Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta:

Jorge Gerardo Bracho

Por Pablo Marín

 

El personaje que le traemos a continuación es uno de los jinetes venezolanos más completos que a dado nuestro país, se trata de Jorge Gerardo Bracho Villalobos. Desde niño quiso ser jinete al igual que su padre y sus tíos, todo miembros de una dinastía de grandes jinetes venezolanos que hicieron campaña en nuestro país en la década de los 60 y 70, hijo de Jorge Gerardo Bracho García y María Villalobos, por ende sobrino de los grandes jinetes zulianos PedroPinolín Villalobos y Edwin Villalobos.

 

 

A mediados del año 1989, después de una destacada pasantía en los Hipódromos La Limpia y Santa Rita, consigue el pase hacia las grandes ligas del hipismo, o sea, el Hipódromo La Rinconada. Con el también llegaron grandes aprendices del Zulia como Franklin González, Roger Rengifo, Jesús Armando Bracho y Cesar Reyes, época en que era muy difícil para los aprendices provenientes de la provincia ganarse la confianza de los entrenadores en tal hostil escenario.

 

Debuta en el Hipódromo La Rinconada a bordo del caballo Muley, un presentado por Daniel Pérez arribando en el tercer lugar y dos semanas mas tarde consigue su primer triunfo a bordo de la yegua La Seldon, también presentada por Daniel Pérez, como dato curioso esa yegua estaba inscrita con la monta de Ruben Dario Made quien por problemas de salud no pudo cumplir con ese compromiso. El publico que se hizo presente ese 5 de julio del año 1989 se deleito al ver un depurado estilo de un joven de 16 años que era un aprendiz de 4 kilos pero no tenia nada que envidiarle a los mejores jinetes del patio.

 

De inmediato comenzó a ganarse un merecido puesto en tan difícil ovalo, la semana siguiente obtuvo 3 victorias, la ultima de ellas en una sexta valida a bordo de la yegua Miss Laura Te en una conducción magistral en la que hizo delirar a todo el publico presente en las tribunas batiéndose en un reñido final nada mas y nada menos que con su colega Jesús Márquez a bordo de la yegua Noble Sight, fue una lucha intensa que desde los 800 metros finales protagonizaron estos grandes jinetes.

 

Pronto llegaría el éxito y el aprendiz se haría jinete de confianza de grandes profesionales del entrenamiento como Daniel Pérez, Julio Ayala Coronil, Agustín Bezara Castro, Jesús Eduardo Benedetti, Vittorio Catanese, Manuel Azpúrua y el desaparecido Raul López Quevedo. Entre los grandes momentos que le toco vivir estuvo el triunfo del caballo Mimón, una carrera en homenaje a Su Majestad la Princesa Ana de Inglaterra, en la ceremonia del paddock descubierto el destacado aprendiz le obsequio la fusta a la Princesa quien agradecida por tan maravilloso gesto le hizo una interesante oferta para que montara sus ejemplares en Inglaterra. Llegaron muchos triunfos cerrando esa temporada 1989, un total de 26 triunfos perdiendo por 1 triunfo el titulo como mejor jinete aprendiz del año ante su primo Richard Bracho.

 

La década de los 90 fue muy exitosa, ya que ganaría innumerables carreras de la mano de su agente Freddy Lozano, su primer triunfo selectivo fue en el Hipódromo de Santa Rita en la Copa Enrique Amado Rincón de 1991 con Sky Rose (pupila de Mario Chávez) al igual que su primer Clásico, el Clausura de 1991 con el potro Don Álvaro. Su primera selectiva en La Rinconada fue la Copa Carlos Eduardo Frías de 1992 con Marionette y el Clásico Comparación de 1992 con Cangua fue su primer clásico en la capital.

 

 

Fue jinete de grandes ejemplares como World (con el que conquistaría la doble corona), Only Classic, Miss Colombina, La Pastoreña y Stillwater (yegua con quien arribó en el segundo lugar en la Copa Confraternidad del Caribe de 1993), fueron muchos los triunfos selectivo de los que se pudo adueñar en los años siguientes, compartió sus labores en los Hipódromos Santa Rita, Valencia y La Rinconada siendo temporadas muy exitosas para el excelente jinete a quien el locutor Gustavo Ravell lo bautizara como "La Estrella Marabina".

 

 

Pero a veces los seres humanos no estamos preparados para el éxito y comenzaron los sinsabores, los malos momentos se acercaron a su vida, las malas juntas quienes se aprovecharon de su inocencia y su fama, le hicieron vivir una época en su vida en la que tuvo que sortear problemas de adicción al alcohol que mermaron su condición. Llegarían los problemas y los malos comentarios.

 

Pero una nueva oportunidad se le presenta al excelente jinete que no dejo pasar con el apoyo de sus familiares amigos pudo salir adelante, alejarse de las cosas malas y aprender de las experiencias que nos da la vida. Todavía recuerdo cuando el entrenador Miguel Hernández le dio la oportunidad de reaparecer con el caballo Petulante y el excelente jinete no la desaprovecho, todo el publico presente esa noche en el Hipódromo de Valencia quedo convencido que era el mismo Jorge Gerardo que hacia delirar al publico con un impecable estilo, arreo y pegada.

 

 

 

De la mano del entrenador Luis Martín comenzaron los triunfos en La Rinconada, posteriormente se marchó a los Estados Unidos a finales del año 2002, en su primera temporada completa (año 2003) logró el cuarto lugar en la Estadística del Hipódromo de Fingers Lake, las siguientes temporadas el éxito siempre estuvo a su lado. Fueron 497 triunfos con 4.879 montas en los hipódromos de Norteamérica. Luego de cumplir campaña en los Hipódromos de Indiana este excelente jinete que se ganó el cariño del pueblo venezolano regresó nuevamente al hipódromo caraqueño para continuar cosechando éxitos. Estuvo año y medio alejado de su profesión y en marzo del año 2017 regresó al ruedo capitalino, logrando su primer triunfo con Soy Jazz el 8 de abril, con el apoyo de su agente, el exjinete José Luis Vargas. Recuerdo que una vez le pregunte ¿como que jinete quieres ser? me dijo estas palabras que nunca olvidare “Tengo mi propio estilo, pero admiro a Rafael Torrealba”.

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 30 de abril de 2009

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados