Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Félix García

Por: Lic. Juan Carlos Rodríguez Oletta.

 

Como lo llamemos,El NegritoFélix Ramón García  o  FélixMalabarGarcía, siempre recordaremos a este extraordinario jinete venezolano, nacido en  San Felipe, Estado Yaracuy el 27 de Mayo de 1936,  hijo de Doña Maria Gregoria García y de Don José de Jesús Lambiner.

 

A los 15 años de edad se viene con su familia a Caracas con el sueño de ser pelotero profesional y así todos los días jugaba las caimaneras con sus amigos de la avenida Boyacá en el Cementerio, su tío Don Eduardo García siempre pendiente del pequeño Félix le decía “tu juegas muy bien el béisbol, pero tu tamaño no te ayuda, olvídate de eso y métete a jinete de caballos de carrera”, pero Félix insistía en ser un gran pelotero, siempre recuerda que jugó amateur con quien en el futuro seria su gran ídolo y amigo el Grandeliga Cesar Tovar, el cual fue el segundo jugador en la historia de las ligas mayores en jugar las nueve posiciones en un juego.

 

 

Un Domingo el tío Eduardo lo invita a las carreras de caballos en el Hipódromo de El Paraíso y Félix a regañadientes aceptó, le pidió permiso y algo de dinero a su madre Doña  Maria Gregoria, ese día de 1953 entró por primera vez al hipódromo que lo vería triunfar en innumerables oportunidades, al entrar ve a un caballo muy lindo, zaino, de gran porte, de nombre GRANITO y le pregunta al tío como se juega, Félix hace su primera jugada de Bs. 2, un Show y ahhhhh… fortunaaaaa, el zaino llega tercero y se gana Bs. 35, con esa emoción regresa a casa, le entrega el dinero a su madre y le pide autorización para inscribirse en la escuela de jinetes que funcionaba en el Hipódromo Nacional El Paraíso, pues quedo impresionado y motivado al ver los jinetes tan bien trajeados y la belleza por su colorido de las carreras de caballos.

 

 

Así se inicia en la escuela, bajo la tutela del Profesor Luis Monasterios quien lo asume como un hijo y le enseña con gran profesionalismo el oficio de Jinete, y como premio a su voluntad y dedicación tiene la gran oportunidad de conocer a Juan Araya (extraordinario jinete Chileno, para Félix “el mejor jinete extranjero que a montado en Venezuela”), el cual lo lleva de la mano enseñándole los secretos de la profesión.

 

 

 

A escondidas de los instructores de la escuela y de sus compañeros aprendices, Araya le enseña con mucho interés la partida desde el aparato diciéndole insistentemente “negrito, si partes bien, ya tienes la mitad de la carrera ganada”, Félix García aprendió muy bien esta lección convirtiéndose en uno de los mejores partidores en El Paraíso.

 

Debuta como aprendiz en Julio de 1955, montando al caballo Mohicano, llegando de quinto  lugar en 1200 metros, preparado por Vicente Clyde, su primer triunfo de punta a punta fue el  20 de noviembre de ese mismo año con el ejemplar Danebury, preparado por Juan Eugenio Vidal. De ahí en adelante (“El negrito” apodo puesto por los aficionados o “Malabar” apodo puesto por el gran narrador Mr. Chips -Eloy Pérez Alfonso- debido a su gran agilidad y destreza en la conducción de caballos de carrera), se abre paso entre las grandes figuras de la época, tales como: Balsamino Moreira, Carlos Cruz, Carlos Pérez, Félix Sabino Pérez, Gustavo Ávila, Ignacio Jesús Ferrer, Juan Araya, Jesús Bolívar, Juan Eduardo Cruz, Manuel Camacaro, Raúl Bustamante entre otros.

 

Al  hablar con “El hombre de la eterna sonrisaFélix García, siempre esta en su mente y en su voz las hazañas realizadas en los Hipódromos de El Paraíso y La Rinconada “yo gané la primera carrera de la ultima reunión en el Paraíso y gane la primera carrera en la inauguración de La Rinconada, eso es historia y nadie las puede igualar”.

 

Ciertamente la tarde del 28 de junio de 1959 se corrió la última jornada hípica en el viejo hipódromo de El Paraíso, siendo el ganador de la primera carrera la yegua Palestra conducida magistralmente por “El NegritoFélix García, entrenada por Manuel Azpúrua Sosa para el Stud La Giralda y  el 5 de julio de 1959 se inaugura el Hipódromo La Rinconada teniendo como prueba principal el gran Clásico Fuerzas Armadas en 3200 metros ganado por el ejemplar Banal en tiempo de 214”1 conducido por “El MonstruoGustavo Ávila y presentado por el gran entrenador Millard F. Ziadie. Lo que más se recuerda de ese día fue la primera carrera en el óvalo de coche que fue ganada por el ejemplar Juan Griego, conducido por  FélixMalabar García, entrenado por Juan Evangelista Lander para el stud de su esposa Beatriz de Lander.

 

Dice Félix Garcíade las 748 carreras ganadas en los Hipódromos de El Paraíso, La Rinconada y Valencia, nunca olvidare los cinco clásicos donde salí ganador”.

 

Gana su primer clásico en 1959 en el Hipódromo de El Paraíso, el Clásico José Antonio Páez, a bordo del tres añero Elegido en 1600 metros agenciando un tiempo de 102”2, ejemplar preparado por Manuel Azpúrua Sosa, derrotando al futuro campeón Canario. Elegido conducido por Félix García llega tercero en Clásico Ministerio de Agricultura y Cría 1959, donde gano el ejemplar Canario (Campeón Tresañero en 1959 en Venezuela, Récord-Horse de los 1.700 y 2.000 metros) conducido por  Manuel Camacaro y entrenado por  Raúl Salazar C. en 2000 metros agenciando 126 clavados. Para Félix este ejemplar Elegido es “el mejor caballo criollo que condujo en el Hipódromo de El Paraíso”.

 

Dice Félix El 27 de Septiembre de 1959  monte en el Hipódromo La Rinconada al mejor ejemplar  importado que conduje en mi vida, nada mas y nada menos que la extraordinaria yegua Pensilvania, que debuta en esa fecha, ganando por nueve cuerpos y medio en 1400 Metros, yegua con extraordinaria campaña en Argentina y no menos llamativa en Venezuela donde gano nueve carreras incluyendo el Clásico Simón Bolívar de 1959, parando los relojes 125”1 (record de pista) para 2000 metros con la monta de Gustavo Ávila y así convirtiéndose en la primera yegua en ganar este Gran Clásico.

 

En enero de 1961 Félix gana el Clásico Inauguración Francisco de Miranda, con la yegua  Incendiaria, en 1600 metros agenciando un tiempo de 101”4, preparada por el “PavoDomingo Noguera Mora, esta yegua venia de ganar en diciembre 1960 el Clásico Ciudad de Caracas  en 1200 mts en 73” con la conducción del látigo criollo Manuel Camacaro.

 

En este mismo año de 1961 gana el Clásico Ministerio de Agricultura y Cría con la extraordinaria yegua criolla Lluvia, derrotando a los machos en gran demostración, agenciando un tiempo extraordinario de 126”2 para 2000 metros (a 2/5 del record) el segundo lo hizo Ganadero (gran corredor, ganador de los Clásicos Guardia Nacional en 1800 metros con tiempo de 114”3 y  Clásico Republica de Venezuela en 2400 metros en tiempo de 155”3 en 1961)

 

 

El año 1962 fue su mejor temporada quedando entre los cinco primeros de la estadística.

 

En diciembre de 1965, gana el Clásico Comparación en 1400 mts con el potro  Siglo Veinte agenciando un tiempo de 86” clavados para la distancia, potro preparado por  Humberto Mora.

 

El tres de octubre de 1971 gana el Clásico Ciudad de Caracas con la futura Campeona Azucarada, en distancia de 1200 metros parando el crono 74”2 por ½ cuerpo sobre Charlatana. La campaña de esta extraordinaria yegua fue con todo y lesiones de 11 primeros, 1 segundo y  1 cuarto en 13 presentaciones. Entrenada por  Antonio Jacial, para los colores del Stud Abi-Car de Alberto Abilahoud y Federico Carmona Perera. De los 11 primeros fue conducida por Félix García una vez y por Balsamino Moreira en 10 oportunidades.

 

 

Ya para la década de los 80, Félix García montaba muy poco dedicándose a orientar, enseñar y corregir a los noveles jinetes de la Rinconada y Valencia.

 

En estos años conducía especialmente a los Caballos que Agustín Bezara y otros pocos entrenadores le asignaban para mejorarlos en carrera, así el  16 de octubre de 1981 gana una carrera en los lomos de un tresañero llamado Catoke (Rinconcito -Tormenta) en 1800 metros de punta a punta como en sus mejores tiempos, ese triunfo quien suscribe estas notas no lo olvidara jamás, “fue mi primer triunfo como propietario de caballos de carreras" para los colores del Stud Altamirano, de Roberto Pascale A y Juan Carlos Rodríguez O.

 

 

El 12 de Enero de 1984 gana su última carrera en el Hipódromo de Valencia con el Ejemplar Bon Chance en 1400 metros, entrenado por Daniel Pérez.

 

El retiro de Félix  MalabarGarcía de las pistas fue en 1985 cuando tenía 48 años de edad y 30 años como Jinete. El retiro se origino por una rodada del ejemplar Vascoveda, entrenada por Agustín Bezara, pero nunca se retiro del hipódromo, es común ver a Félix en sus instalaciones y especialmente los días de carreras con su traje claro, corbata de colores, luciendo orgulloso en su pecho un botón de miembro Preakness Stakes y con su eterna sonrisa recordando a sus amigos “yo soy historia, gane la primera carrera en este Hipódromo. HONOR  Y  RECONOCIMIENTO A QUIEN LO MERECE.

 

FUENTES Y  COLABORADORES:

Entrevista con Felix Garcia, Colaboradores: Yanir Hurtado D, Luis Velasco C.

Fuentes: Diario la Voz, Revista Gaceta Hípica, Ing. Juan  Macedo, Revista Hipódromo. www.pedigreequery.com 

 

  Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 11 de Mayo de 2006

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados