofeo Rumbos Ritmos y Caballos”.

 

Ejerció la profesión de jinete en los Hipódromos La Rinconada, Valencia, Ciudad Bolívar, Paraguaná, La Limpia, Las Guaratara, y en el Hipódromo del Rosario (en el estado Zulia). Nunca salió de su país a correr. Ganó más de 150 carreras en La Rinconada y Valencia, en total supera los 300 triunfos.

 

Fue propietario de dos ejemplares en el Hipódromo Municipal de Ciudad Bolívar: Tropic Moon y Bocombo, ambos entrenados por su compadre Israel Gutiérrez, En el Hipódromo Nacional de Valencia tuvo una yegua llamada Mafioli, que no llegó a destacar.

 

Tiene la esperanza, algún día, de estudiar y ejercer la profesión del entrenamiento de purasangres de carrera, ya cuando se retire de jockey, profesión que aún ejerce, nunca ha dejado de serlo, mantiene un peso de 47 kilos y todavía se siente fuerte para seguir montando. Galopa todos los días, algo que jamás ha dejado de hacer. Eduardo Véliz cierra diciendo “Amo mi profesión, si volviera a nacer seria jockey otra vez, un consejo para los que están empezando: 1) tengan educación; 2) aprendan a quererse, a cuidarse; 3) no se monten en un caballo solo para dar una vuelta, tienen que ver al ejemplar, que le sienten, que hace, como respira, si no tienen eso pasaran los años y perderán su tiempo, y otra cosa, en 5 años los gradúan de profesionales, no esperes eso, porque aquí el tiempo pasa volando”.

 

Fuentes: entrevista realizada a Eduardo Véliz.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 25 de mayo de 2017

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados