Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

Frederick Römer

Por Gabriel N. Ramos

 

El jinete Frederick Römer Chapellín nació en la Ciudad de Caracas el 11 de septiembre de 1964, hijo de Dagoberto Römer Power y Alida Chapellín Duarte, es el tercero de igual número de hermanos, siendo el primero Dagoberto (dedicado al comercio) y Guillermo (piloto). Comenzó a practicar el Deporte de la Equitación desde los 16 años en el Fuerte Tiuna, en la escuela de Equitación del Ejército, donde logra varios triunfos que lo consagran, primero en 1984 como Jinete Novato del Año y después en 1985 como Campeón Aficionado C.

 

Este éxito le permitió meterse más con los caballos y un día decide venir en calidad de aficionado al Hipódromo La Rinconada y le gustó la manera especial de correr de varios jinetes sobre todo sus posiciones y arreos. Fue la equitación lo que le permite desarrollar su pasión por deporte de los reyes.

 

Frederick Römer decidió averiguar los requisitos para ser jinete y cumplirlos, donde se dio cuenta que eso era más que difícil, por lo que acudió a un viejo y gran amigo de la familia, a los fines de que le planeara su caso al entonces presidente del INH, el Dr. Gilberto Carrasquero. El amigo habló y afortunadamente, su entrada a la Escuela de Jinetes fue posible a la semana, comenzando el 23 de enero de 1986 junto a otros 40 jóvenes de ambos sexos, de los cuales al final apenas obtuvieron matrícula 16. En la escuela estuvo 11 meses, ya que en Noviembre de 1986 debutó públicamente con el caballo Morrocoy, arribando sexto detrás de Cid Campeador, ganador con la Srta. Sonia Mariano.

 

Su primer triunfo lo obtiene por intermedio de Jury (que por cierto Frederick logró adquirírselo a la Sra. Peggy de Azqueta y lo conservó como uno de sus más preciados galardones, en el Fuerte Tiuna, pero bajo el nombre de El Fuhrer). Ese año 87 logró 12 victorias. De ese grupo fue considerado como el mejor estilo, sin duda gracias a su temporada en la Escuela de Fuerte Tiuna.

 

Fue en el año 1988 cuando logró su primer triunfo selectivo, lo obtuvo el 5 de marzo por intermedio de Llamarada en el Clásico Congreso de la República, siendo el primer jinete de su promoción en ganar un clásico. Ese mismo año brilló gracias a Escalafón con el que ganó en sensacional atropellada el Clásico Ministerio de Agricultura y Cría; y con El De Charly en la Copa Grano de Oro. Fue una gran temporada para el joven aprendiz.

 

 

En el año 1989 ganó con Otro Rayo la Copa Alfredo Abilahoud, pero luego de graduarse de profesional el ritmo de oportunidades y victorias comenzó a disminuir, aprovechando buena parte del tiempo en su carrera de Estudios Internacionales en la Universidad Central de Venezuela. Fue en el año 1993 cuando tuvo un repunte importante y logró meterse entre los 10 mejores jinetes de la estadística, ganando hasta 57 veces.

 

Pero las ocupaciones personales y familiares fueron llenando espacios en su tiempo y las buenas oportunidades escaseaban. Su última victoria la logró en el año 1996 y llegó a montar hasta el año 2000, pero con purasangres sin oportunidad. Frederick Römer Colgó las botas para dedicarse enteramente a gerenciar una empresa familia, dedicada a la rama deportiva. Durante su vida profesional como jinete logró un total de 187 victorias. Actualmente se dedica a la venta y servicio técnico de equipos para hacer ejercicio.

 

Fuentes: Sr. Erik Pignoloni, Sr. Eliecer Odreman, Ing. Juan Macedo, www.hipicomputo2000.com

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 27 de octubre de 2011

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados