Anécdotas Hípicas Venezolanas presenta

José Javier Zerpa

Por Gabriel N. Ramos

 

No hay nada más difícil en la profesión de jinete que mantenerse, y eso se logra a base de esfuerzo, cariño, honestidad y, por sobre todas las cosas, trabajo arduo y constante. José Javier Zerpa es uno de los que llevan estas premisas en la sangre. Nacido en San Fernando, estado Apure, el 3 de marzo de 1972, José Javier siempre tuvo vinculación desde pequeño con los caballos. Le gustaba ver las carreras por televisión. Un día les comentó a sus padres que quería ser jinete, que deseaba sentir el placer de ganar una carrera, un clásico; emular a los mejores jinetes del país. Se adentró en el mundo de los caballos por iniciativa propia y de la mano de un amigo, el jinete Alberto Guerra.

 

Es así como decidió irse a Ciudad Bolívar durante el año 1989. Allí conoció a Nelson Cedeño y Luis Pulcini, entrenadores que le tendieron la mano y rápidamente le ofrecieron trabajo en sus cuadras. Estuvo dos años de aprendizaje, limpiaba caballos, hacía camas y algunas veces galopaba. Era un medio muy duro, pero él sabía que con esfuerzo y cariño podría coronar su sueño.

 

Llegó el momento del estreno. Fue en el año 1991, tenía 19 años y arribó quinto con La Loba, poco después alcanzó su primera victoria con el ejemplar Daerga, entrenado por Pulcini. Poco a poco el joven aprendiz del foete fue destacando entre los de la promoción y se ubicó como el mejor aprendiz del Hipódromo Municipal de Ciudad Bolívar, con 15 victorias.

 

Esa pasión por su trabajo lo llevó a probar suerte en el Hipódromo La Rinconada, emprendió la aventura, sin conocer a nadie. Fue el jinete Argimiro Guerrero quien le tendió la mano y le ayudó a gestionar su matrícula, que obtuvo después de cinco meses de espera. De la mano del entrenador Daniel Pérez García alcanzó su primera victoria, en 1993, con la yegua Nandina formando yunta con el agente César Márquez García. Ese año la suerte no le favorece, pues apenas logra tres victorias en la campaña.

 

Pero en el año 1994 el panorama cambia, la constancia y deseos de superación animan a José Javier Zerpa a mostrar más cada día. Es así como logró ubicarse entre los 10 mejores de la estadística del Hipódromo La Rinconada al totalizar 40 triunfos y su primer clásico (el 20 de agosto con Gran Duquesa en el Clásico Coproca) e igualmente probó suerte en el Hipódromo Nacional de Valencia donde ganó en 18 ocasiones (incluyendo el Clásico Arturo Michelena con Cayenne) y ve coronado su sueño al ser designado Jinete Aprendiz del Año a nivel nacional (además de ser Aprendiz del Año en La Rinconada y Valencia), demostrando sus condiciones sobre el sillín. Con Gran Duquesa ganó también el Clásico Fuerza Aérea Venezolana. En una entrevista José Javier comentó “Recuerdo que ese año gané varios clásicos en La Rinconada y uno en Valencia, avales suficientes para despegar en la profesión. Comenzaba entonces una brillante carrera. No lo podía creer”.

 

 

En 1995 se acreditó 51 triunfos en los hipódromos nacionales: 35 en La Rinconada, incluyendo el Clásico Día del Trabajador Hípico con Nuyelka; 15 en Santa Rita (El Clásico Rafael Urdaneta con Sha Star y los Clásicos Que Calor y Periodistas Hípicos con la potra Con Estilo) y uno en Valencia, que fue nuevamente el Clásico Arturo Michelena, ahora con Semper Too.

 

 

Luego de ganar 61 carreras en 1996 (donde se anotó el Clásico Lanzarina con Magic Wheels en La Rinconada y en Santa Rita el Clásico Azuprohipicos con la yegua Con Estilo, Clásico Natalicio del Libertador con Sha Star y el Clásico Rafael Urdaneta con Eschmun) durante 1997 logró pasar la barrera de las 100 victorias a nivel nacional, ubicándose en el tercer lugar de la estadística de La Rinconada. Sus triunfos más importantes fueron los Clásicos Prensa Hípica Nacional y General Joaquín Crespo (Yagualera), Burlesco (Magic Wheels), Comparación (Domingos), Instituto Nacional de Hipódromos (Mariawaleska) y en Santa Rita el Clásico Rafael Urdaneta (Gran Marco).

 

 

Su mejor temporada fue la del año 1998 donde fue el mayor ganador de clásicos durante temporada en el óvalo de Coche, con siete. Se llevó los Clásicos Presidente de la República y José María Vargas con El Gran Sol; el Congreso de la República con Green Gold; el Ministerio de Agricultura y Cría por intermedio de Cantoreal;  el Eduardo Larrazábal Eduardo y el Burlesco con la atropelladora Yagualera; y finalmente el Lanzarina con Star Tac. Además acumuló 147 victorias a nivel nacional.

 

 

En el año 1999 destacó primordialmente en Santa Rita, donde se llevó los Clásicos Día del Trabajador (Kaburi), De La Zulianidad (Gran Picasso), Alcaldía de Santa Rita y Gran Premio Propietarios Zulianos (Roinú).

 

Para el año 2000, una de sus mayores alegrías fue ganar los dos Potes Multimillonario de Criadores Asoharas y el Clásico Jockey Club de Venezuela de manera consecutiva. Fue el 2 de diciembre con Thirteen (Pote Asoharas - machos) de Aniello Alberti; luego vino el triunfo de Hercólubus (Jockey Club de Venezuela), también del Visur; y cerró con Corocora (Pote Asoharas - hembras), del Dr. Guillermo Bortot. Antes había ganado el Clásico Antonio José de Sucre con Thirteen y en Santa Rita el Clásico Jockey Club del Zulia con Tía Ángela.

 

 

Con 87 triunfos cerró el año 2001, que incluyen el Clásico Prensa Hípica Nacional  con Tellaerre y en Santa Rita el Clásico Periodistas Hípicos conduciendo a Con Esplendor. En el 2002 fue árido desde el punto de vista clásico, al igual que el 2003, pero reverdeció laureles en el 2004 con el Clásico República de Venezuela (Paso Real) y en Valencia los Clásicos Universidad de Carabobo, José Rafael Pocaterra (ambos con My Legacy) y Diego Ibarra (Money Factory).

 

 

El año 2005 se anotó el Clásico César Ramos (Parejero), en el 2006 los Clásicos Batalla de Carabobo y Propietarios Valencianos (Macau Prospect) y en el 2007 los Clásicos De La Velocidad (Mister Cano) y Clausura (Sailors Sunset), ambos en Santa Rita.

 

 

Si no eres trabajador y honesto las cosas no pueden salir como tú quieres. Este es un medio donde los altos y bajos dependen de lo que hagas bien o mal. Lo demás sale solo. Gracias a Dios tengo el apoyo de la mayoría de los establos y creo que cumplo cabalmente” apuntó en una ocasión José Javier Zerpa y lo refrescó en el año 2008 cuando logró 96 victorias a nivel nacional, que incluyen el Clásico Cavepro (Perfect Touch) y en el Hipódromo de Santa Rita los Clásicos De La Velocidad (por segunda vez Mister Cano), Caballerizos Zulianos (Tío Ricky Ray), Entrenadores Zulianos (Leyner Querida), Asdrúbal Romero Cardozo y El Calancho (Indio Alazán).

 

 

A partir del año 2009 las oportunidades van disminuyendo, pero no su habilidad natural a la hora de conducir ejemplares purasangre de carrera, lo que le ha valido el respeto del soberano. Así se reflejó con sus triunfos sorpresivos, primero en el Clásico Cañonero de 2009 con Cristo Fue, y en el 2010 en el Clásico Ciudad de Puerto Cabello (Queen Yellow), Copa Sprinters – hembras (Lilina) y la Copa Queen Blue (Bye Bye Blue). Para el 2012 reverdeció laureles en el Gran Premio Asocrinca con el potro El De Visur.

 

 

José Javier Zerpa aspira a seguir ganando carreras y mantenerse entre los mejores jinetes de Venezuela, sitial que viene ocupando desde que se radicó en el principal circuito hípico de Venezuela. De por vida figura con mas de 1100 lauros, en ya 20 años de campaña. Esfuerzo y humildad se unen en un personaje que, aunque a veces pase desapercibido, trabaja arduamente en pos del éxito. Solo espera que entrenadores y propietarios sigan brindándole apoyo, para continuar destacando en el círculo de ganadores.

 

Fuentes: www.hipicomputo2000.com, Lic. Hernán Viloria Daboín, Diario El Universal, Lic. José Rubicco, Ing. Juan Macedo

 

Anécdotas Hípicas Venezolanas, jueves 31 de enero de 2013

Copyright 2000, Anécdotas Hípicas Venezolanas C.A. Todos los derechos reservados