Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Guillermo Gavidia

Por Juan Macedo

Guillermo Gavidia es uno de los jockeys venezolanos más completos, no solamente demostrado en nuestro país, sino en las múltiples plazas que participó. Nació en Caracas, especificamente en la parroquia San Juan. Inició su carrera en el óvalo de El Paraíso, gracias a su padrino, el también jockey Héctor Revello, que le asoma la idea de convertirse en jinete. El aceptó y lo inscribió en la escuela de jinetes. Se gradúa en 1956 en la promoción de jinetes en honor a Jaime Todd, junto a Pedro Jesús González, Tito Cortez, Víctor Manuel González, Ricardo Briñez, Atilio García y Pedro Muñoz.

Guillermo Gavidia

Su primera monta fue ese mismo año con el ejemplar Orituco con el que apenas obtuvo el undécimo lugar, pero pronto obtuvo su primer triunfo con la yegua Cancionera el 8 de diciembre de 1956. Desde ese año deslumbró por su estilo y calidad sobre los purasangres y siempre figuro entre los líderes de la estadística de jinetes. Fue el 23 de agosto de 1958 con el triunfo del ejemplar Luisito (que llegó igualado en el primer lugar con Hércules) que Guillermo Gavidia completó su victoria 60 para asi doctorarse en la dificil profesión de conducir puros de carrera, ese mismo año obtuvo el Título de Aprendiz del Año. Es recordado por ser uno de los cinco jinetes venezolanos que se apoderaron de los cinco primeros lugares en la estadística de jinetes de 1958, en una época donde había dominio total de los látigos extranjeros, quienes por cierto eran de altísima calidad; los nativos involucrados en aquello fueron: Gustavo Avila, Manuel Camacaro, nuestro homenajeado Guillermo Gavidia, Rogelio Cortez y Cecilio García, en ese orden. Su primer triunfo clásico lo obtuvo por intermedio del argentino Cabloco en el marco del Clásico Rafael Urdaneta, en el entonces incipiente Hipódromo de La Limpia.

Su primer triunfo clásico en la capital lo obtiene con el ejemplar criollo Guanabara en el marco del Clásico José Antonio Paéz de 1961, pero un año antes destacó en el Hipódromo de La Limpia (Edo. Zulia) al triunfar en el Clásico Rafael Urdaneta con el argentino Caboclo.

Tuvo el apoyo de sus colegas, y varios de los mejores entrenadores, como Víctor Muñoz, Antonio Jacial, Guillermo Andrade, Enio López, Domingo Noguera Mora y Ademar Piñango, no vacilaron en tenderle la ayuda.

Otros triunfos relevantes en su campaña fueron los Clásicos Fuerzas Aéreas Venezolanas con la argentina Figulina y el Simón Bolívar de 1963 con el argentino Ferumbrás, con este ejemplar representó a Venezuela en el Washington Internacional y le quedó el gusto del hipismo norteño. A partir de 1964 estuvo viajando con mucha regularidad a Norteamérica y México, en ese ínterin logró un impresionante triunfo en La Rinconada con la yegua Vélika en el marco del Clásico Ciudad de Caracas.

Ferrumbras con Guillermo Gavidia

Ya a partir de 1966 se decide y se queda en Norteamérica, específicamente California, donde fue muy conocido en USA, actuando en plan grande en varios hipódromos, teniendo una destacada carrera y fue considerado jinete de primera categoría. Ganó una estadística en Gulfstream Park, Florida. Eventualmente también participó en México, específicamente en el Hipódromo de Las Américas. Entre sus muchos triunfos, se destaca el Better Lee Handicap, en la silla de Out The Window. Esto fue en el hipódromo Arlington Park de Chicago, en 1969. Tambien la Kentucky Oaks de 1974 con Quaze Quilt.

Don Guillermo siempre mantuvo un contacto con nuestro hipismo, ya que venía con cierto regularidad a Venezuela y obtenía sus buenos triunfos, inclusive dominando momentáneamente (en algunas ocasiones) la estadística de jinetes. Es de grato agrado volverle a verle la cara a Don Guillermo en diciembre de 1971 cuando fue durante la realización del VI Clásico Internacional del Caribe, sobre los lomos de un purasangre mexicano de nombre Nacozareño. Este ejemplar arremetió como tromba desde el último lugar para rebasar a todos y cada uno de sus adversarios, hasta cruzar la meta con cuatro y medio cuerpos de ventaja sobre su más inmediato seguidor, el panameño Sicodélico, que remató con fuerza para arrebatarle el segundo lugar a los nativos Petronio, Lavandera y Omán, en tiempo de 114" con la preparación de Tomás López Altamira. Cuenta Don Guillermo que sus compatriotas lo llamaron traidor por cumplir con su trabajo. Bien dice el refrán "nadie es profeta en su tierra".

Continuó su campaña en México donde logro grandes triunfos como en el Handicap Hidalgo, Stakes Jockey Club Mexicano, Derby Mexicano, Handicap Presidencial, Handicap Copa de Oro, Clásico Malitzin, Clásico Criadores Mexicanos, Futurity Mexicano, Clásico Anáhuac, Handicap General Manuel Avila Camacho, Clásico Debutantes, Clásico Jacarandas y Clásico Ciudad de México. También participó 3 veces en el Kentucky Derby, una de ellas con el norteamericano Set N' Go, presentado por Manuel Azpúrua Sosa para los colores venezolanos de Antonio Istúriz. Otro detalle genial, también comentado por Don Guillermo, es el hecho que pertenece al Hall de la Fama del estado de Illinois, donde obtuvo varias estadísticas. Y lo que es irónico, en nuestro país ni se le recuerda con un trofeo.

El 30 de marzo de 1982 fue el acto de despedida que tuvo el astro venezolano Guillermo Gavidia en La Rinconada. Sólo en el centro del Recinto de Ganadores lo colocó Víctor Querales, el Juez de Peso. Alzó su látigo, saludó a las tres tribunas, se abrazó con Querales y eso fue todo. Gavidia ahora se reterirá de los otros hipódromos donde corrió, siempre con gran éxito, destacando internacionalmente en Chicago, Churchill Downs y México. Aquí a nadie pareció interesarle su despedida. El retiro del jinete venezolano más ganador de carreras a nivel internacional para la época.

Aunque no hay cifras exactas, Don Guillermo Gavidia ha coleccionado más de 2000 triunfos entre USA, México y Venezuela. Se retiró de la profesión y actualmente funge como Arbitro para la Empresa Administradora Mexicana de Hipódromo, que dirige el destino del Hipódromo de las Américas en México, la función principial de Guillermo Gavidia es la de vigilar el cabal cumplimiento del Reglamento de Carreras y tomar las decisiones pertinentes para que los resultados de las carreras sean oficiales y correctos.

Guillermo Gavidia junto al cuerpo de arbitros del Hipódromo de Las Américas

FuentesSr. Antonio Jiménez, Revista Hipódromo, Revista Hipodatos

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 04 de Enero de 2001
Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados